lunes, 18 de julio de 2016

La verdadera razón por que las tortugas tienen caparazón

     Todos sabemos que el caparazón de la tortuga moderna se utiliza en gran medida para su protección. Ningún otro vertebrado vivo ha cambiado tan drásticamente su cuerpo para formar una estructura de protección impenetrable como la tortuga.

  Sin embargo, un nuevo estudio realizado por un grupo internacional de paleontólogos sugiere que la concha  de las primeras tortugas fósiles no fue inicialmente para protección, sino una adaptación para excavar bajo tierra, para escapar de las duras condiciones de Sudáfrica donde vivían las primeras proto-tortugas.
      El paleontólogo Tyler Lyson del Museo de Denver de Naturaleza y Ciencia.  uno de los científicos involucrados en este descubrimiento, comenta sobre el origen del carapacho  de tortuga:
     “Al igual que la pluma de pájaro no se desarrolló inicialmente para el vuelo, los primeros inicios de la concha de tortuga no era para la protección, sino más bien para excavar bajo tierra”.

    La evolución temprana de la concha de tortuga intrigó a los científicos durante mucho tiempo. "Sabíamos por estudios en fósiles y observando cómo se desarrolla el caparazón en las tortugas modernas que uno de los cambios significativos fue el ensanchamiento de las costillas" dijo el Dr. Lyson. Aun cuando ese ensanchamiento no pareciera ser una modificación importante, tiene un fuerte impacto en la respiración y en la velocidad de los animales cuadrúpedos. Las costillas apoyan el cuerpo durante la locomoción y desempeñan un papel crucial en la ventilación de los pulmones. Con costillas claramente ensanchadas se rigidiza el torso, se acorta la longitud de la zancada y el animales se ralentiza, lo que interfiere en la respiración.
    "Ese papel fundamental de las costillas en la locomoción y en la respiración es probablemente la causa de por qué no vemos mucha variación en sus formas," dijo el Dr. Lyson. "Son huesos con formas, en general bastante,  aburridas y repetitivas.  Las costillas de ballenas, serpientes, dinosaurios, seres humanos, y casi todos los demás animales tienen el mismo aspecto. Las tortugas son la única excepción, donde están completamente modificadas para formar la mayor parte de la concha."

     Un gran avance se produjo con el descubrimiento de varios fósiles muy antiguos (de 260 millones de años de edad) de proto-tortugas parcialmente cubiertas con caparazón, en la cuenca Karoo de Sudáfrica. Varios de estos especímenes fueron descubiertos por dos de los coautores del estudio, los Dres. Roger Smith y Bruce Rubidge de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo.
     Pero el espécimen más importante fue encontrado por un niño  de 8 años de edad, en la granja de su padre en el Cabo Occidental de Sudáfrica. Esta muestra, con unos 15 cm de largo, es un esqueleto bien conservado con manos y pies totalmente articulados.
     "Quiero agradecer a Kobus Snyman (el niño) y estrechar su mano. El hallazgo de la muestra y haberla llevado a su museo local, el Museo Fransie Pienaar en Prince Albert, hizo posible este estudio”, dijo el Dr. Lyson.

     ¡¡Hasta pronto!!