lunes, 31 de marzo de 2014

A LO NATURAL Y SENCILLO: Como proteger a los niños en tiempos de crisis

A LO NATURAL Y SENCILLO: Como proteger a los niños en tiempos de crisis:            La familia, como célula de la sociedad, aspira siempre mantener un ambiente de paz y armonía, como forma de lograr una calida...

Como proteger a los niños en tiempos de crisis


           La familia, como célula de la sociedad, aspira siempre mantener un ambiente de paz y armonía, como forma de lograr una calidad de vida que proporcione tranquilidad y comodidad a todos sus miembros. Y cada familia concentra este anhelo especialmente en sus niños, procurando que éstos tengan un desarrollo sano y adecuado para cuando les toque ser adultos, continúen con la preservación de la especie humana.
Lamentablemente la sociedad humana siempre ha tenido que encarar situaciones de crisis, de conflictos y de fuertes cambios en el transcurrir de los años. Guerra, pobreza, gobiernos dictatoriales, desastres naturales, enfermedades, etc., son muchas y diversas las causas que han dado origen a infinidad de crisis. Y ellas afectan muy seriamente a todos los miembros de la sociedad, sobre todo a los niños. Cómo protegerles? Esta es una de las mas angustiantes inquietudes que se vive en situaciones de crisis. Este el tema que encaramos en esta publicación. Veamos.
Los niños también se afectan con lo que afecta a sus padres. Si éstos están nerviosos, asustados, molestos o alterados, también lo estarán los niños.  Es por ello que es muy importante para los padres, y para todos los adultos en el hogar, mantener siempre una actitud de calma y cordura evitando al hablar, transmitir a los pequeños mensajes que les pueda afectar y asustar.
          No bajar la guardia es muy importante. “Los padres son los primeros amortiguadores de los impactos del mundo externo. Una de las cosas que los niños necesitan, que les da tranquilidad,  es que los padres los pueden proteger del mundo. Un niño de 4 – 5 años necesita sentir que su papá y su mamá son los mas poderosos”. Evitar que se sientan vulnerables, angustiados, porque si aparece la angustia aparecen las pesadillas, los trastornos de sueño, las peleas con otros niños, los problemas en la escuela... “Un niño cuando está muy angustiado no puede jugar, ni prestarle atención a las matemáticas porque está pensando en como va a vivir su familia”
            Hay que evitar, al máximo posible, actitudes violentas frente a los niños. Eso no solo los asusta, también les transmite una percepción errónea de cómo reaccionar y actuar ante conflictos o diferencias con otras personas.  No debe olvidarse que los niños son como “esponjas”, absorben y aprenden de sus padres, y de familiares cercanos, la manera como éstos actúan ante determinadas situaciones. Sus padres son sus modelos.
            Una herramienta fundamental, gratuita y fortificante, para mantener la armonia en casa: “A los hijos hay que darles explicaciones pero también, afecto; hacer entender al niño que es querido, que el amor sigue intacto, y protegerle el espacio vital en la familia”.
            Ignorar lo que pasa no evita lo que pasa.  Los niños se dan cuenta de lo que sucede a su alrededor. Ocultándoles como es la situación en que se vive, no impide que sufran las consecuencias de la misma. Hablar con los hijos, explicar lo que está pasando, es esencial. Pero, la información debe matizarse con prudencia. La realidad se ha poner siempre al alcance de la comprensión de los niños, evitando dramas excesivos. Hay que encontrar el punto adecuado para no sobrecargarlos. No es lo mismo los primeros cinco años de vida, en los que los niños tienen una relación mas complicada entre realidad y fantasía, que uno entre 9 y 12.
Es muy importante que el niño sienta seguridad y confianza porque sus padres están allí para protegerlo.
Algunas sugerencias de cómo tratarles en momentos de crisis:
1.    No hablar de violencia delante de ellos.
2.   Contarles cuentos sobre la paz, la amistad, la tolerancia y el amor. En internet  pueden conseguirse muchas publicaciones al respecto.
3.    Evitar emitir juicios de valor, a menos que sean en defensa de la justicia, la paz, el respeto y la tolerancia. Hay que modelar los valores y respetar las diferencias aunque no las entendamos.
4. Darles mucha seguridad de que se les protege y cuida, abrazándoles  y diciéndoles cuanto se les quiere.
5.    Invitarlos a dibujar, o jugar, con temas de su interés.
6.  En momentos críticos o de emergencias, abrazarlo y distraerle viendo hacia arriba (o hablar de algo reciente que les agradó), para interrumpir la alteración emocional. O si es mas grandecito, pedirle que borre de su mente la situación que lo asusta. Eso le calmará.
7.    Realizar con ellos actividades que los mantenga fuera de situaciones de crisis o caos.
La sociedades que aman y ayudan a sus hijos, contribuyen con la Cultura de Paz

Hasta pronto!!



Tomado de:
 lavanguardia.com, julio 2012 

mininogeniopadres.blogspot,com, febrero 2014

viernes, 28 de marzo de 2014

A LO NATURAL Y SENCILLO: Diez razones para ser optimistas cuando hay crisis...

A LO NATURAL Y SENCILLO: Diez razones para ser optimistas cuando hay crisis...: Pensar que todo irá bien y actuar con confianza cuando arrecian las dificultades no es una utopía sino la opción psicológicamente más e...

Diez razones para ser optimistas cuando hay crisis


Pensar que todo irá bien y actuar con confianza cuando arrecian las dificultades no es una utopía sino la opción psicológicamente más eficaz y rentable, porque nuestro cuerpo y mente funcionan mejor, ayudándonos a sobrellevar las adversidades y a salir a flote más rápidamente, e incluso fortalecidos.

1.- Fortalecer las defensas orgánicas. “Diversos estudios médicos y psicológicos han demostrado que mantener una actitud optimista ayuda a fortalecer las defensas orgánicas, mejorar el sistema cardiovascular, aumentar la expectativa de vida e, incluso,  prevenir el ictus cerebral”, explica el doctor Santiago de la Rosa,  médico especializado en Medicina Biológico-Naturista.
2.- El optimismo siempre es posible. “Abundan las circunstancias desalentadoras, pero nada ni nadie podrá impedirnos la elección personal de manifestar comportamientos alegres. Una actitud firme de alegría y de esperanza contribuirá más que nada a mantener un buen tono mental, temple de ánimo y vigor y fortaleza psíquica”, según el psicólogo Bernabé Tierno, fundador del Club Optimista Vital.
3.- Todo tiene su lado bueno. “Cuando perdemos algo, acostumbramos a reemplazarlo por otra cosa más trascendente. Las personas a las que han robado suelen descubrir que su bien más preciado es su vida y muestran una apreciación renovada por las pequeñas cosas. Muchas divorciadas afirman que la tristeza y el miedo a la soledad iniciales dan paso a la satisfacción de ser autosuficientes”, según la psicóloga Caroline A. Miller.
4.- El poder de la confianza. “Puede que no comprendamos qué está sucediendo, pero si confiamos en nosotros mismos, en los demás y en que las cosas pueden desplegarse en un marco fiable que encarna el orden y la integridad, encontramos un elemento estabilizador muy potente, que nos guía y protege intuitivamente”, señala el profesor de Medicina Jon Kabat-Zinn.
5.- Atraemos lo que pensamos. ¿Ha notado que en ocasiones lo que necesita ocurre de pronto o a partir de una llamada telefónica inesperada?  Según el experto en programación neurolingüística Michael Losier, son evidencias de cómo funciona la Ley de la Atracción. 
Que explica de la siguiente manera: "Con una actitud optimista atraerá a su vida todo cuando necesite hacer, saber o tener, para obtener más de lo que quiere y menos de lo que no desea. En consecuencia encontrará a su cliente, trabajo, relación y salud ideales, más dinero y todo lo que desee”. Losier también señala que este fenómeno "se basa en leyes psicológicas y físicas".
6.- La alegría de superar la adversidad. “Con una actitud positiva no sólo es más fácil afrontar los problemas graves, sino superar las dificultades, que nos producirá placer y alegría”, señala el  autor de ‘Vive con corazón y Alma’, quien recuerda que nuestros días están contados, por lo que cada momento es valioso y deberíamos disfrutarlo, sin apartar la vida del sufrimiento porque forma parte de nuestra vida, concluye el doctor Dietrich Grönemeyer, uno de los médicos más célebres de Alemania. 
7.-  Vivir en positivo es más útil y eficaz. Para el genetista Matthieu Ricard, “los optimistas son más realistas y pragmáticos que los pesimistas, se mantienen más serenos y se concentran atenta y selectivamente en los riesgos que les afectan de verdad y reservan sus energías para afrontarlos, en vez de preocuparse inútil e ineficazmente por todo”. 
8.- ¿Hay algo ‘tan terrible’?. Según el psicólogo cognitivo Rafael Santandreu “nos topamos a diario con numerosas frustraciones y adversidades, pero la gran mayoría no son realmente relevantes ni tienen poder para amargarnos, a menos que se lo concedamos”.
"La pregunta más constructiva para valorar un suceso adverso es ¿en qué medida lo que me ha pasado o podría pasarme me impide hacer algo valioso por mi o por los demás? Al responderla vemos que no hay nada tan terrible como parece y que lo mejor es aprovechar la vida haciendo algo positivo, pase lo que pase”, señala el autor de ‘El arte de no amargarse la vida’.

9.- La esperanza en acción. Según Luigi Anolli, profesor de Psicología Cultural en la Universidad de Milán-Bicocca (Italia), el principal atributo del optimista es la esperanza, "que le hace pensar que es responsable y protagonista de sus actos, comprometerse activamente a alcanzar los fines deseados y, además, le ayuda a detectar, analizar y valorar las posibilidades y los medios que tiene a su disposición para alcanzar sus objetivos".

10.- Sacando la energía que llevamos dentro. En su libro 'Guía práctica de Risoterapia', el psicólogo José Elías indica que “el estrés y la duda nos mantienen críticos, activos y llenos de vitalidad. Una vida tranquila es un bonito sueño, pero acaba causando desdicha. Los momentos oscuros nos permiten descubrir nuestra fuerza y luz interior. Ante ellos,  hay que hacer lo posible para brillar: leer libros alentadores, meditar, hablar con un referente espiritual”.
Para este psicólogo, "el optimismo inteligente, no ingenuo, es una actitud ante la vida que puede cultivarse, ampliarse y aprenderse, como otras habilidades y, entre otras cosas, se nutre de luchar por nuestros sus sueños, contra viento y marea", algo en lo que coinciden la mayoría de los expertos citados. 
Para estos momentos de crisis intensas en que vivimos, deseamos que este artículo que estamos compartiendo sea de gran ayuda, y lo disfrute como una buena taza de chocolate calientito en una noche de mucho frío.
Hasta pronto!!

Omar R. Goncebat.  E F E- REPORTAJES/PracticaEspañol

miércoles, 26 de marzo de 2014

A LO NATURAL Y SENCILLO: La IRA

A LO NATURAL Y SENCILLO: La IRA: “No os entreguéis por demasiado a la ira, una ira prolongada engendra odio”  Ovidio.               La ira es una emoción humana, es un...

La IRA

“No os entreguéis por demasiado a la ira, una ira prolongada engendra odio”  Ovidio.

              La ira es una emoción humana, es una reacción de irritación y rabia causado por la indignación de sentir vulnerados nuestros derechos. Se produce por la frustación de no alcanzar algún objetivo o necesidad. Otras causas posibles son las situaciones en que somos heridos o engañados.
Es una respuesta natural y adaptativa ante las amenazas, inspira emociones y comportamientos poderosos, y a menudo agresivos, que nos permiten luchar y defendernos cuando somos atacados. Cierta cantidad de ira es necesaria para nuestra supervivencia. Pero no podemos emprenderla a golpes con cada persona u objeto que nos moleste. Leyes, normas sociales, y sentido común ponen límites al alcance de nuestra ira.
Los efectos físicos de la ira incluyen aumento del ritmo cardíaco, presión sanguínea y niveles de  adrenalina y noradrenalina. Algunos la ven como parte de la respuesta cerebral de atacar o huir de una amenaza o daño percibidos. Se vuelve el sentimiento predominante en el comportamiento, cognitivamente y fisiológicamente, cuando una persona toma la decisión consciente de actuar para detener inmediatamente el comportamiento amenazante de otra fuerza externa. Lamentablemente puede tener muchas consecuencias físicas y mentales negativas.
Expresar la ira
       La gente utiliza una gran variedad de procesos conscientes e inconscientes para ocuparse de sus sensaciones de ira. Los tres principales son: expresarla, suprimirla y calmarse. Expresar los sentimientos de enfado de un modo asertivo, no agresivo, es la manera más sana. Para hacer esto, primero se debe tener claro cuáles son las necesidades reales, y cómo satisfacerlas sin dañar a otros. El ser asertivo no significa arremeter contra los demás o exigir; significa ser respetuoso con uno mismo y los demás.
Otro modo de afrontar la ira consiste en suprimirla para luego transformarla o redirigirla. Esto sucede cuando se reprime la rabia, se deja de pensar en ella y nos centramos en algo positivo que hacer. El objetivo es inhibir o suprimir la ira y convertirla en un comportamiento más constructivo. El peligro con este tipo de respuesta es que al inhibir la expresión exterior de la ira, puede volverse hacia el interior, hacia uno mismo, provocando hipertensión o depresión. 
La ira no expresada puede crear otros problemas. Por ejemplo, puede dar lugar a expresiones patológicas de ira tales como comportamiento pasivo-agresivo (vengarse indirectamente, sin decir claramente el motivo, en vez de enfrentarse directamente a la persona), o adoptar una actitud cínica y hostil permanente.
Las personas que están constantemente rebajando a otras, criticando todo, y haciendo comentarios cínicos no ha aprendido cómo expresar su enfado de un modo constructivo. No es extraño que estas personas no suelan tener mucho éxito en sus relaciones.
Otra estrategia consiste en calmarse. Esto significa no sólo controlar el comportamiento exterior, también controlar las respuestas internas, tomando medidas para bajar el ritmo cardíaco, tranquilizarte, y dejar que la ira vaya pasando.
El objetivo al manejar la ira consiste en reducir tanto las emociones como la activación fisiológica que provoca. Tal vez no se puede evitar las cosas o librarse de las personas que desencadenan la ira, ni tampoco se pueden cambiar, pero sí puede aprender a controlar sus propias reacciones.
Pero que pasa cuando esta forma de expresión se vuelve la UNICA forma de actuar ante situaciones de estres? 
Ante esta situación se puede seguir un ejercicio sencillo para primero ver si esto se esta volviendo un problema y cuales pasos se pueden dar  para controlarlo:
1.   Apunte en una hoja las situaciones en que ha perdido el control. Vea en estas situaciones que sintió o pensó en ese momento. Trate de ver si hay un patrón, por ejemplo: me enojé 5 ocasiones en esta semana, todas fueron con diferentes personas pero en todas me senti atacado. 
2.      Si hay un patrón, vea que tan realista es la sensación que sintió. Todos me atacaron?  O en realidad solo lo interpreté así y, solo fueron duros o me decían las cosas por mi bien pero sin afán de atacarme? 
3.    Desafíe a sus pensamientos. Si cree que lo están atacando, dude un poco de esto, vea que otra buena razón puede tener esa persona para actuar así. Busque una explicación alterna. Tal vez no es un ataque, tal vez se comporta así con todos los demás y no fué su intencion hacerme sentir atacado. 
4.      Apunte estas explicaciones alternas, tráigalas a la mano y úselas en su favor.  “Siento que voy a enojarme pero debo detenerme un momento y pensar en mis explicaciones alternas”. 
5.   Vea como poco a poco el reflejo del enojo va disminuyendo, compruebe que hay formas alternas de obtener respuestas y no solo enojarse.
Habrá ocasiones en que será necesario expresar el enojo y eso está bien, pues hay gente que solo reacciona al vernos enojados. Pero tambien debe tenerse en cuenta que en la mayoria de las veces, la gente no necesita vernos enojados para reaccionar positivamente ante lo que pedimos o queremos. 
Si piensa que su ira está realmente fuera de control, si está teniendo un impacto negativo en sus relaciones y en áreas importantes de su vida, puede necesitar ayuda profesional para manejar mejor estas situaciones El psicólogo puede trabajar con Ud. para desarrollar una serie de técnicas para cambiar su pensamiento y comportamiento por otros más constructivos.

Hasta pronto!!



martes, 25 de marzo de 2014

Que es la SOLIDARIDAD?

La solidaridad no es dar por lo que dirán, sino dar lo que se puede a los demás. A veces no son cosas materiales sino mas bien espirituales, es decir, se trata de ayudar a las personas en lo que necesiten. Por ejemplo, puede ser un consejo que a lo mejor puede cambiar la vida de la persona que lo recibe.
El término de solidaridad se utiliza para determinar a la acción de compañerismo desinteresada y generosa hacia otro ser. Es decir que solidaridad es la acción de una persona, o un grupo, que ofrece ayuda hacia otra persona o institución para poder cumplir un propósito u objetivo. 
Esta persona solidaria se une de alguna forma al propósito de la institución, por lo que además de aportar su ayuda o unión a la defensa de esta causa, también implica aceptar el compromiso que puede conllevar el unirse a ella.
Es un tipo de ayuda que se da sin pedir ninguna recompensa o pago por el hecho. Su única finalidad es dar soporte al ser humano en estado de necesidad.  Es decir, es una ayuda totalmente desinteresada que se da a alguien con el fin de alcanzar un propósito justo y necesario. Es por esto que la solidaridad no debe hacer diferencia en la raza, religión, ni nacionalidad de las personas.
Ser solidario es en esencia ser desinteresado, pues es ayudar a alguien sin recibir nada a cambio y sin que nadie se entere La solidaridad se mueve sólo por la convicción de justicia e igualdad. Lamentablemente, el uso del término ha quedado desvirtuado en diversas situaciones,  ante el abuso del discurso político y del denominado marketing solidario.

 Filosofía de la solidaridad
Fue la teología cristiana quien lo adoptó por primera vez al referirse a la sociedad de todos los seres humanos, iguales entre sí por ser hijos de Dios y unidos en los vínculos de una sociedad. La primera comunidad cristiana se basaba en este concepto y en ella la fraternidad era fundamental, impulsándolos a buscar el bien de todos los que formaban parte del grupo.
Desde el punto de vista filosófico de la concepción cristiana de sociedad, la solidaridad es la forma en la que debe organizarse política y socialmente un grupo, donde el fin principal es el bienestar de todos y cada uno de los individuos que lo conforman. Es el elemento fundamental para conseguir un desarrollo de la doctrina social sana, y debe ocupar siempre un espacio especial.
Por su parte, la ciencia del Derecho utiliza este término para referirse a un individuo enmarcado en un grupo jurídicamente homogéneo, con bienes y derechos unívocos. En este caso la solidaridad incluye una alta responsabilidad de cada individuo con respecto al todo. El Derecho considera que la solidaridad también es fundamental para que una sociedad pueda progresar, pues es el modo en el que derechos y obligaciones se equilibran y se encuentra la armonía.
Hoy en día, a su vez, el término ha cobrado una dimensión social globalista. La posibilidad de comprender lo que ocurre en todos los rincones del planeta y las relaciones entre los diferentes países, ha llevado a crear una conciencia social colectiva donde las personas solidarias son aquellas que luchan contra las injusticias sociales en cualquier aspecto (la pobreza, el hambre, la discriminación sexual, etc) en pos de un mundo más unido y pacífico.
Pero es necesario aclarar que la solidaridad hoy en día no está comprendida como un término religioso, sino que tiene que ver con la naturaleza misma de la especie humana porque en él se refleja la concepción de vida social, de hermandad y el sentido de comunidad. La solidaridad no es un accionar reservado a los virtuosos, es una tarea para todos los seres humanos en cualquiera sea la sociedad que habiten.
Para que este término se haga real es estrictamente necesario que existan tres componentes: a) la compasión, necesaria para acercarse a la realidad humana y social, y empatizar con los dolores y carencias de los otros, b) el reconocimiento de la dignidad humana en los otros con lo que la compasión adquiere un tinte solidario, y c) la universalidad de la vida en sociedad.
Hasta pronto!!






            

lunes, 24 de marzo de 2014

Hablemos de EMPATIA

El término empatía proviene del griego empatheia, que significa algo parecido a “sentir dentro”, implica percibir lo que otro siente dentro de sí. Los sentimientos no suelen expresarse verbalmente, se manifiestan mas bien a través del tono de voz, los gestos, miradas, etc.  Y la clave de la empatía radica en la destreza para interpretar el lenguaje corporal.
Otra forma de definir lo que es empatía es simpatizar, sentir en común. Es la capacidad de alguien para vivenciar la manera como siente otra persona y de compartir sus sentimientos. Es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar y responder correctamente a sus reacciones emocionales.
Las personas empáticas son aquellas capaces de escuchar a los demás y erntender sus problemas y motivaciones, que se anticipan a las necesidades de los demás y saben aprovechar las oportunidades que les ofrecen otras personas. Gracias a esto pueden reconducir o resolver conflictos que siempre aparecen en las interacciones humanas
Muchas personas empáticas son líderes naturales que saben interpretar y expresar los sentimientos colectivos latentes, y guiar al grupo hacia el logro de sus objetivos. En general, son el tipo de personas con quienes a los demás les gusta estar porque siempre hacen aportes constructivos, y transmiten buen humor y sentido positivo.

Se puede ser mas empático?

La empatía está presente en todas las personas, casi nunca en el mismo grado de capacidad. Pero es una cualidad y habilidad social que puede desarrollarse y potenciarse.
La capacidad para desarrollarla comienza a manifestarse desde la infancia. Y se desarrollará mas fácilmente en aquellas personas cuyas necesidades afectivas y emocionales han sido cubiertas desde los primeros años de su vida.
De hecho, son los padres quienes deben cubrir las necesidades afectivas de los hijos y enseñarles no solo a expresar los propios sentimientos, sino también a descubrir y comprender los de los demás. De ahí la importancia de una buena comunicación emocional en la familia desde el principio.
Sin embargo, las habilidades empáticas también  se pueden potenciar y desarrollar. Siguiendo estos tips se puede adquirir mejores actitudes:
1.    Escuchar con la mente abierta y sin prejuicios.  Ser respetuoso con los demás.
2.    Prestar atención y mostrar interés por lo que nos están contando, ya que no es suficiente con saber lo que el otro siente, tenemos que demostrárselo!
3.    No interrumpir mientras nos están hablando y evitar convertirnos en expertos que se dedican a dar consejos, en lugar de sentir lo que el otro siente.
4.    Aprender a descubrir, reconocer y recompensar las cualidades y logros de los demás.  Esto va a contribuir no solamente a fomentar sus capacidades, sino que descubrirán también nuestra preocupación e interés por ellos.
5.    Cuando tengamos que dar nuestra opinión sobre lo que nos están contando, es muy importante hacerlo de forma constructiva, ser sinceros y procurar no herir con nuestros comentarios.
6.    Tener buena predisposición para aceptar las diferencias que hay con los demás, ser tolerantes y pacientes con los que nos rodean y con nosotros mismos.
Si los lleva a cabo, logrará tener la empatía para entender los pensamientos y emociones ajenas, sabrá ponerse en el lugar de los demás, captar los mensajes verbales y no verbales, y compartir sus sentimientos. Todo ello se le retribuirá de manera agradable. Inténtelo!

Hasta pronto!!


martes, 18 de marzo de 2014

La meditación es muy efectiva contra la Depresión

Meditar puede resultar tan efectivo o más que medicarse para hacer frente a la depresión, según un estudio realizado por la Universidad de Exeter (Reino Unido).
El estudio se ha basado en técnicas de meditación budista y su resultado es un tratamiento bautizado como "terapia cognitiva basada en la plena consciencia" (MBCT por sus siglas en inglés), que propone una alternativa natural a los antidepresivos químicos.
La meditación propone a los pacientes centrarse en su existencia presente, en vez de obsesionarse con el pasado y el futuro, afirmó el profesor Willem Kuyken, director del estudio, publicado en la revista "Journal of Consulting and Clinical Psychology".
Kuyken, que trabaja en el Centro de Trastornos de la Conducta de la Universidad de Exeter, explicó que se escogió a dos grupos de personas con un largo historial depresivo, a uno de los cuales se trató con los medicamentos habituales y al otro con la terapia zen.
Ambos tratamientos se prolongaron durante ocho semanas, tras las cuales se dejó pasar un periodo de 15 meses al término del cual se constató que un 60% de quienes se trataron con antidepresivos habían recaído, frente a un 47% de recaídas entre quienes habían meditado.
El profesor Kuyken señaló que los antidepresivos "funcionan mientras se toman y son muy eficaces a la hora de reducir los síntomas de la depresión", pero añadió que "cuando la gente deja de tomarlos se es extremadamente vulnerable a una eventual recaída".
"La terapia MBCT propone un enfoque diferente; enseña a la gente habilidades prácticas. Lo que hemos demostrado con este estudio es que, cuando los pacientes se esfuerzan, estas habilidades de meditación les ayudan a mantenerse en buenas condiciones", aseguró.
Para Kuyken, se trata "de una opción viable para buena parte de las personas con esta enfermedad" y abre una vía mucho menos costosa para los servicios sanitarios, que podrían rebajar su factura farmacéutica y podrían tratar a más pacientes a la vez.
El estudio ofrece el testimonio de Di Cowan, un profesor de matemáticas de 53 años que tomó antidepresivos durante 15 años antes de unirse al grupo de meditación objeto del estudio.
Cowan explica que practica técnicas de meditación cuatro o cinco días a la semana, que le han ayudado "inmensamente".
"Me han procurado la capacidad para levantarme frente a cosas que antes me habrían derribado, pensar en cómo superarlas y obtener una solución para seguir adelante", indicó este paciente.
Hasta pronto!!

Tomado de Asociación Respira Vida Breathworks, marzo 2014

lunes, 17 de marzo de 2014

Tinnitus, zumbidos en los oidos

El tinnitus, o acúfenos, se refiere al “zumbido en los oídos” cuando no hay ningún otro ruido presente. Además de un zumbido, el tinnitus también puede sonar como un seseo, ronquido, latido, silbido, repique, chirrido o chasquido.
El tinnitus puede ocurrir en un solo oído o en ambos. A continuación, se incluyen algunas preguntas frecuentes sobre el tinnitus:
Es el tinnitus un problema común?
Sí. Casi todo el mundo, en un momento u otro, ha experimentado periodos de zumbido leve u otros sonidos en el oído. Algunas personas, sufren tipos más molestos y constantes de tinnitus. Una tercera parte de todos los adultos experimenta tinnitus en algún momento de su vida. Entre el 10% y el 15% de los adultos tiene tinnitus prolongado que precisa una evaluación médica. Con frecuencia, se desconoce la causa precisa del tinnitus. Una cosa es segura: el tinnitus no es imaginario.
Es el tinnitus una enfermedad?
No. Al igual que la fiebre o el dolor de cabeza, se da con muchas enfermedades diferentes, el tinnitus es un síntoma común de muchos problemas. Si la persona tiene tinnitus, lo más probable es que nunca se descubra su causa.
Qué causa el tinnitus?
Las condiciones que pueden causar tinnitus incluyen:
·         Pérdida de audición
·         Enfermedad de Ménière (crisis de vértigos por lesiones en el oido interno)
·         Exposición a ruidos fuertes
·         Migrañas
·         Lesiones en la cabeza
·         Drogas o medicamentos dañinos a la audición
·         Anemia
·         Hipertensión
·         Tensión
·         Exceso de cerumen en el oido
·         Ciertos tipos de tumores
·         Consumo excesivo de café
·         Fumar cigarrillos

Por qué es el tinnitus peor de noche?
Durante el día, las distracciones de las actividades cotidianas y los sonidos que nos rodean hacen que el tinnitus se note menos. Cuando nos rodea el silencio, el tinnitus parece más alto y molesto. La fatiga y la tensión pueden también empeorar el tinnitus.
Cómo se diagnostican las causas del tinnitus?
El tinnitus es síntoma de un problema. Lo primero que se debe hacer es hallar la causa primaria. Se debe hacer un reconocimiento médico en el que se preste atención especial a las condiciones asociadas con el tinnitus. También se debe hacer una evaluación completa con un audiólogo para determinar si es la pérdida de audición lo que está causando el tinnitus.
Debo consultar a un audiólogo?
Es necesario que un audiólogo debidamente certificado le haga un reconocimiento para ver si hay pérdida de audición presente. Dado que el tinnitus puede estar asociado con diversas condiciones relacionadas con la audición, la evaluación audiológica puede proporcionar información sobre su causa y las opciones de tratamiento para el paciente
Puede medirse en realidad el tinnitus?
No se puede medir el tinnitus directamente. El audiólogo depende de la información proporcionada por el paciente al describir el tinnitus. Le hará preguntas como:
·         En qué oído lo siente? En el derecho… el izquierdo… ambos?
·         Es constante el zumbido?
·         Lo nota más a ciertas horas del día o de la noche?
·         Puede describir el sonido o el zumbido?
·         Tiene un tono determinado el sonido? Es un tono agudo… grave?
·         Qué volumen tiene el sonido? Le parece alto o bajo?
·         Cambia de tono o volumen el sonido con el transcurso del tiempo?
·    Nota algo que le empeore el tinnitus, como consumir bebidas con  cafeína, tomar ciertos medicamentos o estar expuesto al ruido?
·         Le afecta el sueño, el trabajo, la concentración?
·         Cuanto le molesta? Es extremadamente molesto o ligeramente molesto?
      Al comentar las respuestas a estas preguntas, el audiólogo le puede proporcionar información para entender mejor el tinnitus.Puede ser un gran alivio tener más información sobre las causas del tinnitus. Cuando se entiende mejor la causa posible, con frecuencia se reduce la tensión (que puede empeorar el tinnitus). El paciente puede “tomar control” de la situación al prever, prevenir y cambiar las situaciones que empeoran el tinnitus.
Cuál es el tratamiento para el tinnitus?
El tratamiento más eficaz para el tinnitus es la eliminación de la causa primaria. En algunos casos, el tinnitus puede ser un síntoma de una condición médica tratable. Desafortunadamente, en muchos casos es imposible determinar la causa del tinnitus, o no es posible el tratamiento médico o quirúrgico. En estos casos, aún se lo puede controlar mediante otros métodos. Asegúrese de hablar con el médico sobre las opciones de tratamiento médico antes de considerar otros métodos para controlar el tinnitus.
Los métodos para controlar el tinnitus incluyen:
•     Auxiliares auditivos
•     Biorretroalimentación
•     Hipnosis
•     Estímulo eléctrico
•     Terapia de relajamiento
•     Asesoramiento
•     Terapia de habituación
•     Máscaras para  el tinnitus
•     Máquinas de sonido
Los audiólogos y los otorrinolaringólogos (médicos especializados en oído, nariz y garganta, también comúnmente conocidos como “otorrinos”) colaboran rutinariamente en la identificación de las causas del tinnitus y proporcionan tratamiento y control de la condición. El tratamiento que le sienta a una persona puede no ser apropiado para otra.
La Asociación Americana del Tinnitus (ATA-American Tinnitus Association) tiene información sobre diversas opciones de tratamiento (www.ata.org).
Puede un auxiliar auditivo ayudar con el tinnitus?
Si tiene pérdida de audición, lo mas probable es que un auxiliar auditivo le ayude tanto a aliviar el tinnitus como oir mejor.  El audiólogo certificado puede ayudarle con la selección, el ajuste y la compra del auxiliar auditivo  que sea mas apropiado para usted. El audiólogo también le ayudará a sacarle el mejor partido posible al auxiliar auditivo.
Qué es una máscara para el tinnitus?
Las máscaras para el tinnitus parecen auxiliares auditivos y producen sonidos que “ocultan” o encubren el tinnitus. Los sonidos encubridores actúan como distracción y son por lo general más tolerables que el tinnitus. Las características del tinnitus (tono, volumen, ubicación, etc.) que usted le describa al audiólogo determinarán qué tipo de sonido encubridor le podría proporcionar alivio. Si tiene pérdida de audición, además de tinnitus, la máscara y el auxiliar auditivo pueden operar juntos como un solo instrumento.
Las máscaras, como todos los demás tratamientos para el tinnitus, son de utilidad para algunas personas, no todas. Al igual que con el auxiliar auditivo, una evaluación minuciosa efectuada por el audiólogo ayudaría a determinar si la máscara para el tinnitus le podrá ayudar
Existen otros aparatos que pueden ayudar?
Las máquinas de sonido que proporcionan un fondo constante de ruido reconfortante pueden ser útiles de noche o en un entorno silencioso. Las peceras, los ventiladores, la música a bajo volumen y las fuentes de agua para interiores también ayudan. Existe incluso una aplicación para los reproductores de medios portátiles (reproductores iPod y MP3) que ofrece una variedad de sonidos encubridores que podrían reducir la irritación del tinnitus.
Sería buena idea unirme a un grupo de apoyo?
El tinnitus puede causar mucha tensión, porque es difícil de describir, predecir y controlar. Muchas comunidades tienen grupos de autoayuda, en los que se comparte información y estrategias para vivir con el tinnitus.El grupo de apoyo con frecuencia fomenta sentimientos de esperanza y control. Los miembros del grupo comparten estrategias que les han sido de utilidad para vivir con el tinnitus. Puede ser de gran ayuda saber que no se tiene una enfermedad rara o un trastorno cerebral grave, o que no se está quedando sordo. La persona con tinnitus por lo general descubre que, con apoyo, el tinnitus es más llevadero. El audiólogo le puede poner en comunicación con un grupo de ayuda en su zona.

Hasta pronto!!

Tomado de American Speech – Language – Hearing Association (asha.org), marzo 2014