lunes, 27 de junio de 2016

80 ratas evitaron el veneno y llegaron a 100 mil

En el Pacífico Sur, un programa de dos millones de dólares para erradicar roedores resultó todo un fracaso, y los científicos creen saber por qué.
     Parecía que las ratas no se salvarían. Luego de años de planificación meticulosa, en 2011 los helicópteros volaron sobre un atolón del Pacífico Sur y dispersaron 80 toneladas de apetitosos gránulos de cereal, cada uno cargado con una dosis letal de raticida.

     Al principio, pareció que los dos millones de dólares del proyecto para erradicar a las ratas de la Isla Henderson no fueron en vano. Los roedores invasivos que habían estado comiendo crías de aves y tortugas marinas menguaron drásticamente, y a pocas semanas de esparcir los cebos, la población insular de roedores cayó a solo 60 u 80 individuos.

     Pero ahora, el atolón vuelve a estar invadido de ratas. En cuestión de unos cuantos años, las supervivientes se multiplicaron a 50,000 y luego a 100,000, la misma cifra que antes del envenenamiento.

     Es un cálculo elemental, dice Michael Brooke, de la Universidad de Cambridge. Una rata hembra pare media docena de crías cada pocos meses, y las crías hembras maduran en dos o tres meses.

     “Haz las sumas, y no tendrás problemas para volver a la cantidad completa en el tiempo que estamos hablando –dice-. Con este tipo de proyectos pasan dos cosas. Puedes tener éxito y organizas una fiesta, o fracasas”.

     Brooke es coautor de un nuevo estudio que explica por qué el programa de erradicación tuvo problemas. El estudio fue publicado en la edición de esta semana de la revista Royal Society Open Science.

     Los resultados ponen de relieve la dificultad de erradicar roedores en islas tropicales y subtropicales, pero también descartan ciertas causas para el fracaso y precisan la cifra de supervivientes, informaBrad Keitt, de Island Conservation, grupo no lucrativo de California.

     “Estuvieron a punto de lograrlo –asegura-. Solo sobrevivió un puñado de animales”.

     ¡¡Hasta pronto!!

Autor: Traci Watson 
Fuente: http://www.ngenespanol.com/



lunes, 13 de junio de 2016

¿Qué pasaría en La Tierra si la Luna desapareciera?

El Apolo 11 dejó reflectores en la Luna para poder medir la distancia que nos separa de ella y gracias a ello se descubrió que ésta se está alejando tres centímetros cada año de la Tierra. Pero te has preguntado
¿Qué pasaría si la Luna desapareciera de repente?
La Luna refleja cíclicamente la luz solar durante la noche y los animales se han adaptado a este fenómeno, así que si desapareciera afectaría su conducta. Por ejemplo, a los búhos les sería más difícil cazar y a los insectos encontrar pareja.
Sabemos que la Luna mantiene a la Tierra en una inclinación media de 23 grados en su eje de rotación, lo que nos permite tener estaciones cada año, mareas y un clima estable. Pero sin la Luna, nuestra inclinación oscilaría continuamente entre los 0 y los 90 grados, como si fuéramos un péndulo, por lo que habría una gran pérdida de estabilidad.
Por otro lado, muchas especies serían incapaces de adaptarse, produciéndose extinciones masivas de plantas y animales, y sus ritmos vitales se verían alterados. Por ejemplo, ya no sabrían cuando migrar o hibernar, e incluso el crecimiento de las plantas se vería afectado por las variaciones térmicas extremas.
Al mismo tiempo, los polos se derretirían a causa del continuo bamboleo y de los cambios bruscos de temperatura. Esto haría que los niveles de los océanos crecieran y las islas y las ciudades cerca de las costas quedarían sumergidas bajo el mar.
También, los días serían muchísimos más cortos. Si la Luna desapareciera, la Tierra comenzaría a girar tan rápido que los días durarían 8 horas y sólo habría 4 horas de luz.
Sabemos que mientras mayor es la velocidad de rotación de un planeta, mayor es la velocidad de los vientos que se producen, así que sin una Luna, los vientos típicos de la Tierra alcanzarían los 160 o hasta 200 km/hora.
Como bien lo mencionamos anteriormente, el planeta también sufriría de cambios extremos de temperatura, desde más de 100° C en la luz y hasta -78.5 °C en la oscuridad.
En el caso de que lográramos sobrevivir a ello daría igual, ya que no habría ningún vegetal que soportara esos cambios bruscos y nos moriríamos de hambre.
Pero ¡tranquilos! Antes de que la Luna desaparezca, pasarán millones de años.
¡¡Hasta pronto!!




Fuente: https://www.unocero.com