sábado, 10 de agosto de 2013

Hablemos de Osteoporósis




La osteoposrosis es una enfermedad crónica que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por presentar huesos con muy poca masa y gran deterioro del tejido, lo que ocasiona fragilidad ósea y alto riesgo de fracturas, que a su vez causan incapacitación y muertes prematuras, en especial a personas de tercera edad.  
Cada año ocurren en todo el mundo 1.66 millones de fracturas de cadera aproximadamente. Se estima que esta cifra se multiplicará por cuatro de aquí a 2050, a consecuencia del incremento poblacional de personas ancianas.
La proporción de fracturas entre hombres y mujeres varía. En los paises donde hay mas frecuencia de fracturas, las mujeres son afectadas tres o cuatro veces mas que los hombres.  En cambio en los paises con menor índice de fracturas, éstas afectan a hombres y mujeres en proporciones parecidas. En ambos sexos, el riesgo de fracturas en las vertebras y la cadera aumenta con la edad, mientras que el riesgo de  fracturas en la muñeca se estabiliza después de los 60.
En cuanto a fracturas en la cadera, la frecuencia es muy alta en mujeres caucásicas que viven en climas templados y es bastante baja para las mujeres africanas. La frecuencia de fracturas viene aumentando en paises en desarrollo y se ha estabilizado en paises desarrollados.

Como afectan la dieta, la actividad física y otros factores?

Se ha encontrado que un suministro adecuado de ciertos nutrientes, particularmente calcio y vitamuna D, reducen el riesgo de oesteoporósis en especial a personas mayores. Otros nutrientes importantes para la salud ósea son: zinc, cobre, manganeso, boro, vitaminaA, Vitamina K, Complejo de vitaminas B y potasio.
El Calcio es un mineral fundamental para la salud ósea en todas las etapas de la vida. Sin embargo, todavía es motivo de debate cual debe ser el consumo diario recomendable del mismo.
La Vitamina D se puede adquirir a través de ciertos alimentos. También la produce el organismo bajo la acción de la luz solar sobre la piel. La deficiencia de esta vitamina puede causar ablandamiento de los huesos. Esto conduce a raquitismo en los niños y osteomalacia en los adultos. A las personas mayores, aún con deficiencias menos severas, se les detecta pérdida de minerales en sus huesos y fracturas osteoporóticas.
Hay evidencias que muestran que con el consumo suficiente de vitamina D y calcio se reduce el riesgo de osteoporósis en personas de la tercera edad. En contraste, un bajo peso corporal y consumo elevado de alcohol incrementan el riego de sufrirla.

Puede prevenirse la osteoporósis?

El riesgo de osteoporósis en personas mayores puede reducirse suministrando mas calcio y vitamina D en su dieta. Pero estas medidas preventivas no deben ser aplicadas exactamente igual a todos los grupos sociales a través del mundo. Hay sub-grupos de alto riesgo que requieren mayor concentración en las dosis a suministrar. Se debe tomar en cuenta que los requerimientos de calcio varían según las regiones y culturas por sus diferentes hábitos alimenticios, estilos de vida y factores genéticos. 
Aún mas, también debe considerarse el efecto de la actividad física, de la exposición a la luz solar, asi como del consumo de otros componentes en la dieta diaria, antes de recomendar un incremento en el consumo de calcio. Cabe recordar lo dicho antes sobre la diferencia que existe en la frecuencia de fracturas en paises en desarrollo y paises ya desarrollados.
El consumo de calcio se logra a través de productos lácteos, pescado con espinas masticables, brócoli, legumbres y tofu.. Algo curioso: el consumo de calcio a través de productos lácteos es mas alto en paises desarrollados, y es allí precisamente donde hay mas fracturas de cadera. La posible explicación es el efecto negativo del gran consumo de proteinas animales en esos paises, que contrarestan el beneficio del consumo de calcio.
En el caso de vitamina D, en especial cuando hay limitaciones en exposición a la luz solar, se considera que la dieta debe proveer entre 5 a 10 mg diarios.
Otras medidas prudentes que ayudan en la prevención de esta enfermedad son:
·       Actividad física, en especial para fortalecer músculos, coordinación y equilibrio.
·       Reducir el consumo de sal
·       Aumentar el consumo de vegetales y frutas
·       Mantener un peso corporal saludable
·       No fumar
·       Limitar el consumo de alcohol



Texto tomado de recomendaciones de: “ WHO/FAO Diet, Nutrition and the prevention of chronic diseases recommendations”