jueves, 10 de julio de 2014

A los Músculos les gusta la Oxitocina para Regenerarse

      Es muy frecuente escuchar que la oxitocina es la “hormona del amor” y en este terreno ejerce gran influencia sobre nuestra mente. Muy recientemente la Universidad de California, en Berkley, ha publicado los resultados de un trabajo sobre un área de influencia  de la oxitocina completamente diferente. No tiene nada que ver con el amor, o con la fidelidad o con nuestro comportamiento.
        La oxitocina es elaborada en el cerebro. en el hipotálamo específicamente, y sus receptores está regados en los distintos tejidos del cuerpo. Se han hecho muchas investigaciones de sus efectos en nuestra mente, y su influencia anímica durante el parto y la regulación de la lactancia. Hace pocos años se iniciaron estudios para conocer como afecta a nuestro cuerpo como un todo. Se ha encontrado que su deficiencia conduce a la obesidad, mientras que su abundancia relativa ayuda a combatir la osteoporosis y a los daños sitémicos que aparecen cuando hay un ataque cardiaco. Por supuesto, esto sugiere que la oxitocina tambén juega un papel importante mas allá del cerebro. Como se logran esas conexiones aún permanecen en el área de lo pendiente por conocer y entender.
            En Berkley se han iniciado investigaciones, usando animales de laboratorio, para medir el impacto de la hormona en el cuerpo. Lo primero que se ha estudiado, en ratones, son los cambios de niveles de la hormona en el organismo según se envejece, descubriéndose que disminuyen a mayor edad. De igual forma, la presencia de células receptoras de oxitocina en los músculos de los animales mas viejos es visiblemente menor, lo que sugiere que se puede considerar como indicador de juventud. Surgió la pregunta: Podrían revertirse esos problemas de vejez con el uso de oxitocina?
            Como todos lo vivimos, a medida que envejecemos nuestros cuerpos van trabajando con menos eficiencia. Nos debilitamos y somos mas frágiles porque nuestro sistema de regeneración de tejidos comienza a ser mas lento o a fallar. Nuestros huesos se hacen menos densos – osteopenia – pudiendo terminar en osteoporosis. Pero no son solamente los huesos lo que se nos degrada. También los músculos se debilitan porque el organismo no puede regenerar las fibras musculares a la velocidad como lo hacía cuando éramos jóvenes. Investigaciones previas han encontrado que en la sangre joven hay algo que estimula el crecimiento de nuestros huesos y músculos, pero identificar individualmente cuales son los factores que provocan esa estimulación no ha sido posible hasta ahora.
            Por eso, cuando el equipo de Berkley detectó que los niveles de oxitocina en la sangre disminuyen con la edad le llamó poderosamente la atención. De allí fue cuando surgió la idea que la oxitocina podría revertir los efectos del envejecimiento en el cuerpo.
            Inyectaron oxitocina en músculos de ratones jóvenes y viejos. El resultado fue como lo esperado: los músculos de los ratones jóvenes se regeneraron mas rápido que los músculos de los viejos. Pero cuando a los ratones viejos se les inyectó una dosis mayor, su velocidad de recuperación muscular igualó la velocidad de los ratones jóvenes. Por el otro lado a los jóvenes (que solo recibían lo equivalente a la dosis inicial) se les inyectó un inhibidor a los receptores de oxitocina. La velocidad de regeneración muscular cayó dramáticamente. Estudiando mas en detalle, detectaron que la oxitocina enciende una muy conocida cascada celular que dispara el crecimiento y la proliferación de tejidos,  que se conoce como “vía de señalización MAPK/ERK”. Para mi no es conocida, pero así lo publican en el abstract que obtuve.
            “Nuestros resultados demuestran que la oxitocina es un componente clave en la regulación sistémica  para mantenimiento y reparación de los músculos en el proceso del envejecimiento” concluyen los investigadores. Pero, advierten que es altamente  probable que no sea la única sustancia en ese rol. Aún queda mucho por descubrir.
          Identificar a cualquier molécula que ayude a combatir los efectos del envejecimiento es un buen hallazgo. Y éste en especial, luce muy bueno. Hasta ahora como conocidos efectos secundarios negativos, de la oxitocina, son pocos  y muy distantes entre si.
Algo muy positivo y emocionante con el resultado de la investigación es que la oxitocina es una droga ya aprobada por la FDA. Como se ve este trabajo ha sacado a la luz una forma novedosa y segura de combatir el deterioro de la masa muscular y recuperar fortaleza y agilidad en personas mayores. Como dicen los autores: “lo descubierto en este estudio es muy prometedor para el desarrollo de una nueva estrategia clínica segura y efectiva para la homeostasis y reparación del tejido muscular”.

Caray!! Será que pronto se verán por las calles a personas octogenarias con cuerpos musculosos como Hulk,  aquel famoso personaje de ficción? Cosas veredes, Sancho!

            Hasta pronto!!

Fuente: Discover Magazine