miércoles, 16 de julio de 2014

Proteina FGF1. Posible Cura para la Diabetes Tipo 2

Instituto Salk para Estudios Biológicos



   Se ha encontrado hace poco que, una sola inyección de una proteina llamada FGF1 en ratones con diabetes inducida por dieta controlada  - lo equivalente a diabetes tipo 2 en los seres humanos – es suficiente para restablecer el nivel de azúcar en la sangre a rangos normales, por mas de dos días. El descubrimiento hecho por científicos del Instituto Salk para Estudios Biológicos podría conducir a una nueva generación de medicamentos mas seguros y efectivos  contra la diabetes.
            El equipo encontró que un tratamiento sostenido con la proteina no solo mantiene bajo control el nivel de azúcar en la sangre, también corrige la insensibilidad a la insulina, que es la causa fisiológica subyacente de la diabetes. Adicionalmente bueno es, el hecho es que este nuevo tratamiento no tiene efectos secundarios en la mayoría de los casos de diabetes tratados.
            “Controlar la glucosa es un problema de gran importancia en nuestra sociedad” dice Ronald Evans, director del Laboratorio Genético de Salk y autor del informe, “y con FGF1 se prevé la disponibilidad de un procedimiento muy potente y nunca antes  visto para lograrlo”.
            La diabetes tipo 2, la mas de las veces es consecuencia  del exceso de peso  combinado con la inactividad, y se ha convertido en un problema de salud muy serio a nivel mundial. Se estima que solo en Estados Unidos hay casi 30 millones de personas con este mal.  Se acumula glucosa en el torrente sanguíneo por falta de insulina, o porque las células no reconocen las señales para absorber el azúcar pues han desarrollado resistencia a la insulina. Dado que es una enfermedad crónica, la diabetes puede causar problemas serios de salud y no tiene cura. Lo que se ha logrado hasta ahora es controlarla – a veces sin garantía de éxito – mediante dieta, ejercicios y fármacos.
            Los medicamentos hoy disponibles en el mercado se enfocan en subir los niveles de insulina e invertir  la resistencia a la insulina actuando a nivel genético.  Pero es que hay drogas, que aumentan la producción de insulina en el organismo y por un accidente pueden ocasionar que los niveles de glucosa en la sangre bajen bruscamente provocando una mortalmente peligrosa hipoglicemia, así como también otros efectos secundarios tales aumento no deseado de peso, o daños severos al corazón o el hígado.
            En 2012, Evans y sus colegas experimentaban con un factor de crecimiento poco estudiado. A los ratones sin ese factor de crecimiento (llamado FGF1) se les había desarrollado diabetes cuando fueron sometidos a una dieta alta en grasa. Inyectaron FGF1 a los ratones obesos y con diabetes para observar su impacto potencial en el crecimiento. Grande fue su sorpresa al encontrar que con una sola dosis, el nivel de azúcar en la sangre de los ratones diabéticos bajó rápidamente a valores normales. Este hallazgo fue un indicio sobre el papel clave que el FGF1 tiene en el control de glucosa en la sangre. Los investigadores se preguntaron si compensar la deficiencia de FGF1 en los ratones diabéticos tendría algún efecto sobre la enfermedad.
            “No se había observado efecto alguno cuando se inyectó FGF1 en ratones normales, en pruebas anteriores”  dice Michael Downes, otro científico del grupo y coautor del trabajo, “pero cuando se hizo en ratones diabéticos se notó una mejora impresionante en la glucosa”.
            Lo llamativo es que aun con dosis elevadas de FGF1 no se observa efectos secundarios, ni que la glucosa caiga a niveles peligrosamente bajos. Mas bien, las inyecciones ayudaron al organismo a restablecer la regulación natural de los niveles de insulina y de azúcar en la sangre, manteniéndose la glucosa en el rango normal. Es decir, se revierten efectivamente los sintomas principales de la diabetes.
            “Durante las pruebas no se observó hipoglicemia o algún otro de los efectos secundarios conocidos”  dice Jae Myoung Suh, del mismo equipo de científicos. “ Eso puede deberse  porque se metaboliza rápidamente y se concentra en cierto tipo de células”
            Así como el mecanismo de resistencia a la insulina tiene aún muchas incógnitas, igual pasa con el mecanismo del FGF1. El grupo de Salk  ha encontrado que la capacidad de esta proteina para estimular el crecimiento es independiente de su impacto sobre la glucosa. “Aún hay muchas preguntas que han surgido a consecuencia de este trabajo, así que hay un amplio camino para investigar con FGF1 tanto en el campo de la diabetes como el metabolismo”
            Ya hay planes para probarla con seres humanos, pero se tiene conciencia que llevará tiempo el afinar la proteina durante  los experimentos. “Deseamos ofrecer esto a la sociedad, pero desarrollando una nueva generación de variantes  de FGF1 que  solo afecten la glucosa, sin tocar a las células del crecimiento. Si logramos esta variante perfecta, tendremos en nuestras manos una nueva herramienta muy efectiva para controlar la glucosa”, concluye Evans.

 Hasta pronto!!