viernes, 24 de enero de 2014

Una cualidad fundamental para tener éxito

           En la década de 1960, un profesor de Stanford llamado Walter Mischel comenzó a realizar una serie de estudios psicológicos importantes. En sus experimentos, Mischel y su equipo trabajaron con cientos de niños - la mayoría de ellos entre 4 a 5 años de edad - y entre los resultados detectó lo que ahora se considera como una de las características más importantes para el éxito en la salud, el trabajo y la vida.

El experimento del malvavisco

El experimento consistió en sentar a cada niño frente a una mesa, aislado en una habitación, con un malvavisco (en muchos otros sitios se le conoce como carlotina o simplemente marshmallow) colocado frente a él .
En este punto, el investigador ofreció un trato al niño.  El investigador le dijo al niño que iba a salir de la habitación y que si no se comía el malvavisco mientras él estaba ausente, sería recompensado ​​con un segundo malvavisco. Pero, si el niño se lo comía antes de que el investigador regresara, entonces no se le daría un segundo malvavisco.
Así que para el niño la elección era: disfrutar de un malvavisco inmediatamente o esperar para disfrutar de dos golosinas más tarde.  El investigador se ausentaba durante 15 minutos. Como es de imaginar, observar a los niños cuando quedaban solos en la habitación era bastante entretenido.
Algunos niños se levantaron y se comieron el malvavisco apenas el investigador cerró la puerta. Otros se paraban, saltaban o se movían inquietos en sus sillas, tratando de contenerse, hasta que finalmente cedían a la tentación unos minutos más tarde. Y, se dio el caso de niños que se las arreglaron para esperar el retorno del investigador.
Este trabajo publicado en 1972, se hizo muy conocido como el Experimento de Malvavisco. La parte interesante llegó años más tarde.

El poder de saber esperar la recompensa

A medida que los niños crecían, los investigadores continuaron con estudios de seguimiento del progreso de cada uno de ellos en sus diversas áreas. Lo que encontraron fue sorprendente.
El grupo de niños que estuvieron dispuestos a retrasar la gratificación y esperar por recibir el segundo malvavisco llegó a tener puntuaciones más altas del SAT (examen de admisión a las universidades en USA), los niveles más bajos de abuso de sustancias adictivas, menor probabilidad de obesidad, mejores respuestas al estrés, mejores habilidades sociales según lo informado por sus padres, y en general, mejores puntuaciones en una amplia gama de otras actividades en la vida .
El seguimiento a cada niño continuó por más de 40 años. Y de manera muy repetitiva, una y otra vez, el grupo que esperó pacientemente por el segundo malvavisco sobresalió por su éxito en cualquier capacidad que se le midiera . En otras palabras, esta serie de experimentos demostró que la capacidad de saber esperar por la recompensa es crítica para el éxito en la vida.
Si miramos a nuestro alrededor, abundan los ejemplos de lo beneficioso que muchas veces resulta haber esperado un poco por la recompensa:
  • Hacer primero la tarea escolar antes de disfrutar viendo la televisión, permite entregar el trabajo a tiempo, obtener mejores calificaciones y aprender mas.
  • Postergar para otra ocasión la compra de postres y patatas fritas en la tienda, facilitará el comer más sano cuando se llega a casa .
  • Si en el gimnasio prolonga algo mas su sesión de ejercicios en lugar de terminar temprano en el entrenamiento, le ayudará a fortalecerse mas.
Y así, hay un sinnúmero de otros ejemplos.
Como puede verse, el éxito depende grandemente en dar prioridad al rigor de la disciplina antes que a la facilidad de la distracción. Y es eso exactamente en lo que se basa la espera por la recompensa.
Esto nos lleva a una pregunta interesante: Tienen algunos niños más autocontrol naturalmente, y por lo tanto están destinados a ser exitosos? O se puede aprender a desarrollar este rasgo tan importante?

Que influye para desarrollar la capacidad de esperar por la recompensa ?

Investigadores de la Universidad de Rochester decidieron repetir el experimento de malvavisco , pero con un giro importante.  Antes de ofrecer al niño la golosina, los investigadores dividieron a los niños en dos grupos.
El primer grupo fue expuesto a una serie de experiencias poco fiables . Por ejemplo , el investigador dió al niño una pequeña caja de lápices de colores y prometió traer uno más grande , pero nunca lo hizo. A continuación, el investigador dió al niño una pequeña calcomanía y prometió traer una mejor selección, pero nunca lo hizo.
Mientras tanto , el segundo grupo tenía experiencias muy fiables . Se les prometió mejores crayones y las consiguieron . Se les dijo acerca de las mejores calcomanías y luego las recibieron .
Usted puede imaginar el impacto que estas experiencias tuvieron en la prueba de malvavisco. Los niños en el grupo poco fiable no tenían razones para confiar en que los investigadores traerían un segundo malvavisco. Por lo tanto casi todos ellos no perdían tiempo y se comían el que tenían en la mesa sin esperar que el investigador regresara.
Mientras tanto, los niños del segundo grupo ajustaron sus cerebros para ver la gratificación retrasada como algo positivo . Cada vez que el investigador hacía una promesa y luego la cumplía, el cerebro del niño registraba dos cosas: 1) la espera por la gratificación valía la pena y 2 ) que tenían la capacidad para esperar. Como resultado, el segundo grupo hubo un promedio de cuatro veces más que el primer grupo, de niños que esperaron por el segundo malvavisco .
En otras palabras, la capacidad del niño para esperar por la gratificación y mostrar autocontrol no era un rasgo predeterminado, sino que se vio afectado por las experiencias y el medio ambiente que los rodeaban.
Qué se puede aprender de todo esto?

Cómo mejorar en postergar la gratificación

Antes de seguir adelante, es bueno aclarar una cosa: estos estudios realizados son sólo una parte de los datos, es decir, una pequeña visión de la historia de éxito. El comportamiento humano, y la vida en general, es mucho más complejo que eso. No se puede pretender que por una elección hecha por un niño a los cuatro años de edad,  determinará el resto de su vida . Pero ...
Los estudios citados si indican que si se quiere tener éxito en algo, es necesario en algún momento encontrar la capacidad de ser disciplinado y tomar acción, en lugar de distraerse e inclinarse por lo fácil. Para lograr éxito en casi todos los campos, se requiere pasar por alto lo que es mas fácil de hacer (retrasar la gratificación) y dedicarse a cumplir con la parte exigente.
El punto clave es que si usted no se considera bueno en eso de retrasar la gratificación, usted puede entrenarse para mejorarlo, Como? Simplemente haciendo algunas mejoras pequeñas.
Hay que proceder como los niños en el estudio de ambientes confiables o no. Prométase algo y cúmplalo. Proceda así una y otra vez hasta que su cerebro  diga: 1) sí, vale la pena esperar y 2 ) sí, tengo la capacidad de hacer esto.
Aquí hay 4 maneras simples de hacer exactamente eso:
1.      Comience con algo increíblemente pequeño. Haga que su nuevo hábito sea "tan fácil que no pueda decir no. "
2.      Mejorar hoy una cosa un uno por ciento . Proceder así cada día.
3.      Utilice la opción " Estrategia Seinfeld": no saltarse un día y mantener la coherencia .
4.      ¡Encontrar una razón para comenzar a trabajar en menos de 2 minutos!

No espere por mi. Avance Ud. tan rápido y tan lejos como Ud. desee. Ya yo comencé
Hasta pronto!!

Tomado de jamesclear.com, enero de 2014