miércoles, 10 de junio de 2015

Hay una bacteria que logra que los edificios se reparen a sí mismos

MUSTAFABILGESATKIN7ISTOCK/THINKSTOCK
En las últimas décadas los ingenieros se han dedicado a investigar nuevas formas de lograr que los edificios y las superestructuras arquitectónicas sean capaces de, no solo durar más en el tiempo, sino también soportar diferentes tipos de desastres naturales, como terremotos e inundaciones.
Mientras la tecnología necesaria para hacer que un edificio o un puente pueda sobrevivir a un enorme terremoto es súper compleja, la tecnología necesaria para lograr que las paredes de concreto de un edificio se «curen» a sí mismas consiste simplemente en una bacteria.
Si, así como lo lees: una bacteria puede hacer que las paredes de concreto se arreglen por sí solas cuando se resquebrajan con el paso del tiempo. ¿Quieres saber más al respecto? Continúa leyendo.
Una mezcla de concreto que se repara a sí misma
La técnica fue desarrollada por el microbiólogo Henk Jonkers y consiste en la preparación del concreto con una particular mezcla de pequeños gránulos que contienen bacterias Sporosarcina lactato de calcio, su fuente de alimento. Estos gránulos se mezclan perfectamente con el concreto tradicional y simplemente permanecen inactivos hasta que, a causa de una rajadura, reciben agua y de repente «despiertan» y llenan la rajadura con una sustancia igualmente rígida que el cemento.
En un vídeo el propio Henk Jonkers explica cómo realizó el descubrimiento y cómo funciona exactamente. Se encuentra traducido al inglés y no hay posibilidades de incorporarle subtítulos, pero igualmente vale la pena mirarlo, ya que las imágenes son increíbles. No podrás creer lo rápido que las bacterias se activan y reparan las grietas del cemento. Es realmente impresionante, puedes verlo copiando la siguiente dirección:
https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=OXkW1q9HpFA
Lo mejor de todo esto es que la técnica puede ser aplicada a los edificios existentes, ya que puede ser rociada dentro de las rajaduras y las bacterias simplemente se abren paso y van rellenando todo el espacio vacío dentro. 
Sin dudas, un avance tecnológico que no parece demasiado sofisticado, pero sin dudas puede ser revolucionario ¿no te parece?

¡¡Hasta pronto!!


Fuente:Lucía Yarzabal po  http://curiosidades.batanga.com/