martes, 11 de noviembre de 2014

Mal de Chagas. el Asesino Silencioso

        La chinche (en algunos lugares le llaman vinchuca y en otros chipo) pica a sus víctimas cuando duermen, les chupa la sangre y defeca sobre su piel. Las víctimas, sin saberlo, se frotan y los excrementos penetran en la piel, entrando con ellos el protozoo que causa la enfermedad.
         Esta especie de cucaracha habita en las casas de zonas rurales tropicales, con techos de paja o ramas y paredes de barro. Así, el principal método para combatirla es la fumigación.
        Empezó siendo una enfermedad de la zona rural y tropical de la Argentina y Brasil, pero se ha extendido por toda la región. Se trata del Mal de Chagas, una enfermedad incurable y uno de los principales trastornos endémicos en Argentina.
       El Mal de Chagas tiene fama entre los científicos de ser un “asesino silencioso” ya que puede estar presente en el torrente sanguíneo de las personas durante un máximo de dos décadas antes de causar el colapso de los órganos.
         El parásito también se difunde mediante transfusiones de sangre, y miles de personas, sin diagnóstico, que han emigrado a otros paises propagaron la enfermedad por todo el mundo.
      La presidenta de la Asociación de Lucha contra el Mal de Chagas, Catalina Antico Penna, cuenta que tuvieron el llamado de un argentino que vive en Australia desde hace más de 40 años. “No sabían lo que podía tener. Charlando llegaron a la conclusión que podía ser Chagas. Nos llamaron, le preguntamos si había donado sangre y nos respondió que sí”.
        La fase inicial de esta enfermedadd tropical casi no presenta síntomas y puede durar varias semanas o meses enteros, según los Centros para el Control y prevención de Enfermedades. Si un paciente presenta síntomas, pueden ser fácilmente confundidos con otra enfermedad.
       “Normalmente las personas no se sienten enfermas”, cuenta Melissa Nolan García citada por Daily Mail, investigadora asociada en el Baylor College en Houston, y autora principal de dos estudios publicados sobre el Mal de Chagas, “por lo que no buscan atención médica, pero por último esta enfermedad termina causando serios problemas cardíacos en un 30% de las personas infectadas”.
       Los síntomas descritos por el paciente pueden incluir fiebre, fatiga, dolores en el cuerpo, dolor de cabeza, pérdida de apetito, diarrea y vómitos. Los signos en la exploración física pueden incluir agrandamiento leve del hígado o del bazo, inflamación de los ganglios e inflamación local donde el parásito entró en el cuerpo.
        La segunda fase, o la fase crónica de la enfermedad, es mortal. Los enfermos pueden presentar complicaciones cardíacas, incluido agrandamiento del corazón (cardiomiopatía), insuficiencia cardíaca, alteración del ritmo cardíaco o paro cardíaco (muerte súbita), así como complicaciones intestinales, o esófago agrandado (megaesófago), etc.
        Hoy, la Organización Mundial de la Salud la considera como una pandemia y estima que 100 millones de latinoamericanos están en riesgo de contraer este mortífero mal y al año mueren 50,000 personas a causa de esta enfermedad
       La enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana) es causada por el Trypanosoma Cruzi, un parásito relacionado con una versión africana que causa la enfermedad del sueño. Es endémica en México, América Central y América del Sur, donde se estima que unos ocho millones de personas la padecen (se cree que en Argentina hay 6 millones), la mayoría de los cuales no sabe que están infectadas.
       En julio, los Centros para el Control de Enfermedades estimaban que 300,000 personas en EE. UU. (mayoritariamente en Texas) estaban infectadas. Pero ahora esta cifra podría acercarse a 400,000.
       Pero aun cuando esta mortal enfermedad se diagnostique a tiempo, no hay tratamientos viables autorizados. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. no ha aprobado  todavía dos medicamentos , el nifurtimox y el benzodinazol, que se utilizan hoy día para tratar esta enfermedad porque conllevan riesgos de daños al sistema nervioso, náuseas y pérdida de peso, según ha comunicado la Administración.

        Hasta pronto!!


Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad