martes, 15 de abril de 2014

La HUMILDAD


Cada persona es diferente y no tiene ninguna utilidad considerarse superior o inferior a los demás. Se trata de aprovechar lo que uno es, al máximo!
La humildad es la virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. Podría decirse que la humildad es la ausencia de soberbia.
Es una característica propia de los sujetos modestos, que no se sienten más importantes o mejores que los demás, independientemente de cuán lejos hayan llegado en la vida. Por ejemplo:
·         “El campeón del último Grand Slam de la temporada mostró su humildad al pelotear durante más de dos horas con los niños que se habían acercado al estadio”, 
·     “La estrella de Hollywood hizo gala de su humildad al saludar a cada uno de los presentes”, 
·         “La humildad no es una característica propia de este cantante, quien siempre critica a sus pares”.
El filósofo chino, Lao-Tsé, nos ilumina con la siguiente frase: “saber que no se sabe, eso es humildad. Pensar que uno sabe lo que no sabe, eso es enfermedad.” El inmortal y excelso escritor Miguel de Cervantes Saavedra, escribía que “alguno se estima atrevido, cuando con otros se compara. Algunos creo que hubo tan discretos que no acertaron a compararse sino a sí mismos.”
Ciertamente, la lista de ilustres que ha abordado el concepto de la humildad es amplia y muy diversa. En éste sentido, Mahatma Gandhi, apuntaba que “uno debe ser tan humilde como el polvo para poder descubrir la verdad.” Francisco de Quevedo y Villegas, se expresaba en ésta línea, pero con cierto matiz al decir que “apocarse es virtud, poder y humildad; dejarse apocar es vileza y delito”. Finalmente, una reflexión del escritor Charles Caleb Colton, “el mayor amigo de la verdad es el tiempo, su peor enemigo es el prejuicio y su amigo más fiel es la humildad”.
El Sacerdote Legionario de Cristo Juan Antonio Ruiz, ha publicado recientemente en su blog, los Siete Pasos Prácticos para ser Humilde o para Empezar a Serlo, que es un buen resumen de las condiciones y hábitos que caracterizan a las personas modestas:
1.    Procura descubrir lo mejor de cada uno. Einstein dijo una vez: “Nunca he conocido a alguien tan ignorante que no tuviera algo que enseñarme”
2.   Elogia sinceramente a los demás. Cuanto mas se menciona y se admira las buenas cualidades de quienes nos rodean, mas virtudes se descubrirá en ellos y será mas difícil que uno caiga en la trampa del egocentrismo
3.   No te demores en admitir tus errores. Dicen que la frase mas difícil de pronunciar en cualquier idioma es: “me equivoqué”. Quienes se rehúsan a hacerlo por orgullo suelen caer de nuevo en los mismos errores, y así van marginándose de los demás.
4.   Sé el primero en disculparse después de una discusión.  “Si vieres a alguno pecar públicamente, o cometer cosas graves, no te debes estimar por mejor; porque no sabes cuánto podrás tú perseverar en el bien. Todos somos flacos; mas no tengas a alguien por mas flaco que tú”
5.    Admite tus limitaciones y necesidades. Es muy humano querer dar la impresión de ser fuerte y autosuficiente; por lo general, eso no hace mas que dificultar las cosas. Si manifiestas humildad pidiendo ayuda a los demás y aceptándola, sales ganando.
6.  Sirve a los demás.  Ofrece tu ayuda a los ancianos, los enfermos y los niños, o prestar algún otro servicio comunitario. Saldrás beneficiado, pues aparte de adquirir humildad, te ganarás la gratitud y el cariño de muchas personas.
7.   Reconócele a Dios el mérito de toda cualidad que tengas y de todo lo bueno que te ayude a hacer.

La humildad ha sido definida por muchos pensadores como la madre de todas las virtudes, pues el admitir cuales son las limitaciones y debilidades permite delinear el camino a seguir cuando se desea llegar a niveles mas altos. Esperemos le sea útil lo que ha leido.

Hasta pronto!!

Fuente:
                Los Valores Humanos de la Vida
                http:// definicion.de. com
                Murain Magazine
Sac.  Juan Antonio Ruiz, contintasdeesperanzas.blogspot