miércoles, 2 de abril de 2014

Conozca primero lo básico de su actividad


         De 9 años, cuando estaba cursando la primaria, aprendí algo que me ha resultado muy útil aplicar en muchas ocasiones a lo largo de los años. Estábamos en la práctica de futbol cuando  el entrenador nos comentó lo siguiente:
-          “Vean lo que está haciendo Freddy. Está practicando como mantener el balón en la frente sin que se le caiga, pero aun no sabe como controlar la pelota cuando recibe un pase, ni como correr con ella. Eso es una pérdida de tiempo! Les recomiendo primero aprender a dominar el juego del futbol. Después, mucho después, podrán dedicarse a  practicar trucos con el balón”.
En otras palabras, mi compañerito Freddy estaba cometiendo un error que es muy común ver en nuestras actividades cotidianas. Perdemos el tiempo en detalles sin dominar los principios básicos de lo que deseamos hacer.
Generalmente las personas malgastamos tiempo  prestando atención a resolver pequeños problemas, detalles marginales. Estos casos marginales son aquellos cuyo enunciamiento se inician con “que tal si” o “podría ser que”., es decir son cosas que permiten crecer un 2%.  Pero a costa de tiempo y esfuerzo que no son dedicados a resolver aspectos básicos que generarían un 80% de crecimiento.
-          Si está comenzando un negocio y se está dedicando a diseñar su tarjeta de negocio, sobre condiciones para envío de productos, o muchas otras cosas que le quitan tiempo para atraer su primer cliente, entonces usted está atrapado en un detalle marginal. Este le dará cero dólares.
-          Si ha iniciado una dieta para adelgazar y se preocupa por la cena del viernes a la que le invitaron en la casa del jefe,  se está afectando por un detalle marginal. Una sola comida no le dará problemas de peso si controla lo que comerá en las otras 20 comidas de la semana.
Hacer el trabajo es la única forma de desarrollar gran habilidad para ejecutarlo como un experto. Siguiendo esta regla se evita consumir mas tiempo de lo necesario, y no se requiere mas dinero ni mejores estrategias para adiestramientos.
Pero aunque es difícil creerlo, hay mucha gente que evita concentrarse en los principios básicos de su actividad principal. Esto se debe al temor de quedar desnudo, por miedo a quedar sin excusas para “explicar”  las causas de los errores cometidos. Esto de debe a que cuando el trabajo se concentra en lo fundamental de la actividad, se elimina todo lo innecesario y no quedan detalles ocultos.
Es muy fácil decir a los demás: “estamos trabajando en una nueva estrategia” o, “estamos investigando el asunto mas a fondo”. Es mucho mas duro admitir que:  “me estoy concentrando en dominar lo básico de la actividad pero no he progresado mucho”. Y por situaciones como éstas hemos pasado todos, unos mas que otros, pero hasta ahora no he conocido alguien que no haya actuado así alguna vez.
Desea usted lograr que las cosas se le simplifiquen?  Deje de malgastar tiempo solo en detalles que cuando mucho representarán 10% de diferencia. Que tan beneficioso es dedicarse a diseñar un logo llamativo para su nuevo negocio si aún no ha hecho la primera venta?  De  nada vale tener una guitarra de excelente sonido si no tiene la costumbre de tocarla frecuentemente.
Sin los fundamentos básicos, los detalles son inútiles.
Hasta pronto!!

           

Fuente: jamesclear.com,  Abril de 2014