lunes, 24 de marzo de 2014

Hablemos de EMPATIA

El término empatía proviene del griego empatheia, que significa algo parecido a “sentir dentro”, implica percibir lo que otro siente dentro de sí. Los sentimientos no suelen expresarse verbalmente, se manifiestan mas bien a través del tono de voz, los gestos, miradas, etc.  Y la clave de la empatía radica en la destreza para interpretar el lenguaje corporal.
Otra forma de definir lo que es empatía es simpatizar, sentir en común. Es la capacidad de alguien para vivenciar la manera como siente otra persona y de compartir sus sentimientos. Es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar y responder correctamente a sus reacciones emocionales.
Las personas empáticas son aquellas capaces de escuchar a los demás y erntender sus problemas y motivaciones, que se anticipan a las necesidades de los demás y saben aprovechar las oportunidades que les ofrecen otras personas. Gracias a esto pueden reconducir o resolver conflictos que siempre aparecen en las interacciones humanas
Muchas personas empáticas son líderes naturales que saben interpretar y expresar los sentimientos colectivos latentes, y guiar al grupo hacia el logro de sus objetivos. En general, son el tipo de personas con quienes a los demás les gusta estar porque siempre hacen aportes constructivos, y transmiten buen humor y sentido positivo.

Se puede ser mas empático?

La empatía está presente en todas las personas, casi nunca en el mismo grado de capacidad. Pero es una cualidad y habilidad social que puede desarrollarse y potenciarse.
La capacidad para desarrollarla comienza a manifestarse desde la infancia. Y se desarrollará mas fácilmente en aquellas personas cuyas necesidades afectivas y emocionales han sido cubiertas desde los primeros años de su vida.
De hecho, son los padres quienes deben cubrir las necesidades afectivas de los hijos y enseñarles no solo a expresar los propios sentimientos, sino también a descubrir y comprender los de los demás. De ahí la importancia de una buena comunicación emocional en la familia desde el principio.
Sin embargo, las habilidades empáticas también  se pueden potenciar y desarrollar. Siguiendo estos tips se puede adquirir mejores actitudes:
1.    Escuchar con la mente abierta y sin prejuicios.  Ser respetuoso con los demás.
2.    Prestar atención y mostrar interés por lo que nos están contando, ya que no es suficiente con saber lo que el otro siente, tenemos que demostrárselo!
3.    No interrumpir mientras nos están hablando y evitar convertirnos en expertos que se dedican a dar consejos, en lugar de sentir lo que el otro siente.
4.    Aprender a descubrir, reconocer y recompensar las cualidades y logros de los demás.  Esto va a contribuir no solamente a fomentar sus capacidades, sino que descubrirán también nuestra preocupación e interés por ellos.
5.    Cuando tengamos que dar nuestra opinión sobre lo que nos están contando, es muy importante hacerlo de forma constructiva, ser sinceros y procurar no herir con nuestros comentarios.
6.    Tener buena predisposición para aceptar las diferencias que hay con los demás, ser tolerantes y pacientes con los que nos rodean y con nosotros mismos.
Si los lleva a cabo, logrará tener la empatía para entender los pensamientos y emociones ajenas, sabrá ponerse en el lugar de los demás, captar los mensajes verbales y no verbales, y compartir sus sentimientos. Todo ello se le retribuirá de manera agradable. Inténtelo!

Hasta pronto!!