lunes, 11 de enero de 2016

Para las personas con artritis es bueno hacer ejercicios

Aunque un entrenamiento intenso a menudo puede agravar la inflamación articular, el ejercicio regular es una parte importante para manejar la rigidez y el dolor crónico de la artritis. La clave está en hacer ejercicios de baja intensidad, que no sólo ayuden a fortalecer los músculos y mejorar la flexibilidad, sino que también puedan ayudar a reducir la inflamación. Recuerde: no existe un régimen que le quede bien a todos. Quienes sufren de artritis deben tomar especial cuidado para evitar ejercicios que puedan golpear o sacudir las articulaciones afectadas.
Siempre consulte con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios. Un fisioterapeuta puede recomendarle ejercicios específicos para usted, en base a su capacidad y sus necesidades. Puede enseñarle cómo realizar un seguimiento de su progreso y ajustar sus ejercicios, según sea necesario.
 La Arthritis Foundation recomienda tres elementos para su rutina: ejercicios que mejoren la flexibilidad, ejercicios que desarrollen la fuerza y los que aumenten su capacidad aeróbica.
Flexibilidad
El tai chi, el yoga y los ejercicios de estiramiento son buenas maneras de aumentar el rango de movimiento para muchas personas. Sin embargo, hay muchas rutinas de estiramiento que puede realizar cada día en la comodidad de su propia casa.
Ejercicios de fortalecimiento
La inflamación de las articulaciones y la falta de actividad física pueden debilitar los músculos con el tiempo. Sin embargo, los ejercicios que desarrollan la fuerza muscular pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación, al soportar las articulaciones y protegerlas de golpes y lesiones.
Ejercicios aeróbicos
Al igual que con todas las nuevas rutinas de ejercicio, comience con cuidado para aumentar gradualmente su ritmo cardíaco y mejorar su resistencia y aguante. Considere formas básicas para aumentar su ritmo cardíaco, como:
      Caminar
      Montar en bicicleta - la mayoría de los médicos recomiendan el uso de una bicicleta estacionaria
      Natación
      El movimiento y el ejercicio en agua caliente

Una vez más, es importante adaptar la rutina de ejercicios a las necesidades y limitaciones específicas. Siempre consulte con su médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios.

¡¡Hasta pronto!!



Fuente:Escrito por Dean Haycock, Ph.D.  en Biología de la Brown University. Tomado de: http://www.livestrong.com/