viernes, 18 de julio de 2014

Compartimos Genes Comunes con los Amigos

            Resulta que con nuestros mas cercanos amigos hay muchas mas cosas en común que disfrutar de los mismos hobbies y de las mismas costumbres. Ahora se ha encontrado que compartimos códigos genéticos similares.
            Científicos de las Universidades de Yale  y de California  (núcleo de San Diego) haciendo análisis generales sobre el genoma humano detectaron algo curioso: dentro de un mismo grupo poblacional, genéticamente somos mas parecidos a nuestros amigos  que a personas extrañas. Aun mas, los investigadores ven a estas similitudes como si fuesen las de primos en cuarto grado. Este hallazgo sugiere que además del rol de nuestras redes sociales en el ambiente físico y biológico, hay un impacto importante en lo que a evolución humana se refiere.

Con los Mismos Genes

            El estudio se concentró en 1932 sujetos que habían participado  en el famoso trabajo de 1948, “Estudio Framingham  sobre el Corazón”.  Este trabajo produjo una de las bases de datos mas amplias en lo referente a información genética y relaciones sociales.  En esta ocasión se analizó cerca de 1.5 millones de marcadores de variaciones en genes,  comparando en forma apareada aquellos de amigos (sin parentesco) contra pares de genes entre extraños.
            Se encontró, en promedio, que se comparte el 1 % de los genes entre amigos. En este campo científico esa es una cifra elevada.  Fue posible establecer “escalas de amistad” que permitían predecir quienes eran o podían ser amigos con solo ver los exámenes genéticos.
            Otro aspecto importante es que los resultados no dependen que la gente tenga o no  una misma ascendencia étnica.
 El Olor de la Amistad
            Hurgando mas en la información disponible, encontraron que la mayor similitud entre amigos se presenta en los genes que controlan el sentido del olfato. Dicen los científicos que el olfato nos puede “empujar” hacia ciertos ambientes, como el de un café por ejemplo, y allí nos encontramos con gente cuyas narices disfrutan del olor del lugar tanto como se complace nuestra nariz. Agregan que nuestro sentido del olfato puede ser uno de los mecanismos que usamos para identificar a los amigos genéticamente similares. Hasta aquí, son solo meras hipótesis. Aún hace falta investigar y experimentar mas para explicar como encontramos a tales amigos.
            Hay mas! Además de tener genes similares, también hay aspectos en los que los amigos tienden a divergir. Los genes que controlan la inmunidad ante ciertas enfermedades, son muy distintos entre los amigos. Esta variación es positiva pues tiende a inhibir la propagación de la enfermedad, por lo que los investigadores especulan que la amistad entre personas con inmunidad distinta representa una ventaja para la evolución humana.

Ayudando a la Evolución?

            Un aspecto muy interesante es que, los genes comunes entre los amigos han evolucionado mas rápidamente que los demás genes, según lo ha mostrado el estudio. Los investigadores concuerdan en que nuestro ambiente social es una fuerza evolucionaria importante, lo que explicaría la aceleración de la evolución humana en los últimos 30,000 años.
            Aunque aún no sabemos como es que escogemos a nuestros amigos con similitudes genéticas, el estudio acá comentado facilita entender que aquello “hermanos de madres distintas” es algo mas que una expresión literal.

            Hasta pronto!!


Fuente: Discover Magazine