miércoles, 20 de enero de 2016

Los 10 mejores descubrimientos nanotecnológicos de 2015 (Parte I)

. La ciencia y la tecnología avanzan cada vez más rápido y nos sorprenden cada día. Sin duda, ha habido muchísimos más avances a lo largo del año 2015, y en las siguientes dos publicaciones hemos querido recoger 10 de los más impactantes.
1. Nanobots dirigibles para la administración de fármacos
Investigadores en ingeniería mecánica del ETH Zurich, el Instituto Federal de Tecnología de Suiza, han construido unos robots microscópicos que se pueden introducir en el cuerpo humano cargados con un fármaco para liberarlo exactamente en la zona que se desea tratar. Los investigadores llevan los nanobots hasta la zona en cuestión, guiándolos desde fuera con campos magnéticos. Los nanobots ya se han probado "in vivo" en un entorno extremadamente delicado: el ojo. En los experimentos realizados, nadaron a través del humor vítreo –el gel transparente que llena el globo ocular– y liberaron el fármaco en el área de la retina. Entre otras cosas, se podrían utilizar para tratar enfermedades relacionadas con la edad, como la degeneración macular, que puede causar ceguera; o en el tratamiento de enfermedades coronarias, en cuyo caso se podrían guiar los nanobots con un catéter de 2 a 3 milímetros de diámetro. El siguiente paso son las pruebas en humanos.
2.  Nanotubos de oro para combatir el cáncer
Investigadores del Instituto Leeds de ciencias bioquímicas y ciencias clínicas de la Universidad de Leeds han demostrado el éxito de un tratamiento con nanotubos de oro en un modelo ratón con un cáncer humano. Los investigadores observaron que la longitud de los nanotubos influía en su capacidad para absorber la luz y descubrieron una nueva técnica de fabricación de nanotubos que permite controlar la longitud de los nanototubos fabricados. Gracias a esa técnica, pudieron producir nanotubos de oro con las dimensiones adecuadas para absorber un tipo de luz llamado "infrarrojo cercano". A continuación, utilizando un haz de luz láser pulsado, aplicaron una luz de la frecuencia adecuada a los nanotubos que circulaban por el cuerpo para calentarlos, hasta conseguir una temperatura lo suficientemente elevada como para destruir las células cancerosas.
3. La bombilla más fina del mundo
Investigadores de la Universidad de Columbia, la Universidad Nacional de Seúl (SNU) y el Instituto Coreano de Investigación de Stándares y Ciencia (KRISS) consiguieron crear una fuente de luz visible en un chip utilizando como filamento el grafeno, una forma de carbono perfectamente cristalina y ultrafina. Para ello, unieron unas pequeñas tiras de grafeno a unos electrodos de metal, sobre un sustrato e hicieron pasar una corriente a través de los filamentos de grafeno para calentarlos, creando así la bombilla más fina del mundo. Según los investigadores, cuyos resultados se publicaron en línea en Nature Nanotechnology el 15 de junio de 2015, este nuevo tipo de emisor de luz de "banda ancha" se podría integrar en los procesadores y, sin duda, allanará el camino hacia la creación de pantallas transparentes, flexibles y de apenas unos átomos de grosor; y hacia las comunicaciones ópticas en circuitos integrados basados en grafeno.
4. Pantallas LCD capaces de mostrar imágenes y vídeos holográficos a todo color
Una startup llamada Leia presentó un prototipo de su nueva pantalla 3D en la Mobile World Congress de Barcelona y anunció que a finales de año presentaría un pequeño “holomódulo” o mini pantalla holográfica capaz de producir imágenes y videos en 3D a todo color y visibles, sin gafas especiales, desde 64 puntos de vista diferentes. La clave de la tecnología es un invento que la compañía denomina “multiview backlight” (retroiluminación multivisión), que aprovecha los avances en la capacidad de controlar los caminos que la luz sigue a nanoescala. El dispositivo, denominado "Dev Kit" se puede adquirir ya en la web de la compañía por 399 dólares.
5. Los circuitos integrados de 7 nanómetros de IBM
Tras numerosos descubrimientos y una inversión de 3.000 millones de dólares en investigación, IBM presentó en julio de 2015 sus circuitos integrados de 7 nanómetros, en los que los componentes electrónicos en miniatura son tan pequeños que los transistores integrados en ellos tienen una longitud de apenas la 7 milmillonésima parte de un metro. Es decir, son 1.400 veces más pequeños que un cabello humano. Estos nuevos circuitos integrados garantizan que la famosa Ley de Moore, según la cual el número de componentes de un procesador se duplicaría cada dos años, seguirá vigente, al menos, por un tiempo. Y una vez que proliferen en el mercado, veremos dispositivos electrónicos mejores, más rápidos y más baratos, desde ordenadores a los dispositivos u objetos cotidianos inteligentes y conectados entre sí de la llamada "Internet de las cosas".

En la siguiente publicación  se mencionarán los otros 5 mejores descubrimientos de 2015.

¡¡Hasta pronto!!




Fuente: Noticias Nanotecnología y Nanociencia