viernes, 19 de junio de 2015

El alargamiento de la luz y el tiempo

¿Sabías que nuestra cabeza envejece más rápido que nuestros pies? De acuerdo con experimentos realizados en USA por el  National Institute of Standards and Technology se ha demostrado que un reloj atómico al subirlo  solo 30 cm (1 ft.) se acelera en una infinitésima parte de un segundo (para mayor precisión 400 cuadrillonésimas de segundo). Entre los pies y la cabeza tenemos más de 30 cm ¿Cómo lo ves?
Curiosidades como ésta tienen muy poca importancia para nuestra vida personal. Más no es así cuando trasladamos estos cambios a dimensiones espaciales. Por ejemplo,  muchos de los avances tecnológicos dependen hoy día de las redes satelitales alrededor de nuestro planeta.
Un caso muy práctico para todos nosotros es el GPS. Los satélites dedicados a este sistema deben ser ajustados diariamente en 38 millonésimas de segundo, para permanecer sincronizados con la superficie terrestre. Sin esa corrección, el GPS no funcionaría.
Todo lo anterior tiene una íntima relación con lo siguiente: “la Teoría de la Relatividad postula que cuando la luz se aleja de un cuerpo que tiene una gran masa, la longitud de onda de la luz se alarga a consecuencia de la curvatura que la gravedad del cuerpo ocasiona en el espacio tiempo”. Esta aseveración formulada por Albert Einstein era una de las pruebas  importantes para comprobar la relatividad general. Lamentablemente murió antes que se verificara su predicción.
Fue en 1976 cuando la NASA lanzó al espacio el cohete Gravity Probe A para estudiar el cambio de frecuencia en ondas – donde ondas más cortas indican mayor frecuencia, y viceversa –para un tipo de laser usado en relojes atómicos. A la altitud de 10,000 km, un reloj a bordo del Gravity Probe A funcionó con más rapidez que otro reloj similar ubicado en la Tierra. La diferencia, apenas 70 partes por millón, demostró con una precisión impecable los cálculos matemáticos de Einstein.
En el año 2010, se llevó a cabo el experimento cuyos resultados son los mencionados en el primer párrafo de este artículo.
Estamos a 100 años de haber sido formulada la Teoría de la Relatividad. Para la gran mayoría de los seres humanos nos ha resultado muy difícil de comprenderla, pero afortunadamente sigue siendo motivo de estudio y aplicación entre los científicos e investigadores de nuestra era ¡Gracias Einstein!

¡¡ Hasta pronto!!


Fuente: http://discovermagazine.com/