viernes, 1 de agosto de 2014

La Importancia de Lavarse Bien Las Manos

            Muchas veces las cosas mas simples son las mejores. Por ejemplo, lavarse las manos. El hacerlo apropiadamente y con frecuencia, es un buen hábito, y es una buena forma  para protegerse usted y a quienes le rodean de catarros y resfriados.
            De acuerdo al Centro para el Control de Enfermedades, lavarse las manos es el acto sencillo mas importante que puede hacer la gente para evitar enfermarse y enfermar a otros.
            Se calcula que al año mueren 5,000 personas por enfermedades transmitidas por alimentos.  Adicionalmente, cada año se enferman 78 millones y mueren entre 79,000 y 96,000 personas por infecciones adquiridas en hospitales. Una causa directamente asociada a estas muertes es un deficiente lavado de las manos.
            Lavarse las manos es importante en lo que se refiere a la sanidad de los alimentos, la prevención de enfermedades y la salud personal. Aunque para todos esto es una práctica común, siempre es conveniente y prudente recordar a la gente  que se laven las manos antes de comer, después de usar el baño, durante y después de la preparación de comidas, después de manipular las mascotas o recoger sus desechos, después de haber practicado algún deporte, después de cambiar pañales y cualquier otra ocasión en que las manos estén probablemente sucias.
            “Lavarse las manos apropiadamente y con frecuencia reduce la cantidad de gérmenes que están presentes en ellas, lo cual contribuye a evitar la propagación  de catarros y resfriados” declara la Dra. Nancy Bowen, Jefe de Salud Pública de la ciudad de San Diego, Calif., “Esto debe hacerse todo el año, no solamente en las temporadas de catarros”.
            “Dado que es una acción tan simple, son muchos los que no le prestan la atención que merece” añade la Dra. Bowen, “mucha gente no se lava sus manos con la frecuencia y minuciosidad que se requiere. Hay que hacerlo a conciencia antes de manipular alimentos, después de usar el baño y cada vez que se ensucien las manos”.
Es aconsejable que el lavado se haga por un mínimo de 20 segundos, usando jabón, agua tibia, frotando cuidadosamente todas las superficies en la mano y los dedos. Si no hay disponibilidad de jabón o de agua tibia, se puede usar un gel limpiador de manos, con al menos 60% de alcohol.
Por supuesto, lavarse las manos con la frecuencia necesaria y de la manera correcta es un hábito saludable y es una forma eficiente de cuidar de la salud suya y de quienes le rodean. Otras prácticas a observar son por ejemplo, permanecer en casa cuando se está enfermo,  alejarse de personas que puedan contagiarle, cubrir la nariz y la boca con una servilletita de papel o con la manga de su camisa cada vez que tosa o estornude. Otros buenos hábitos para mantener una buena salud incluyen ejercitarse con regularidad, descansar lo necesario, mantener una dieta apropiada con muchas frutas y vegetales.
Claro, la mejor manera para prevenir gripes, catarros y resfriados es quizá la vacunación anual. Acostumbre a hacerlo.
Pero no olvide!! Ponga atención al lavado de sus manos. Su salud se lo agradecerá.
Hasta pronto!!