miércoles, 8 de julio de 2015

Química Verde (o también Química Sostenible)

La Química Verde es el diseño de productos y procesos químicos que reducen o eliminan el uso o fabricación de sustancias peligrosas. Su aplicación abarca todo el ciclo vital de cualquier producto químico, influyendo en sus etapas de diseño, fabricación, uso y disposición final. También se le conoce como Química Sostenible. Como características de ella se tiene:
  • Previene la contaminación a nivel molecular.
  • Es una filosofía que se aplica en todas las áreas de la química, no es una simple disciplina dentro de esta ciencia.
  • Utiliza soluciones científicas innovadoras a problemas de contaminación reales.
  • Previene la generación de agentes  y condiciones contaminantes y dañinos al ambiente.
  • Reduce el impacto negativo de productos y procesos químicos sobre la salud del ambiente y los seres humanos.
  • Disminuye, y en muchas ocasiones elimina, los riesgos existentes en productos y procesos.
  • El diseño de nuevos productos y procesos químicos prioriza la reducción de riesgos intrínsecos en ellos.

La Química Verde es mucho más que la Limpieza de la Contaminación  
        La Química Verde reduce la contaminación en sus orígenes, mediante la minimización o eliminación de riesgos en materias  primas, reactivos, solventes y productos químicos.
En cambio la Limpieza de la Contaminación (también conocida como Remediación) se involucra en el tratamiento de flujos de residuos (tratamientos al final del proceso) y en la limpieza ambiental de derrames y descargas. La Remediación también puede incluir la separación de agentes químicos riesgosos en otros materiales, para tratarlos y concentrarlos en condiciones seguras. La mayoría de las actividades de remediación no son actividades de química verde. La primera remueve del ambiente a los materiales riesgosos, mientras que la segunda mantiene a los materiales riesgosos fuera del ambiente desde su inicio.
Si en un proceso se reduce o se reemplaza un producto dañino que se emplee usualmente para limpiar de contaminantes al ambiente, el procedimiento  puede calificarse como tecnología de química verde. Un ejemplo es el reemplazo de un químico muy contaminante, absorbente de mercurio en el aire, por otro absorbente igual de efectivo pero no contaminante. El uso del segundo producto implica que no es necesario fabricar el primero. De esta forma, una tecnología de remediación encaja dentro del concepto de química verde.
Para tener una mejor idea de los progresos ocurridos en la química verde he seleccionado un caso de un archiconocido producto:
Pfizer ha desarrollado la síntesis verde de su especialidad farmacéutica Viagra™. El éxito de este medicamento ha sido muy notable como lo indica su consumo a nivel mundial, del orden de 9 comprimidos cada segundo. La clave de su éxito es su principio activo, el sildenafilo, una molécula orgánica que se obtiene mediante una síntesis que originalmente implicaba más de 15 etapas y que sólo en las etapas finales se generaban 1000 litros de residuos orgánicos por kg de sildenafilo producido. Con el objetivo de reducir la generación de residuos en las últimas etapas de la ruta, Pfizer ha desarrollado una nueva síntesis química comercial para la fabricación del sildenafilo que se basa en la aplicación de los principios de la química verde. Las innovaciones introducidas han supuesto una nueva ruta comercial en la que los residuos orgánicos producidos han descendido a tan sólo 2 litros por kg de sildenafilo. Además, la síntesis verde ha logrado reducir el número de disolventes utilizados, de 6 a 2, su cantidad anual producida, de 125,000 a 13,500 litros, y su toxicidad intrínseca al sustituir el uso de disolventes tóxicos como la piridina.

Abundan muchos otros ejemplos, como son los casos de detergentes y plásticos biodegradables. Como debe ser, el deseo de contribuir al resguardo de la naturaleza se hace presente cada vez más y con ideas muy innovadoras.
¡¡Hasta pronto!!


Fuente: http:/ www2.epa.gov/  y http://www.daphnia.es/