miércoles, 22 de abril de 2015

Drone "cargado" con Cerebro de Abeja Digitalizado

En los laboratorios del Green Brain Project, en el Reino Unido, se oye por doquier el zumbido de drones, que suben y bajan, sin la ayuda de piloto alguno. Y es que navegan controlados por un “cerebro de abeja artificial” que ha sido cargado a su complicado circuito.
El objetivo a largo plazo del grupo Green Brain es la construcción de un robot que piense, sienta y actúe como una abeja. Para lograrlo ya los científicos han cartografiado el cerebro de estos insectos y han fabricado algunos circuitos de conexiones “neurales”  como los que  prenden y apagan funciones en un cerebro orgánico. Con este sistema cargado a un drone, es posible ver como éste vuela tal como si fuese un moscardón desplazándose con características similares a una abeja.
Construcción del cerebro
La construcción de un cerebro no es nada fácil. El de una abeja tiene más de 1,000,000 de neuronas conectadas que le permiten actuar de acuerdo a sus procedimientos cognitivos naturales. A finales del año pasado, otro grupo de científicos “cargó” un cerebro de gusano digital a un robot LEGO provisto de ruedas. Pero este caso fue más sencillo pues solo se requirió reproducir 302 neuronas.
Hasta la fecha el equipo de Green Brain ha reproducido la parte del cerebro de la abeja que controla la visión. Los resultados son impresionantes. Equipado con cámaras de video y su software, el avioncito voló en forma idéntica a una abeja a lo largo de un corredor, como que si hubiese sido entrenado para ejecutar esa tarea. Por el momento, el cerebro virtual no distingue formas o colores, solo reproduce el movimiento.
La intención final es la construcción digital del 100% del cerebro de una abeja doméstica y con ello crear el primer robot que actúe autónomamente como una abeja. Mientras tanto, los científicos están en capacidad de duplicar los sistemas visuales y olfativos.
¿Cuál es el propósito final?
Sin duda alguna los drones, a medida que avance la ciencia y se regularice la aplicación de los mismos, podrán jugar un papel preponderante en la sociedad. Los científicos de Green Brain aspiran que el cerebro de abeja digitalizado sirva para construir robots voladores que puedan ejecutar diversas tareas de manera autónoma. Que sean  Drones capaces de “pensar” al realizar muy variadas labores, como por ejemplo,  misiones de búsquedas y rescates, labores de control contra la cacería furtiva de especies en situación de riesgo, e incluso realizar la polinización artificial en grandes plantaciones.
¡Cada nuevo día nos encontramos con más desarrollos y descubrimientos que hace unos pocos años atrás nos parecían cosas de ciencia ficción!
¡¡Hasta pronto!!


Fuente: http://blogs.discovermagazine.com/