miércoles, 24 de junio de 2015

Consejos para Prolongar la Vida de tu Batería de ion-Li

La tecnología de hoy depende en gran medida del uso de baterías. Ya se trate de un laptop, de un teléfono inteligente o de un automóvil eléctrico. Y es muy común que nos parezca que la vida útil de ellas no es tan larga como desearíamos. Por tanto, si dependemos cada vez más de baterías de ion-Li, sé que verás con agrado conocer estos 4 tips de cómo prolongar su duración.
1.- Ten en cuenta que la duración de las baterías depende del calendario. Esto implica la necesidad de verificar cuando fue fabricada para conocer su fecha de vencimiento. Fíjate que fechas se indican en el empaque. Cuando compres baterías procede igual que cuando compras leche, compra la más fresca posible.  Por supuesto, puede ser muy buena idea adquirir una cuando la fecha de vencimiento está cercana y con un descuento atractivo en su precio, siempre y cuando le saques el provecho que deseas en el lapso de duración que le queda.
2.- La temperatura juega un rol importante en la duración de la batería. Las de ion-Li se sienten muy felices cuando la temperatura ambiental se mantiene entre 20 y 25 grados Celsius. Si la temperatura ambiente sube más allá de 25 grados, se les resquebraja su capa protectora interna. Al bajar la temperatura la capa se restablece, pero ya habrá ocurrido la pérdida de algo de su energía. Cuando ocurre lo opuesto, que la temperatura cae por debajo de 20 grados, las reacciones químicas dentro de la batería se hacen muy lentas. Y como en las autopistas congestionadas, que todos los automóviles intentan pasar primero,   igual pasa en la batería y algunas reacciones se saltan la secuencia que deben seguir. Al comparar las dos situaciones, el frío es menos dañino que el calor.
3.- ¿Sabes cuándo debes poner a cargar la batería y por cuánto tiempo? En las viejas baterías de níquel-cadmio se perdía algo de capacidad de almacenamiento de energía con cada carga y descarga. Esto no ocurre con las de ion-Li. Estas baterías tienden a degradarse más cuando están totalmente cargadas. Si tienes una instalada en algún equipo que no vas a utilizar en una o más semanas, lo recomendable es que quede con un nivel bajo de carga, alrededor de 20%. Cuando se carga y descarga la batería con frecuencia, lo mejor es mantener la carga en 50% aproximadamente. Es decir, la batería que se usa y se carga  continuamente, trabaja mejor con carga entre 45% y 55% que con niveles de 90% a 100%.
4.- ¿Te parece bien aplicar calor y frío simultáneamente? Eso es precisamente lo que haces cuando le demandas mucha energía a la batería, cuando le aplicas una carga rápida, o haces las dos cosas al mismo tiempo. La capa protectora se resquebraja y al restablecerse hay los mismos efectos de una congestión de tráfico. No se debe poner nunca a la batería en condiciones extremas.

            ¡¡Hasta pronto!!



Fuente: http://interestingengineering.com/