viernes, 24 de abril de 2015

Diez Razones para Ser Optimista cuando hay Crisis

Pensar que nos irá bien y actuar con confianza cuando hay dificultades no es una simple utopía, es la opción más eficaz y rentable, porque nuestro cuerpo y mente funcionan mejor, ayudándonos a sobrellevar las adversidades y salir a flote más rápidamente, e incluso fortalecidos. 
1.- Fortalecer las defensas orgánicas
Está demostrado mediante diversos estudios médicos y psicológicos que mantener una actitud optimista ayuda a fortalecer las defensas orgánicas, mejorar el sistema cardiovascular, aumentar la expectativa de vida, y hasta prevenir el ictus cerebral.

2.- El optimismo siempre es posible
“Una actitud firme de alegría y esperanza en mucho contribuye a mantener un buen tono mental, temple de ánimo y vigor, y fortaleza física” manifiesta el psicólogo Bernabé Tierno, fundador del Club Optimista Vital.

3.- Todo tiene su lado bueno
Según la psicóloga Caroline A. Miller “cuando perdemos algo, acostumbramos a reemplazarlo por otra cosa más trascendente. A quienes les han robado se consuelan al reconocer que su bien más preciado es la vida. Muchas divorciadas afirman que la tristeza y el miedo a la soledad iniciales dan paso a la satisfacción de ser autosuficientes”.

4.- El poder de la confianza
“Puede que no comprendamos que está sucediendo pero, si confiamos en nosotros mismos, en los demás y en que las cosas pueden mantenerse dentro del marco del orden e integridad, se dispone de un elemento estabilizador muy potente, que nos guía y protege intuitivamente”, señala el profesor de Medicina Jon Kabat-Zinn.

5.- Atraemos lo que pensamos
Según el experto en programación neurolingüística Michael Losier la manera cómo funciona la Ley de la Atracción es: “Con una actitud optimista es más fácil atraer hacia nuestras vidas todo cuanto se necesita saber, hacer y tener, para obtener más de lo que queremos y menos de lo que no deseamos. En consecuencia encontrará a su cliente, su trabajo, su relación y salud ideales, más dinero y todo lo que desee”.

6.- La alegría de superar la adversidad
El doctor Dietrich Grönemeyer, uno de los médicos más célebres en Alemania opina: “Con una actitud positiva no solo es más fácil afrontar los problemas graves  sino superar las dificultades, lo que nos produce un inmenso placer y alegría. Nuestros días están contados, por lo que cada momento es valioso y debemos disfrutarlo, sin apartar la vida del sufrimiento pues este forma parte de nuestra vida”.

7.- Vivir en positivo es más útil y eficaz
Para el genetista Matthieu Ricard “los optimistas son más realistas y pragmáticos que los pesimistas, se mantienen más serenos y se concentran atenta y selectivamente en los riesgos que les afectan de verdad y se reservan sus energías para afrontarlos, en vez de preocuparse inútil e ineficazmente por todo”

8.- ¿Hay algo tan terrible?
“La pregunta más constructiva para valorar un suceso adverso es ¿en qué medida lo que me ha pasado o podría pasarme me impide hacer algo valioso por mí o por los demás? Al responderla vemos que no hay nada tan terrible como parece y que lo mejor es aprovechar la vida haciendo algo positivo, pase lo que pase” manifiesta el psicólogo cognitivo Rafael Santandreu.

9.- La esperanza en acción
Según Luigi Anolli, profesor de psicología Cultural de la Universidad de Milán-Bicocca, el principal atributo del optimista es la esperanza “que le hace pensar que es responsable y protagonista de sus actos, comprometerse activamente a alcanzar los fines deseados y, además le ayuda a detectar, analizar y valorar las posibilidades y los medios que tiene a su disposición para alcanzar sus objetivos”.

10.- Sacando la energía que llevamos dentro
Para el psicólogo José Elías “el optimismo inteligente, no ingenuo, es una actitud ante la vida que puede cultivarse, ampliarse y aprenderse. Y entre otras cosas, se nutre de luchar por nuestros sueños, contra viento y marea. El estrés y la duda nos mantienen críticos, activos y llenos de vitalidad. Los momentos oscuros nos permiten descubrir nuestra fuerza y luz interior”.

¡¡Hasta pronto!!


Fuente: http://www.practicaespanol.com/