lunes, 9 de junio de 2014

LA ESPERANZA

Cada ser humano tiene grabado en lo mas profundo  de su mente el mensaje “Mientras hay vida, hay esperanza”.  Esto lleva a muchos a considerar como válido lo contrario, que cuando se pierden las esperanzas ya no vale la pena vivir.
Estemos o no de acuerdo con esta última sentencia, el caso es que la esperanza está presente en todos los seres humanos. Y que es la esperanza? Se puede definir como:
·         Estado de ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos.
·         Alegría.
·         Adhesión fervorosa que mueve a favorecer una causa o empeño.
·         Vínculo entre la intención y el comportamiento emprendedor.
Hay muchas otras formas de definirla, pero éstas son a nuestro criterio las mas conocidas.
Sin importar el grado de incertidumbre en que se viva, toda persona siempre tiene la expectativa que los hechos futuros le serán positivos. Eso le sirve como plataforma para actuar con entusiasmo, trabajar con entrega y alegría en la persecución de sus sueños, o de comenzar nuevamente cuando todo luce perdido.
Es que la esperanza le da sentido a la vida. Nos pone en marcha y da fuerzas para ir tras un ideal. En la práctica trabajamos para lograr un objetivo, alcanzar una meta o realizar un sueño, como consecuencia de una motivación continuamente renovada que nos ayuda a enfrentarnos a sucesos nuevos y desconocidos.
Según estudios del Dr. Albert Bandura, de Stanford University, el valor de la esperanza se basa en los juicios sobre la propia competencia para la acción y en el rol interactivo con los resultados estimados. Es un proceso que va determinando la tarea en las que se comprometen a trabajar los individuos.
Dicho en otras palabras, la esperanza conlleva a tener confianza en el presente y una expectativa firme en el futuro. Consiste en tener un deseo y en la firme creencia que se hará realidad, porque las expectativas del resultado influyen en la motivación y predicen la conducta.
Un ejemplo práctico es el caso de las expectativas de los estudiantes ante un examen de matemáticas. Aquellos seguros de sus habilidades en la materia esperan altas calificaciones en su examen. Por el contrario, aquellos que les falta la confianza y dudan de sus habilidades en matemáticas, prevén resultados pobres aún antes de comenzar el examen.
Eso que fue uno de los hallazgos del Dr. Bandura,  es la confirmación de lo que intuitivamente percibimos en la vida diaria:
Los individuos pueden desempeñar mejores roles emprendedores cuando ellos creen que poseen las habilidades necesarias para funcionar como tales.  Es decir, “mas de lo que soy, es lo que podré llegar a ser”
Veamos las cosas desde el otro lado, El pesimismo o la desesperanza  hacen que solo se vea el lado mas desfavorable de las cosas, y aunque por eso las cosas no se vuelvan peores, se pierde la inspiración y la entrega en las tareas que se ejecutan.
Pero he aquí lo hermoso de la vida y de la esperanza, cuando todo parece terminarse y el panorama es de lo más oscuro, cuando la vida parece haber perdido su significado y no hay más nada que hacer; cuando nos sentimos acorralados por fuerzas superiores a las nuestras, surge la esperanza como recurso final para encontrar un nuevo rumbo, levantar la frente y continuar hacia adelante y renovar los esfuerzos para cumplir con la misión asignada por la vida.
La esperanza nos inspira, además, a una vida de pureza y a la perseverancia…es decir a recuperar el equilibrio después de cada tropezón, o  levantarse después de cada caída.  Por eso debemos buscarla, crearla, apegarnos a ella y defenderla de quienes por haberla perdido intentan desacreditarla.
Y esto es válido, no solo para el individuo, sino también para los pueblos. Todos los principios se aplican de la misma forma.
 Es por eso que le decimos: aunque todo parezca destruirse, aunque parezca no haber camino para la conquista de una sociedad de justicia, por encima de todo, con fe y esperanza seguiremos construyendo ese camino de salvación, que solo el pueblo sabe construir. No te desanimes, llénate de esperanza y sigue hacia adelante.

Hasta pronto!!
Fuentes:
www.valores. humanet.co
www.claroipelao.blogspot.com
www.mariodehter.com