lunes, 13 de julio de 2015

Aprendiendo a respetar la Naturaleza intercambiando juguetes

De acuerdo a informaciones de organizaciones dedicadas a promover la sostenibilidad del ambiente, se considera que si todos consumiéramos la misma cantidad de recursos que consume un europeo occidental promedio, se necesitarían 3 planetas. Por ejemplo, en Suecia, un niño de cinco años ya ha tenido como 500 juguetes.
Reducir el consumo tan elevado de recursos puede irse convirtiendo en realidad al ir cambiando el comportamiento del consumidor común. Han surgido iniciativas interesantes en este aspecto. Ya se ha observado que capacitar a los niños de diferentes niveles socio-económicos a conocer, aprender y experimentar sobre fundamentos de ecología les encamina hacia hábitos sostenibles, que luego tienen un gran impacto en sus patrones futuros de conducta.
Hay una organización sueca, Retoy, que le da gran importancia a la educación de los niños para que conozcan el valor de los recursos naturales mediante el intercambio de juguetes. Los involucra directamente en actividades infantiles tales como intercambio de juguetes usados, o creando nuevos, para que aprendan mediante el juego sobre los derechos del niño y el respeto a la naturaleza.
Les reúnen en áreas de juego, con un ambiente limpio y libre de agentes tóxicos, para enseñarles el amor por la naturaleza y a la sociedad mediante talleres en los que el niño aprende a inventar y construir sus creaciones a partir de juguetes rotos o de materiales reciclados. También elaboran juguetes para regalar, en especial a niños en campos de refugiados y orfanatos.
Como resultado, los niños se familiarizan con el intercambio y recuperación de juguetes rotos en lugar de comprar otros nuevos. Hasta la fecha se ha hecho esto con cerca de 50,000 juguetes. Se estima que eso equivale a una reducción de emisión de CO2 de 150 toneladas al haber menos compras de juguetes nuevos.
Como dice Soledad Piñero Misa, CEO y fundadora de Retoy, “Los niños adquieren una gran experiencia al aprender cómo actuar amigablemente con el ambiente y tener siempre en mente que solo tenemos un planeta para compartir”
Ejemplos como el de esta organización son dignos de seguir. Ojalá proliferen para que nuestro planeta reciba el amor y el cuidado necesario en futuras generaciones.
¡¡Hasta pronto!!



Fuente: http://issuu.com/sustainia/docs/