viernes, 13 de junio de 2014

La maravilla del Exoesqueleto

      Habrá miles de patadas al balón en las canchas brasileñas hasta que se conozca cual es el pais ganador de la Copa Mudial de Futbol. Muchas de esas patadas serán cruciales, pues gracias a ellas se marcarán los goles que decidirán el resultado  en cada juego que se realice. Pero en la ceremonia inaugural hubo una patada de gran significación para la ciencia médica. Lamentablemente no fue mostrada al público asistente ni televidente en el preciso momento en que ocurrió. Una verdadera lástima!!
      Lo extraordinario es que quien dio esa patada inaugural fue un joven brasileño, paralizado de la cintura hacia abajo. Para hacerlo, usó como equipo una maravilla tecnológica  en avanzado  desarrollo, un exoesqueleto controlado por su cerebro con el que puede pararse, andar unos pocos pasos, y hasta patear una pelota!
      Ese acto en la ceremonia inaugural, es la culminación de un proceso de investigación de 30 años en el que han participado 156 investigadores científicos  de distintas naciones, y que ha sido liderizado por Michael Nicolelis de Duke University. Ocho pacientes, hombres y mujeres, con edades comprendidas entre los 20 y 40 años se han estado entrenando por varios meses para usar el exoesqueleto. La patada inaugural en la Copa Mundial quedará como un hito importante de un proyecto, que aún le queda mucho por avanzar, y en el que los científicos siguen buscando como hacer que esta tecnología sea una gran ayuda para muchas personas en el mundo.
      El equipo es controlado por el cerebro del usuario. Cuando movemos las manos o damos algunos pasos, nuestros cerebros envían señales que se desplazan por caminos nerviosos específicos. Para caminar con el exoesqueleto, el usuario lleva una gorra ajustada a su cráneo, con electrodos muy sensibles que detectan los impulsos cerebrales generados cuando queremos movernos. Esos impulsos llegan a un computador ubicado en la espalda; este computador convierte esas señales en comandos que indican al exoesqueleto como moverse.
      Adicionalmente, el equipo suministra retroalimentación al cerebro. En cada pie del exoesqueleto se ha colocado un tejido de piel artificial, que controla minimotores que a cada paso transmiten su vibración a los brazos del usuario, dando así la sensación de sentir el piso por donde se camina.
      Nicolelis ha recorrido un largo camino para llegar a la famosa patada al balón que mencionamos al principio. Fue en 1984, cuando escribió su tesis doctoral sobre conexiones neurales y control muscular.  En los comienzos  de trabajos científicos con exoesqueletos en ingeniería robótica, le surgió en 2002 la idea de construir “el traje” que es hoy tema de este artículo. En abril 24 de este año fue cuando un usuario, con parálisis en las piernas, dio los primeros pasos  con el equipo.
      “En 2009, cuando ya Brasil estaba designado para organizar el torneo de la Copa Mundial , me pidieron sugerencias para mostrar a ese país en una forma diferente a como usualmente se le ve.. Fue cuando sugerí hacer una demostración científica para mostrar que Brasil invierte y tiene su potencial humano para hacer cosas mas allá del futbol”
      A pesar que no hubo la proyección  al público del momento de la patada, haya sido bueno o malo, se debe reconocer que la oportunidad del Mundial ha servido de trampolín para dar a conocer sobre este magnífico avance. Ahora somos muchos los que continuaremos haciendo el seguimiento a este proyecto.

      Hasta pronto!!


Fuente: Discovery Magazine, junio 2014