lunes, 16 de mayo de 2016

¿Por que el hormigón resiste a la acción del agua?

Jardín del Edén en Kansas. Kohler Foundation
     Existen muchos materiales como los espaguetis y las esponjas que reabsorben agua después que están secos. Y podemos observar que pierden su rigidez y fortaleza  una vez rehumedecidos ¿Se imagina cómo sería conducir sobre un puente de hormigón empapado por la lluvia si pasara por el mismo proceso de la pasta alimenticia?  Pero ¿Alguna vez se preguntó si el hormigón reabsorbe o no agua una vez que se ha secado?
      Veamos cómo se elabora el hormigón (o concreto) y en que se transforma.
     El hormigón es un material de construcción que encontramos por todas partes. No se puede ir a muchos sitios sin verlo. La mayor parte del hormigón que vemos está en forma de aceras o edificios, pero hay también artistas que lo utilizan para construir estructuras de hormigón diferentes, como las que están en el Jardín del Edén en Kansas:
     El hormigón (o concreto como también  se le conoce) es la combinación de cemento y agregados tales como arena y / o grava que al agregarle agua forman un lodo con la consistencia de la masa espesa de un pastel. El tipo más común de hormigón está hecho con cemento Portland, que fue desarrollado en Gran Bretaña a mediados del siglo XVIII a partir de cementos naturales.
     El cemento Portland es una mezcla de compuestos que se forman al fundir piedra caliza y arcilla juntas, a temperaturas muy altas. ¿Cuáles son esos compuestos específicos que conforman el cemento Portland? Este contiene silicato tricálcico, silicato dicálcico, aluminato tricálcico, aluminoferrita tetracálcica y yeso.
    Cuando se añade agua a la mezcla de cemento con los agregados, se producen diversas reacciones químicas los cuales dan origen a una fuerte estructura que une a todos los materiales. Cuando estas reacciones químicas están en marcha, lo más apropiado es considerar que el hormigón está curándose y no desecándose. ¿Qué es exactamente lo que está pasando en el hormigón?
     Cuando se añade agua a la mezcla, cada uno de los compuestos se hidrata. Y son los silicatos de calcio hidratados los que contribuyen a la  resistencia. El slicato tricálcico hidratado es responsable de la mayor parte de la resistencia inicial, en los primeros siete días. El silicato dicálcico hidratado,  reacciona más lentamente, contribuyendo a la resistencia en momentos posteriores.
     Es decir, las reacciones químicas producen silicatos de calcio hidratados que luego crecen en fibras cristalinas que se entrecruzan muy bien entre sí, uniendo a toda la mezcla. En otras palabras, las fibras se unen entre sí y también a los materiales inertes, como la arena y la grava.
      Como se ve, el hormigón no pierde el agua, no se seca. El agua reacciona con la mezcla de cemento y los agregados, para formar el concreto. Este continúa curándose por meses y años, aumentando su resistencia con el tiempo. Es una reacción química de larga vida que continúa mucho después de haberse iniciado.  
     Es una buena cosa que el hormigón no se reabsorba agua después de que se haya curado. Podemos sentirnos tranquilos sabiendo que el concreto de nuestros hogares no se va a desmoronar apenas caigan unas gotas de lluvia. Ni tampoco en una central hidroeléctrica ¡Sería terrible.!

     ¡¡Hasta pronto!!




Fuente: http://interestingengineering.com/