martes, 1 de abril de 2014

Tener PACIENCIA


Actualmente nuestras vidas se desarrollan a un ritmo acelerado. A tal punto que el tiempo pasa con todo pendiente por hacer por llegar con rapidez a donde vamos. Sentimos que no alcanza el tiempo para resolver nuestros asuntos personales y del trabajo, teniendo muchas veces roces con personas que a lo mejor pudiéramos evitar.
Aquí debemos detenernos y pensar un poco sobre el valor de la paciencia. Si no lo hacemos, nos sentiremos cada vez más angustiados por ir mas de prisa, y esa es una  carrera que poco a poco nos va robando la tranquilidad. 
Lo que ocurre es que todo lo que queremos debe ser “¡para ayer!”, ocasionando que nuestra vida cotidiana pierda sensatez y uno sea menos amable hacia los demás.
La paciencia es el valor que nos enseña a tolerar, comprender, padecer y soportar los contratiempos y las dificultades con fortaleza,  y por ende sin lamentos. Esto es posible porque uno aprende a actuar acorde a cada circunstancia, moderando las palabras y la conducta en esos momentos.
Es una cualidad que no sólo está vinculada al logro de objetivos. Es también muy necesaria e importante para nuestras relaciones y para que el estrés no haga estragos en nuestra salud. Tener paciencia, elimina el estrés y la ansiedad, de allí su gran importancia que tiene a nivel personal.
Es bueno repetirlo, paciencia es la cualidad de tolerar o soportar dolor o dificultades sin quejas. Pero es importante notar que no significa esperar hasta que cambie la situación o hasta que sea otra persona quien haga lo que nos corresponde hacer. Este es un grave error que conduce a la típica respuesta, propia de la naturaleza humana, culpar a alguien mas de lo negativo que nos sucede.
Otra equivocación muy común es no detenerse a considerar las posibilidades reales de éxito, medir el tiempo y el esfuerzo necesarios para alcanzar un determinado fin. Eso es un gran obstáculo del desarrollo de este valor y se denomina impaciencia.  
La paciencia es un rasgo de carácter que nos permite pasar por situaciones caóticas sin derrumbarnos, nos permite educar a nuestros hijos sin gritos y aceptar a los compañeros de trabajo sin deprimirnos, entre muchas otras cosas.
Además, es una cualidad que nos ayuda a valorar aquello que conseguimos tras la espera o la lucha y sirve para que también valoremos el esfuerzo que hacen otros.
Algunos tips para aprender a tener mas paciencia:
·         No se puede controlar todo. Usted es solamente  responsable por su propio comportamiento. No se sienta frustrado por culpa del clima, de fenómenos fortuitos o por el comportamiento de otras personas.
·         Vaya más despacio No se satures ni se exija en forma desmedida. No viva cada día con agobio. Lo primero es su salud
·         Concéntrese en el “ahora”. Acepte el momento, tal cual es.
·         No se altere por tonterías.  Casi todos los incidentes que nos ocurren en la vida diaria no merecen que se pierda el control de los nervios.
·         Ponga más humor en su vida.  El humor ayuda a contemplar la situación desde otro punto de vista. Precisamente lo que necesitamos.
Seguramente usted también conoce de otros consejos de cómo adquirir paciencia. Póngalos en práctica. Aplique los siguientes marcos de referencia ya muy conocidos por todos nosotros:
Disfrutar del camino Elija una actividad con la que disfrute aunque no tenga retribución económica. El hecho de disfrutar del camino hacia su meta, hará que deje de obsesionarse con ella, ya que a veces lo que se desea es obtener el placer inmediato.
Pensar en positivo Cuando las cosas se retrasan puede ser porque hay algo que debe aprenderse en esa etapa, o para que no equivocarse con la prisa y se pueda ver mejor las diferentes opciones.
La persona que vive pacientemente, logra comprender mejor la naturaleza de los sucesos, creando paz y armonía a su alrededor. Es decir, posee la sensibilidad para afrontar todas aquellas contrariedades conservando la calma y por ende, su equilibrio interior.

Hasta pronto!!

Fuentes:
Tusbuenosmomentos.com
Seryhumano.com

Coachdelaemppresaria.com