lunes, 8 de septiembre de 2014

Para Tener un Espíritu Saludable

        Al igual que el cuerpo, el espíritu también se enferma al llenarlo de toxinas, en este caso emociones y sentimientos negativos. De ahí la necesidad de evitarlos, o superarlos si ya están presentes.
           Un estilo de vida saludable por ejemplo, contribuye a que el cuerpo pueda desarrollar adecuadamente sus funciones orgánicas, permite que todo marche como debe ser y hace que la persona se sienta vital, animada y alegre. Algo muy similar sucede con el espíritu, en este caso, las emociones y los sentimientos son su alimento, y al mismo tiempo su medicina. Tan importante es alimentarlo de pensamientos, emociones y actitudes positivas, como tan perjudicial es llenarlo de comida basura – sentimientos negativos-.

Sentimientos tóxicos que se deben superar

         “El resentimiento, agresividad, odio, deseo de venganza, enferman el espíritu, dañan el cuerpo y producen desequilibrio psicológico; son una respuesta hostil que brota desde el egoismo herido, el resultado de haber optado por reaccionar desde el egocentrismo y haber rechazado responder desde el bien que reside en nuestro corazón...” Explica el autor Víctor Manuel Torres en un artículo reciente.
        Por tanto, queda claro que dichas toxinas pueden no damnificar al otro, pero si perjudican mucho a quien las experimenta.  Otras razones mas para erradicarlas:
·      Al desearle mal a otro, se está anhelando que el mal triunfe en el propio      corazón
·    Esa pérdida de paz interior repercute en forma directa en lo cotidiano, la  vida se torna oscura, amarga, pesimista, melancólica e incluso depresiva.
·     Enferman al espíritu y también al cuerpo. Las emociones pueden afectar la salud.
·    Por estar enfocado en este tipo de emociones, no se disfrutan las muchas otras cosas buenas que pueden estar sucediendo.
·     Sin quererlo, se está fomentando la propia inseguridad.
·   Es una pérdida de tiempo, pues toda la atención está puesta en odiar al otro, quitando tiempo valioso a la propia vida.
·   Este tipo de sentimientos no conducen a nada bueno. Todo lo contrario, pueden convertirse en la mayor desgracia.

La cura: el perdón

           El perdón es el único remedio para apabullar estos sentimientos negativos que alejan la felicidad, apagan las ilusiones y destruyen la paz interior. El perdón trae consigo enormes beneficios. Al abrirse a éste se da vía libre para que la felicidad renazca, es darle un adios decisivo a los problemas, es despertarse de la pesadilla del odio, del rencor y se vuelve a ver la luz del amor, la alegría y la paz. Es el comienzo de una nueva vida dejando todas las cosas malas atrás.

Como no dejarse llevar por los sentimientos negativos

          Como seres humanos, en ocasiones se nos dificulta controlar las emociones que tanto daño nos hacen. No obstante, todo en la vida requiere de un aprendizaje y de una toma de conciencia para conseguir el dominio necesario. Las siguientes son algunas técnicas que ayudan a lograrlo:
·    La ofensa es tan grande como cada quien se lo permita. Hay que darle la importancia que merece pero sin sobredimensionar las situaciones.
·     Evitar “interpretar” actitudes que difieren con nuestra forma de pensar.
·     No hacer juicios sin antes preguntarse por que nos sentimos agredidos. Así se encuentra la causa: imaginación, susceptibilidad, egoismo, resentimiento.
·     Cada vez que se le presenten sentimientos negativos, haga el ejercicio de evitarlos, no deje que le atormenten ni los alimente con su imaginación, recuerdos o pensamientos que solo logran hacerle daño. El subconsciente es mas poderoso de lo que se cree.
·    Cuando se presente un conflicto, siempre hay que buscar la manera de llegar a una solución por las vías de la comunicación y la conciliación. Buscar el momento mas adecuado para hablar con calma y tranquilidad.
· Escuchar con paciencia, buscando comprender los motivos del malentendido.
·    Exponer nuestras razones y disculparse por haber herido a la otra persona si ese fue el caso.
·   Deje que quien le hizo la ofensa siga su camino y no se ate a los sentimientos negativos que surgieron de la situación dolorosa. Cada quien verá como asume sus errores... Mejor ocúpese en usted mismo, en recuperar su paz interior y de llevar una vida desde el amor, el perdón y la paz.
            Vale la pena esforzarse por tener un espíritu saludable, la vida cambia y los frutos se ven. Todo es cuestión de actitud!

            Hasta pronto!!