lunes, 3 de agosto de 2015

Ocho claves para frenar el calentamiento global

Mientras los gobiernos debaten cuáles son las principales soluciones para contrarrestar el calentamiento global causado por el efecto invernadero, consecuencia de las altas emisiones de CO2 por todos lados, nosotros podemos contribuir a frenar el aumento del calentamiento global, y por ende, el del cambio climático con acciones fáciles de llevar a cabo.
Claves para frenar el calentamiento global
1.      Plantar árboles y evitar la deforestación. Gracias a ellos nuestra atmósfera podrá estar más limpia.
2.      Utilizar transportes públicos para desplazarse, o vehículos que no contaminen. Cambiar el coche por la bicicleta o por unos buenos zapatos para ir a pie siempre que sea posible. Y por supuesto, para grandes distancias es preferible usar el tren, y olvidarse del avión.
3.    Bajar la calefacción. Durante el invierno en los países de clima templado mantener la calefacción a una temperatura menor de 21 grados centígrados, y apagar los radiadores al salir de casa.
4.   Apagar la luz. Aprovechar luz natural para realizar las tareas necesarias. Solo encender la luz eléctrica cuando sea verdaderamente necesario. Es conveniente cambiar las antiguas bombillas por una iluminación más eficiente, de bajo consumo como los LED.
5.  Comprar lo indispensable, y productos de km 0 sin envoltorios. Cuanto más compramos, más producimos y más residuos se generan, y más energía se gasta. Hay que promover el consumo responsable, nuestros recursos se van agotando.
6.      Pasarse a las energías alternativas, limpias o renovables. Los combustibles fósiles van desapareciendo de la faz de la tierra, tenemos que buscar un plan B para poder seguir viviendo de la manera más sostenible. La energía eólica, la energía solar o la energía hidráulica (esta última con precaución) son fundamentales en esta nueva era, es la única manera de poder conseguir el equilibrio para la salud del planeta.
7.      Reutilizar, reparar y reciclar. Estas tres acciones sumadas, dan la clave. Se acabó el usar y tirar, hay que comprometerse con el medioambiente.
8.      Adquirir electrodomésticos eficientes. Consumen menos energía, un ahorro para el bolsillo que se traduce en menos gases de efecto invernadero. Además, esos equipos hay que utilizarlos de la manera más eficaz: la lavadora  y el lavavajillas siempre llenos, abre el frigorífico y saca todo lo que necesites en el mismo momento, apaga la vitrocerámica antes de terminar de cocinar (al mantenerse el calor, continúa cocinando) y mantén la olla tapada mientras cocinas, todo para economizar energía. Apágalos cuando no se necesiten.
Con estas recomendaciones fáciles de seguir, puede cada uno de nosotros contribuir de manera muy significativa en frenar al temido calentamiento atmosférico.
¡¡Hasta pronto!!


Fuente: http://www.concienciaeco.com/