viernes, 26 de febrero de 2016

Futuras ventanas de edificios que generarán su propia energía (2/2)

Foto de Solar Window Twchnology
Actualmente se están fabricando ventanas para edificios que tienen recubrimientos generadores de electricidad  a partir de energía solar. Una compañía con ese diseño es Solar Window Technologies, que ha anunciado el inicio de pruebas en marzo de este año  con un nuevo producto.
La idea es desarrollar una ventana que pueda generar tanta energía  como para recuperar la inversión en un año. Esta nueva ventana podría generar 50 veces más que la potencia producida por paneles solares convencionales para edificios. Simultáneamente han iniciado la fabricación, para ventanas ya instaladas, de recubrimientos generadores de energía, y ellos son elaborados con materiales orgánicos tales como carbono, hidrógeno, nitrógeno y oxígeno. La energía será generada por hilos metálicos, prácticamente invisibles, insertados en la película.
Pero Solar Window no es la única empresa que trabaja con diseños de este estilo. Ya en agosto de 2014 investigadores de Michigan State University crearon una ventana generadora de energía. Esta ventana actúa como una celda solar fotovoltaica, y al igual que el producto de Solar Window, ha sido concebida para instalarse en edificios altos como los que hay comúnmente en las ciudades de Estados Unidos. Ese diseño ha sido revisado recientemente por la misma universidad en conjunto con Ubiquitous Energy, institución soportada por el MIT. Con la versión mejorada, la ventana “captura” la parte invisible del espectro solar permitiendo el paso de la luz visible. Esto hace posible la total transparencia de la ventana, algo que ha sido imposible hasta ahora pues una celda solar con comportamiento fotovoltaico debe absorber fotones de luz para convertirlos en electrones. Es decir, en el mejor de los casos, solo puede haber una transparencia parcial.
Michigan State University y Ubiquitous Energy han aplicado un enfoque distinto. Han desarrollado lo que han llamado “concentrador de luminiscencia solar transparente” (TLSC por sus iniciales en inglés). Este contiene sales orgánicas que absorben específicamente longitudes de ondas de luz ultravioleta y luz infrarroja, que luego son conducidas a los bordes de la ventana donde están ubicadas cintas casi invisibles de material fotovoltaico convencional, en donde se convierten en electricidad.
Por el momento, la eficiencia del TLSC es poco más de 1%, pero los investigadores confían en lograr avances sustanciales en esta materia.  Eso justificaría el uso en ventanas de edificios altos, y en menor escala, en las pantallas de equipos electrónicos móviles.
También hay planes para ventanas concebidas para reducir la temperatura interna de un edificio. Es decir, capaces de enfriar. Solaria está desarrollando una ventana en cuyo vidrio está incrustada una cinta fotovoltaica de 2.5 mm de ancho, que  puede generar energía y a la vez reducir el “coeficiente de ganancia de calor solar”, lo que reduce la temperatura causada por la luz solar.
Es de observar que al presente las tecnologías descritas están en su fase inicial de desarrollo, aún están siendo probadas. Pero una vez que estos diseños puedan fabricarse industrialmente con capacidad  para producir energía de manera efectiva y eficiente, no habrá duda que los edificios estarán en condiciones de producir la energía que consumen. Ello significará grandes ahorros en los costos de consumo de energía y reducción significativa en emisiones de CO2 a la atmósfera.
Será algo maravilloso, si llegan  a concretarse estas magníficas ideas.
¡¡Hasta pronto!!




Fuente: Robin Whitlock en http://interestingengineering.com/