jueves, 3 de abril de 2014

Trastorno del Espectro Autista

          
 
            El Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo se celebra el 2 de abril de cada año. La finalidad no es solo generar comprensión, es también un llamado a la acción. De hecho, el mensaje de este año del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, dice: “Insto a todas las partes interesadas a participar en la promoción  de los avances, prestando apoyo a programas de educación, oportumidades de empleo y otras medidas que ayuden a hacer realidad nuestro ideal común de un mundo mas inclusivo”.
            El autismo es una discapacidad permanente del desarrollo que se manifiesta en los tres primeros años de edad.  Es un trastorno generalizado del desarrollo que afecta principalmente las capacidades del lenguaje, de la conducta y de la socialización. Lo preocupante es que la tasa de niños afectados ha venido creciendo fuertemente cada año.
Cuán común es el autismo?
            Hoy en dia, según estimaciones de Autism Speaks, uno de cada 150 niños es diagnosticado con autismo. Esto es mas que la suma de cáncer infantil, diabetes juvenil y SIDA pediátrico. Según la ONU, hay 70 millones de personas en el mundo afectadas por el autismo.
Las estadísticas oficiales en USA sugieren que la prevalencia del autismo aumenta cada año entre 10 a 17 %. No hay aún una explicación del por que de este aumento, aunque las mejoras en el diagnóstico y las influencias ambientales son a menudo dos razones que se toman en consideración. Los estudios sugieren que los varones tiene mayor tendencia que las niñas a desarrollarse con autismo, con una frecuencia tres o cuatro veces mayor. En USA se estima que uno de cada 94 varones es diagnosticado con autismo.
Qué causa el autismo?
            Aún no se sabe. La inmensa mayoría de los casos de autismo son idiopáticos, es decir, de origen desconocido.
La respuesta es muy compleja. Así como existen diferentes niveles de gravedad y combinaciones de síntomas, también existen muchas causas probables. La mejor evidencia científica disponible indica que existe un potencial de que sean varias combinaciones de factores las que causan el autismo. Múltiples componentes genéticos podrían causar autismo por si solos, o posiblemente en combinación con la exposición a factores ambientales que aún están por determinarse. El momento de la exposición durante el desarrollo del niño – antes, durante o después del nacimiento – puede jugar también un papel en el desarrollo o la presentación final del trastorno.
Cada vez hay mas interés por conocer cual es el papel que juegan en el autismo las funciones y la regulación del sistema inmune en el cuerpo y en el cerebro. En los últimos 30 años se han encontrado evidencias que las personas con autismo pudieran tener también una inflamación en el sistema nervioso central.
Lo que si está claro es que el autismo no es causado por malos padres. Los primeros investigadores creyeron que era causado por madres frías y desprendidas. Esto creó una generación entera de padres que llevaban un enorme sentimiento de culpa por la discapacidad de sus hijos.
En los años 60 y 70 del siglo pasdo. El Dr. Bernard Rimland, padre de un hijo con autismo, y que luego fundó la Sociedad Americana del Autismo y el Instituto de Investigación sobre el Autismo, ayudó a la comunidad médica a entender que el autismo no lo causan los padres que no quieren a sus hijos, sino que es un trastorno bilógico.
La mejor evidencia científica disponible hoy en día indica que existe la posibilidad de que sean varias combinaciones de factores lo que causa el autismo.
Es curable el autismo?
Lo que si es generalmente aceptado, de acuerdo con los avances científicos actuales,  es que el autismo no es curable pero si controlable. Su tratamiento es multidisciplinario, requiere especialistas en neurología, pediatría, psiquiatría, psicología, entre otras.
           Si es altamente recomendable darle al niño autista atención médica  temprana, pues mientras mas temprano se inicie el tratamiento mejor calidad de vida tendrá el niño y sus familiares.
Un estudio de Deborah Fain y su grupo de Connecticut University, recién publicado en el Journal of Child Psychology and Psychiatry, habla del caso de 34 personas que fueron diagnosticadas con autismo antes de cumplir los cinco años, y luego (entre 3 y 16 años después) ya no cumplen con los requisitos del diagnóstico, es decir, ya no tienen autismo.
Los autores del estudio recomiendan analizar esos resultados con prudencia, al mismo tiempo que sugieren que se deben cambiar muchos criterios y hasta el lenguaje usado al respecto. Los puntos básicos son:
·       Hablar mas bien de Trastorno del Espectro Autista (TEA) en lugar de Autismo.
·       Dentro del TEA existe un grupo pequeño (entre 1 y 20%) pero esperanzador, que muestra importantes mejorías tras la terapia.
·       Tras esa mejoría no pueden ser clasificados como afectados de un TEA.
·       La recuperación nunca fue espontánea. En todos los casos se logró tras años de trabajo intenso de padres y terapeutas.
·       No se sabe a que se debe esta mejoría. Quizás haya un sustrato orgánico, o una base biológica que ha permitido esos cambios positivos.
·       No se sabe que terapias concretas son las mas eficaces para esa mejoría.
·       La mayoría de los niños con TEA muestran mejorías mas limitadas.
·       No se puede identificar a priori a los niños que tendrán esos grandes avances.
·       A pesar de la mejoría, con muy buena integración como adultos, algunos podrán tener problemas de ansiedad y depresión , incluyendo en ocasiones pensamientos suicidas.
          Lo que si es importante para toda familia con un niño con TEA es mantener una actitud optimista. Las investigaciones continúan lo que sugiere que nuevos avances están por venir.
Hasta pronto!!

Fuentes:
autismspeaks.com
Autismo diario.org
Informe21.com