viernes, 12 de septiembre de 2014

Contaminación Luminosa

Qué es contaminación luminosa?
Dicho de forma sencilla, la contaminación luminosa es la iluminación no deseada en el cielo nocturno, creada por la actividad humana. A veces se dice que la contaminación luminosa es un subproducto indeseable de nuestra civilización industrializada. La contaminación industrializada es un término amplio que se refiere a múltiples problemas causados por el ineficaz, molesto y discutible uso innecesario de la luz artificial. Especificamente, los tipos de contaminación luminosa incluyen traspaso de luz, iluminación excesiva y resplamdor celeste.
Dónde hay contaminación luminosa?
En la ya clásica imagen Vista Nocturna de La Tierra, vemos que la contaminación luminosa es un problema en muchas partes del mundo, con la peor concentración de contaminación en áreas pobladas. En regiones muy industrializadas y pobladas, como muchas partes de Europa, Asia, y Norteamérica, la contaminación luminosa es un verdadero problema. Por ejemplo, al este de los Estados Unidos de Norteamérica hay muchas zonas con grandes extensiones de tierra iluminadas durante la noche. A medida que las ciudades y las áreas suburbanas crecen, el número de luces durante la noche también aumenta.
Por qué preocuparnos por la contaminación luminosa?
La contaminación luminosa es un gran indicador de la energía derrochada. Las luces, el contraste y el resplandor impactan el número de estrellas que son visibles en un lugar determinado. Cuando hay mucha iluminación durante la noche, solo se pueden ver las estrellas mas brillantes. Tanto es así que hoy día hay gran cantidad de personas que viven en zonas urbanas y jamás han visto la Vía Láctea.
Hace tiempo que los astrónomos (profesionales y aficionados) están preocupados por el deterioro de la calidad del cielo nocturno. El exceso de luz ha dado lugar al oscurecimiento del cielo de la noche, lo que dificulta sus observaciones e investigaciones.
Además de las inquietudes de los astrónomos, se sabe que la contaminación luminosa causa problemas a la salud humana y al medio ambiente. La investigación médica sobre los efectos de la excesiva luz interior sobre el cuerpo humano sugiere gran variedad de efectos adversos de salud, incluyendo dolores de cabeza, fatiga, y tensión.
También se cree que la contaminación de luz es dañina para la economía y nuestra ecología. Vista desde arriba, cuando observamos a la Tierra durante la noche, piense en toda la luz que escapa hacia el espacio. Además de la luz, también se pierden la energía producida y consumida para crear la luz. En última instancia, cada uno paga por esta energía perdida.
Con el nivel actual de contaminación de luz se han alterado los patrones naturales de luz y obscuridad, y con ellos el comportamiento animal. Las luces de la noche pueden afectar la biología y la ecología de especie salvajes. Algunos ejemplos incluyen la desorientación de las tortugas que nacen en las orillas a causa de la iluminación frente al mar; desviaciones en la ubicación de los nidos y de la crianza de las aves; cambios de comportamiento y fisiología de las salamandras; disturbios de animales nocturnos; y regímenes de luz naturales alterados en ecosistemas terrestres y acuáticos.
Desde los años 80, existe un movimiento global para aprender más sobre la contaminación luminosa, su impacto, y la forma de mitigar o reducir sus efectos. La contaminación luminosa afecta a la mayoría de los ciudadanos del mundo de una forma u otra. Por ejemplo, en algo tan simple como salir al aire libre y no poder disfrutar de una clara vista del cielo nocturno. Una lástima!

Hasta pronto!!


Fuente: www.windows2universe.org