miércoles, 30 de julio de 2014

Diabetes Gestacional

        La diabetes gestacional se desarrolla únicamente durante el embarazo y suele desaparecer después del parto, aunque las mujeres que la padecen tendrán en el futuro un mayor riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2 en los 5-10 años siguientes al parto. Sucede en dos de cada diez mujeres embarazadas y se debe en gran medida a los cambios hormonales propios del embarazo, que dificultan la producción y actividad de la insulina, provocando la acumulación de glucosa en la sangre.
            Durante el embarazo se deben realizar siempre pruebas de medición de glucosa en sangre y orina. Concretamente, entre las semanas 24 y 28, se debe practicar un test de tolerancia a la glucosa con esta finalidad. Sin embrago hay que tener en cuenta que existe una serie de factores de riesgos que pueden favorecer la aparición de la diabetes gestacional, en cuyo caso debe anticiparse la realización de esta prueba:
·         Edad superior a 25 años.
·         Antecedentes familiares de diabetes.
·         Ser hipertensa.
·         Sobrepeso u obesidad.
·         Haber dado a luz, con anterioridad, a un niño con mas de 4 kg de peso o      con anomalías congénitas.
·         Abortos previos no justificados.

Síntomas de la diabetes gestacional

            La diabetes gestacional apenas produce síntomas, y en general, éstos suelen ser leves:
·         Sed intensa.
·         Cansancio.
·         Visión borrosa.
·         Mayor necesdiad de orinar.
·         Pérdida de peso, aunque se coma mas.

Tratamiento de la diabetes gestacional

            El tratamiento se centra en mantener los niveles de glucosa dentro de los niveles de normalidad, para lo que en muchos casos es suficiente una alimentación adecuada (baja en grasas, proteínas y azúcares) y la práctica regular de ejercicio. Si eso no fuera suficiente se debe recurrir a medicamentos específicos para reducir la glucemia. También debe tenerse en cuenta que las mujeres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de presentar hipertensión arterial durante el embarazo.
            Igualmente importante es examinar frecuentemente la salud y el desarrollo  del feto, ya que esta situación está considerada  como un embarazo de riesgo. Los fetos suelen ser de gran tamaño, por lo que es frecuente que se necesite recurrir a la cesárea para el parto. En los primeros días de vida el bebé puede sufrir algún episodio de hipoglucemia.
            Esta información no pretende, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa. Tampoco debe  utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico.
            Hasta pronto!!