miércoles, 29 de abril de 2015

Habilidades Sociales Imprescindibles: Sonreír, Hablar Despacio y Preguntar

Nuestra falta de habilidades sociales nos puede limitar mucho a la hora de afrontar determinados retos en nuestras vidas. De estos, los más usuales se producen a la hora de enfrentarnos a entrevistas, presentaciones, o a las simples interacciones sociales o profesionales que se nos presentan.
La imagen que damos en esas situaciones, puede suponer la diferencia entre una interacción exitosa o un completo fracaso. Seguro que todos hemos vivido momentos ante los que no hemos reaccionado adecuadamente. Después, una vez superado el trance, y analizando la situación, nos hemos dado cuenta de las cosas que hemos hecho mal. Sin embargo, lo que muy pocas veces no podemos ver es, precisamente, el aspecto físico y la impresión que causamos a los demás, visto desde fuera.
Hay que sonreír más
El arma más poderosa que tenemos en nuestro arsenal de habilidades sociales, es sin lugar a duda nuestra sonrisa. Por desgracia, es el arma que menos utilizamos. A todos nos gusta ver una cara sonriente o que expresa alegría frente a una cara expresa preocupación o tristeza. Obviamente, esto no quiere decir que siempre haya que estar con la sonrisa puesta.
En general el modo por defecto a la hora de hacer cualquier tipo de comunicación debería ser la alegría. Esto ayudará a relajar la tensión en el ambiente y que nuestro interlocutor se muestre más receptivo a nuestro mensaje. Luego, ya habrá tiempo de cambiar de cara si el discurso o la situación lo merecen.
Sonreír cuando uno está comunicando, es mucho más complicado de lo que parece. Las primeras veces seguramente parecerá que tenemos cara de tontos, pero ese es precisamente el motivo por el que tenemos que grabarnos y ensayar antes de cualquier interacción de este tipo.
Hay que hablar más despacio
Cuando estamos nerviosos, nuestro instinto nos pide huir. Si lo que estamos haciendo es hablar en público, lo que queremos es que esa situación peligrosa, acabe lo antes posible. Esto nos lleva inevitablemente a hablar muy deprisa.
De nuevo, sólo la práctica deliberada de esta habilidad nos puede llevar a controlar mucho mejor nuestra cadencia a la hora de expresarnos.
El siguiente paso para controlar el tiempo de nuestras intervenciones es el complicadísimo arte de dominar los silencios. En cualquier presentación los silencios son herramientas muy potentes. Pueden invitar a la reflexión, pueden crear ambiente de misterio… De nuevo nuestro instinto nos hace huir de las pausas porque nos pone en una situación tensa. Todas las miradas se centrarán en nuestra persona, y en el motivo de por qué estamos callados. Por eso, siempre intentamos huir de ellas. De nuevo, la estrategia es siempre la misma, practicar deliberadamente estas pausas en aquellos momentos en los que nuestro discurso o mensaje así lo requiera.
Hay que preguntar mucho más
Esta última habilidad no está tan centrada en el ámbito de las presentaciones o exposiciones orales, sino más bien en el ámbito de las interacciones más personales o de cara a cara. Por ejemplo en una entrevista de trabajo, o en cualquier interacción con clientes (sobre todo si son nuevos).
Es habitual encontrarnos con personas que únicamente hablan de sí mismos, de lo que han hecho, de lo que han estudiado, de lo que pueden ofrecer, de quienes son, etc. Esto  recuerda a aquellas parejas que vienen de vacaciones o de luna de miel, nos invitan a su casa y nos ponen el dichoso vídeo de las mismas, sin habernos consultado. Luego, durante dos horas seguidas no paran de hablar de ellas. ¿Insoportable verdad?
Pues bien, ese es, aunque menor grado, el efecto que se llevan nuestros interlocutores cuando empezamos hablar de nosotros mismos sin tener en cuenta su punto de vista.
La manera de dar la vuelta a esta situación es muy sencilla. Si es posible, investiga antes con quién te vas a entrevistar o la organización para la que trabaja. Limita tu introducción a lo básico, responde a sus preguntas, pero no te quedes ahí. Pregunta. Y el secreto para hacer preguntas inteligentes, es disponer de información previa.
Cómo puedes ver, no estamos hablando de habilidades imposibles de obtener. Se requieren apenas unas horas de práctica inicial y unas horas de práctica real para dar un giro radical en nuestras interacciones y habilidades sociales.

¡¡Hasta pronto!!



Fuente: http://www.uncafelitoalasonce.com/

lunes, 27 de abril de 2015

31 Consejos de Sabiduría Tibetana

¿Qué buscamos en el mundo? ¿Salud, paz, dinero, amor? La sabiduría de los monjes tibetanos nos brinda la respuesta: buscamos la satisfacción con nosotros mismos para poder alcanzar ese placer con los demás.

1-Habla lento, pero piensa rápido.
2-No juzgues a las personas por su familia.
3-Cuando digas “Te amo”, dilo de verdad, con el corazón y sin que sea inercia.
4-Cuando digas “Lo siento”, hazlo mirando a los ojos de tu interlocutor. Un perdón hace falta que se sienta.

5-Nunca te rías de los sueños de otras personas ni los desanimes a perseguirlos.
6-Dale a la gente más de lo que esperan de ti y hazlo con gusto.
7-Ten siempre en mente tu poema favorito o una frase que te lo diga todo.
8-No te creas todo lo que escuchas, ni gastes todo lo que tienes, duerme como si no hubiera mañana.
9-Los grandes amores y los grandes logros requieren siempre grandes riesgos.
10-Cuando pierdas, intenta aprender la lección.
11-Respétate a ti mismo, respeta a los demás y asume la responsabilidad de todas tus acciones.
12-No permitas que una pequeña disputa arruine una gran amistad.
13-Cuando sabes que cometiste un error no trates de ocultarlo. Por el contrario, afróntalo e intenta encontrar una solución rápida.
14-Pasa cada día por lo menos unos minutos a solas reflexionando tus actos.
15-Debes permanecer abierto a los cambios, pero nunca dejes de lado tus valores. 
16-A veces el silencio es la mejor respuesta.
17-Lee más libros.
18-Confía en los hombres, pero cierra siempre tu puerta con llave.
19-Cuando estés en desacuerdo con tus seres queridos no remuevas hechos pasados.
20-Lee entre líneas a las personas.
21-Comparte todo con los niños, en especial tus conocimientos. Esta es la única forma de alcanzar la inmortalidad.
22-Se amable con la tierra. Ella te da cada día todo lo que necesitas.
23-Nunca interrumpas a los demás cuando estén elogiando.
24-No te entrometas en asuntos ajenos y no des consejos en vano.
25-No confíes en alguien que besa sin cerrar los ojos.
26-Visita, al menos una vez al año, algún lugar en el que nunca hayas estado.
27-Si ganas más dinero de lo que necesitas, usa un poco para ayudar a los demás.
28-Recuerda siempre que no todos los deseos pueden hacerse realidad.
29-Respeta a tus mayores, ellos ya pasaron por donde tú tienes que cruzar ahora.
30-Juzga tu éxito por lo que has tenido que sacrificar para lograrlo.
31-Tu “yo” es el punto final de tu viaje, es decir, alcanzar un profundo conocimiento sobre tu interior.

 ¡¡Hasta pronto!!


Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/

viernes, 24 de abril de 2015

Diez Razones para Ser Optimista cuando hay Crisis

Pensar que nos irá bien y actuar con confianza cuando hay dificultades no es una simple utopía, es la opción más eficaz y rentable, porque nuestro cuerpo y mente funcionan mejor, ayudándonos a sobrellevar las adversidades y salir a flote más rápidamente, e incluso fortalecidos. 
1.- Fortalecer las defensas orgánicas
Está demostrado mediante diversos estudios médicos y psicológicos que mantener una actitud optimista ayuda a fortalecer las defensas orgánicas, mejorar el sistema cardiovascular, aumentar la expectativa de vida, y hasta prevenir el ictus cerebral.

2.- El optimismo siempre es posible
“Una actitud firme de alegría y esperanza en mucho contribuye a mantener un buen tono mental, temple de ánimo y vigor, y fortaleza física” manifiesta el psicólogo Bernabé Tierno, fundador del Club Optimista Vital.

3.- Todo tiene su lado bueno
Según la psicóloga Caroline A. Miller “cuando perdemos algo, acostumbramos a reemplazarlo por otra cosa más trascendente. A quienes les han robado se consuelan al reconocer que su bien más preciado es la vida. Muchas divorciadas afirman que la tristeza y el miedo a la soledad iniciales dan paso a la satisfacción de ser autosuficientes”.

4.- El poder de la confianza
“Puede que no comprendamos que está sucediendo pero, si confiamos en nosotros mismos, en los demás y en que las cosas pueden mantenerse dentro del marco del orden e integridad, se dispone de un elemento estabilizador muy potente, que nos guía y protege intuitivamente”, señala el profesor de Medicina Jon Kabat-Zinn.

5.- Atraemos lo que pensamos
Según el experto en programación neurolingüística Michael Losier la manera cómo funciona la Ley de la Atracción es: “Con una actitud optimista es más fácil atraer hacia nuestras vidas todo cuanto se necesita saber, hacer y tener, para obtener más de lo que queremos y menos de lo que no deseamos. En consecuencia encontrará a su cliente, su trabajo, su relación y salud ideales, más dinero y todo lo que desee”.

6.- La alegría de superar la adversidad
El doctor Dietrich Grönemeyer, uno de los médicos más célebres en Alemania opina: “Con una actitud positiva no solo es más fácil afrontar los problemas graves  sino superar las dificultades, lo que nos produce un inmenso placer y alegría. Nuestros días están contados, por lo que cada momento es valioso y debemos disfrutarlo, sin apartar la vida del sufrimiento pues este forma parte de nuestra vida”.

7.- Vivir en positivo es más útil y eficaz
Para el genetista Matthieu Ricard “los optimistas son más realistas y pragmáticos que los pesimistas, se mantienen más serenos y se concentran atenta y selectivamente en los riesgos que les afectan de verdad y se reservan sus energías para afrontarlos, en vez de preocuparse inútil e ineficazmente por todo”

8.- ¿Hay algo tan terrible?
“La pregunta más constructiva para valorar un suceso adverso es ¿en qué medida lo que me ha pasado o podría pasarme me impide hacer algo valioso por mí o por los demás? Al responderla vemos que no hay nada tan terrible como parece y que lo mejor es aprovechar la vida haciendo algo positivo, pase lo que pase” manifiesta el psicólogo cognitivo Rafael Santandreu.

9.- La esperanza en acción
Según Luigi Anolli, profesor de psicología Cultural de la Universidad de Milán-Bicocca, el principal atributo del optimista es la esperanza “que le hace pensar que es responsable y protagonista de sus actos, comprometerse activamente a alcanzar los fines deseados y, además le ayuda a detectar, analizar y valorar las posibilidades y los medios que tiene a su disposición para alcanzar sus objetivos”.

10.- Sacando la energía que llevamos dentro
Para el psicólogo José Elías “el optimismo inteligente, no ingenuo, es una actitud ante la vida que puede cultivarse, ampliarse y aprenderse. Y entre otras cosas, se nutre de luchar por nuestros sueños, contra viento y marea. El estrés y la duda nos mantienen críticos, activos y llenos de vitalidad. Los momentos oscuros nos permiten descubrir nuestra fuerza y luz interior”.

¡¡Hasta pronto!!


Fuente: http://www.practicaespanol.com/

miércoles, 22 de abril de 2015

Drone "cargado" con Cerebro de Abeja Digitalizado

En los laboratorios del Green Brain Project, en el Reino Unido, se oye por doquier el zumbido de drones, que suben y bajan, sin la ayuda de piloto alguno. Y es que navegan controlados por un “cerebro de abeja artificial” que ha sido cargado a su complicado circuito.
El objetivo a largo plazo del grupo Green Brain es la construcción de un robot que piense, sienta y actúe como una abeja. Para lograrlo ya los científicos han cartografiado el cerebro de estos insectos y han fabricado algunos circuitos de conexiones “neurales”  como los que  prenden y apagan funciones en un cerebro orgánico. Con este sistema cargado a un drone, es posible ver como éste vuela tal como si fuese un moscardón desplazándose con características similares a una abeja.
Construcción del cerebro
La construcción de un cerebro no es nada fácil. El de una abeja tiene más de 1,000,000 de neuronas conectadas que le permiten actuar de acuerdo a sus procedimientos cognitivos naturales. A finales del año pasado, otro grupo de científicos “cargó” un cerebro de gusano digital a un robot LEGO provisto de ruedas. Pero este caso fue más sencillo pues solo se requirió reproducir 302 neuronas.
Hasta la fecha el equipo de Green Brain ha reproducido la parte del cerebro de la abeja que controla la visión. Los resultados son impresionantes. Equipado con cámaras de video y su software, el avioncito voló en forma idéntica a una abeja a lo largo de un corredor, como que si hubiese sido entrenado para ejecutar esa tarea. Por el momento, el cerebro virtual no distingue formas o colores, solo reproduce el movimiento.
La intención final es la construcción digital del 100% del cerebro de una abeja doméstica y con ello crear el primer robot que actúe autónomamente como una abeja. Mientras tanto, los científicos están en capacidad de duplicar los sistemas visuales y olfativos.
¿Cuál es el propósito final?
Sin duda alguna los drones, a medida que avance la ciencia y se regularice la aplicación de los mismos, podrán jugar un papel preponderante en la sociedad. Los científicos de Green Brain aspiran que el cerebro de abeja digitalizado sirva para construir robots voladores que puedan ejecutar diversas tareas de manera autónoma. Que sean  Drones capaces de “pensar” al realizar muy variadas labores, como por ejemplo,  misiones de búsquedas y rescates, labores de control contra la cacería furtiva de especies en situación de riesgo, e incluso realizar la polinización artificial en grandes plantaciones.
¡Cada nuevo día nos encontramos con más desarrollos y descubrimientos que hace unos pocos años atrás nos parecían cosas de ciencia ficción!
¡¡Hasta pronto!!


Fuente: http://blogs.discovermagazine.com/


lunes, 20 de abril de 2015

Lo que Hace Feliz a la Gente

          Los seres humanos somos inquietos por naturaleza. Y la búsqueda de la felicidad nos pone aún más inquietos. Siempre andamos tras una nueva aventura, con el permanente deseo  de ir progresando a lo largo de la vida y buscando con gran vehemencia “aquel sitio donde la grama esté más verde”.
Esa eterna búsqueda se puede traducir en algo encomiable, si enfocamos nuestros esfuerzos para tener más satisfacciones y ser más felices. Pero también es conveniente no confundirse y malgastar nuestras energías para seguir por caminos inútiles.
Nuestro rango de felicidad
Hoy día los psicólogos aplican una sencilla ecuación para “medir” la felicidad:
F=S+N+V
Donde F= felicidad
S= Set Point (Punto de Arrancada)
Quizás un 50% de nuestra felicidad y de las satisfacciones en la vida se fundamentan en el aspecto genético. Hay personas que por naturaleza, ya desde que nacen, tienen un carácter más alegre que otros. Eso está fuera de nuestro control y es lo que podemos llamar “punto de arrancada”. Más bien debe considerarse un “rango de arrancada”, en el que oscilamos frecuentemente del extremo superior al inferior.
N=Condiciones naturales
Cada uno de nosotros tenemos cosas que no podemos cambiar (o quizás muy poco): raza, género, fortaleza física, belleza, etc. Contrario a lo que muchos piensan, estas condiciones no afectan nuestra felicidad tanto como se cree. Somos sensibles a los cambios que ocurren en nuestras vidas, a aquellos que ocasionan  pequeños desvíos dentro de nuestro rango de arrancada. A veces somos un poco más felices, otras veces menos. Pero más pronto de lo que se piensa nos habituamos a esos cambios, y la aguja regresa al cero en nuestra balanza de la felicidad. Eso explica muchas cosas que a veces nos parecen increíbles, como que el ganador del primer premio de la lotería o aquel que quedó paralítico a causa de un accidente, regresen en menos de un año a los niveles de felicidad que tenían antes de sus respectivos incidentes.
V=Condiciones Voluntarias
A diferencias de las condiciones naturales, las voluntarias son aquellas cosas que podemos escoger: relaciones interpersonales, empleo, aficiones, ubicación, etc. Estas cosas tienen mayor impacto en nuestra felicidad porque son menos susceptibles al impacto de la adaptación.
Por tanto, la clave para encontrar donde está más verde la grama es concentrarse en las cosas apropiadas – aquellas que realmente te harán más feliz – en lugar de malgastar tu energía persiguiendo un espejismo.
Numerosos estudios han detectado cuales son los factores que más se correlacionan con un mayor grado de felicidad. Pero entiéndase bien, son factores que se correlacionan con una felicidad mayor, pero no necesariamente causan felicidad. En este grupo destacan  ocho aspectos que comúnmente asociamos con las subidas o bajadas de felicidad en nuestras vidas.
·      Dinero. Esto luce sumamente antipático, pero está demostrado que existe un valor límite del ingreso que por debajo del cual se tiende a la infelicidad. Cuando está en su valor se es feliz. Por encima de ese valor la felicidad no aumenta aunque el ingreso sea mayor. Ese límite puede variar entre las distintas sociedades, por ejemplo, para Estados Unidos es de $ 75,000 anuales.
·  Acumular vivencias es preferible a la adquisición de bienes materiales. Apartando la casa, que es una necesidad básica, disfrutar de un viaje, o vacaciones, hace más feliz que comprar más bienes materiales.
·         Ayudar a otras personas y ser caritativo.
·       Vivir cerca del lugar donde trabaja.  Poseer una mansión en un suburbio lejano no compensa el tiempo en trasladarse diariamente al trabajo.
·      Ser viejo. Por razones que aún no conocen los investigadores, a medida que se envejece el cerebro se siente más feliz.
·   Tener un trabajo satisfactorio. Cuando se tiene un trabajo exigente pero no agobiante, con metas claras, con reconocimiento sincero y directo, con control apropiado, no hace falta angustiarse pensando en otro empleo mejor.
·         Buenas relaciones familiares y sociales.
·        Sexo monógamo y con regularidad.
Puedes coincidir o discrepar con varios aspectos de ese listado, pero lo importante es no olvidar que la felicidad depende de nuestra actitud  y del placer que sentimos cuando disfrutamos de las pequeñas cosas que nos ofrece la vida.  Conozco personas con los empleos más incómodos del mundo  y viviendo en los lugares más apartados, y a pesar de ello son felices. Disfrutan de un buen libro, de una comida sabrosa, de la belleza y frescura del paisaje que les rodea. En lugar de concentrarse en lo que no tienen, con un gran sentido de gratitud, disfrutan de las cosas buenas que la vida les ofrece.
Hasta pronto!!


Fuente: http://www.artofmanliness.com/












viernes, 17 de abril de 2015

Recomendaciones para Reducir el Consumo de Agua Potable

Únicamente el 1% del agua dulce es de fácil acceso y representa sólo el 0,025% del agua total del planeta. Cada día mueren alrededor de cuatro mil niños a raíz de enfermedades provocadas por la falta de agua potable.
La solución es evitar el  derroche de agua y tomar conciencia de la huella hídrica de los productos que consumimos. Para ello, he aquí algunas recomendaciones:
01.Cuando se bañe, tome duchas cortas. Una ducha de 5 minutos consume 30 litros de agua versus un baño de inmersión que consume 300 litros.
02.  Corrija las llaves de agua que goteen. Una válvula goteando puede representar un desperdicio entre 100 y 500 litros de agua al mes.
03.  Cierre el agua cuando se cepilla los dientes. Así se ahorran entre 4 y 10 litros de agua cada vez.
04. Cierre el agua mientras se afeita. Para limpiar la maquinilla use un vaso con agua o tape el lavabo y llénelo con una cantidad moderada de agua.
05.  Utilizando cabezales de ducha de bajo consumo, juego de llaves monocomando y reductores de caudal (aireadores) en los grifos se  ahorra hasta un 50% del consumo de agua.
06. Reduzca el agua desechada por el retrete. Si es una nueva instalación, aproveche para colocar equipos con mecanismos de doble descarga (3 y 6 l). En el caso de retretes sin doble descarga, hay un truco casero que es colocar una botella de plástico llena de agua dentro del depósito del agua, o algo con un volumen parecido. De esta forma se ahorra el equivalente a la capacidad de la botella cada vez que se presiona el botón del inodoro, generando un ahorro de más de 1000 l al año.
07.  Si lava los platos a mano, mantenga el agua cerrada mientras los enjabona.
08.  Al contrario de lo que muchos creen, el lavavajillas ahorra agua y energía. Lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta un 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga. Si necesita enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas, utilice agua fría.
09. Si necesita lavar los platos cuando el lavavajillas está a media carga, use los programas cortos, económicos o de baja temperatura.
10.  Si vas a comprar un lavavajillas, escoja uno que sea de bajo consumo de agua y electricidad. Elija aquellos con etiqueta de eficiencia energética clase A.
11.  Evite tomar agua embotellada. La extracción y transporte de la misma desde la fuente de origen hasta su hogar genera una huella de carbono muy importante. Use filtros de carbón activado o equivalentes. Siempre que le sea posible cargue su botellita o contenedor reutilizable, lleno de agua potable.
12.  Si va a comprar una lavadora de ropa, que sea de bajo consumo eléctrico y de agua. Elija aquellos con etiqueta de eficiencia energética clase A.
13.  Utilice el lavarropas al máximo de su capacidad. Así se reduce el consumo de agua, detergente y energía. Además, alarga la vida del electrodoméstico.
14. Riegue las plantas de su jardín en la noche o al amanecer. Si lo hace al mediodía, el 30% del agua se evapora y además las hojas mojadas se queman con el sol.
15.  Si es un jardín grande, utilice riego por goteo o por aspersión.
16.  Evite el uso de fertilizantes químicos y desmalezadores. No sólo contaminan el agua sino que tienen consecuencias negativas para la salud. Para fertilizar prepare su propio compost. Para desmalezar use una mezcla de vinagre y agua.
17.  Salvo que sea un clavadista profesional, opte por una piscina de profundidad no mayor a 1,70 m. De esta manera estará ahorrando agua, productos de limpieza y energía para filtrar y climatizar la misma.
18.  Mantenga el agua de la piscina limpia durante todo el año. Reducirá el consumo de agua y energía.
19.  Recupere el agua de lluvia y utilícela para regar el jardín y la huerta. Además de ahorrar agua potable, el agua de lluvia contiene altas concentraciones de nitrógeno que permiten un mejor desarrollo de las plantas. Se puede implementar un sistema integral de recolección de aguas, interconectando las bajadas pluviales a tanques plásticos modulares enterrados en el jardín. También usted mismo puede armar un sistema casero utilizando un tanque de 200 litros. Se coloca el mismo sobre ladrillos, a un lado de la bajada pluvial, se instalar una derivación para llevar el agua de lluvia sobre el tanque en cuestión. En la parte superior se coloca un tejido de mosquitero para separar hojas y evitar la reproducción de los mosquitos. Finalmente en la parte inferior se instala una canilla a la que se le conecta una manguera para regar el jardín.
20.  Al lavar el auto use balde y esponja. Preferentemente use aguas de lluvia o aguas grises recuperadas. Nunca deje la manguera abierta.
Adaptarse a estas recomendaciones permitirá, sin duda alguna, contribuir a reducir el consumo de agua potable. Eso es un ahorro significativo en el ahorro de energía y una mejor utilización de nuestro apreciado líquido.
Hasta pronto!!



Fuente: www.labioguia.com

miércoles, 15 de abril de 2015

Dislexia

La dislexia es un problema que tienen algunos niños relacionado con el aprendizaje, y que hace que resulte difícil leer y escribir. El problema está dentro del cerebro, pero no significa que la persona sea tonta. Muchas personas inteligentes y con talento tienen dificultades a causa de la dislexia.
Pero la dislexia no tiene por qué limitar a un niño. Con un poco de ayuda y bastante trabajo, un niño con dislexia puede aprender a leer y a escribir.
¿Cómo se produce la lectura?
Para entender la dislexia, puede ser útil comprender qué hacemos al leer. La lectura es todo un ejercicio para el cerebro. Para ello es necesario  seguir los siguientes pasos, y todos a la vez:
1.    Entender la manera en que los sonidos del lenguaje forman las palabras.
2.    Concentrarse en los signos impresos (letras o palabras).
3.    Conectar los sonidos del lenguaje con las letras.
4.    Combinar los sonidos para construir las palabras.
5.    Controlar los movimientos de los ojos en la página.
6.    Construir imágenes e ideas.
7.    Comparar nuevas ideas con las ya conocidas.
8.    Guardar las ideas en la memoria.
Los niños que tienen dislexia tienen dificultades con los primeros pasos, y esto hace que el resto de los pasos les resulten aún más difíciles. No sorprende, por tanto, que intentar leer y tener que enfrentarse a la dislexia provoque que el cerebro de un niño se agote enseguida.

Cómo se convierten los niños en lectores

La mayoría de los niños empiezan a aprender a leer aprendiendo cómo los sonidos del lenguaje forman las palabras. Después conectan los sonidos con las letras del alfabeto. Por ejemplo, aprenden que la letra "m" suena "mmm".
Luego los niños aprenden a combinar los sonidos para formar palabras. Aprenden que "m" y "ar" forma "mar." Al final los niños ya no tienen que pronunciar los sonidos de las palabras y pueden reconocer de manera instantánea palabras que han visto muchas veces antes.
Pero para los niños que tienen dislexia es más difícil. Puede que tengan que esforzarse por recordar palabras sencillas que han visto muchas veces y pronunciar en voz alta las palabras más largas. ¿Por qué es tan difícil para ellos?
La dislexia significa que el cerebro de una persona tiene dificultades para procesar letras y sonidos. Esto hace que sea difícil separar palabras en sonidos independientes, como m-a-r de mar. Cuando cuesta hacer esto, es realmente difícil conectar los sonidos del lenguaje con diferentes letras, como "mmm" con "m", y formar palabras.
Así, un niño que tenga dislexia leerá muy despacio y puede cometer muchos errores. A veces confundirá el orden de letras de una palabra, como, por ejemplo, casa y saca. Las palabras pueden combinarse incorrectamente como en estos ejemplos:

Facilitar la lectura

La mayoría de los niños con dislexia pueden aprender a leer si se les enseña correctamente. Pueden aprender nuevas maneras de recordar sonidos. Pensar en la manera en la que su boca necesita moverse para hacer un sonido puede ayudar a los niños a leer más fácilmente. Los especialistas en aprendizaje saben mucho sobre actividades especiales como ésta para enseñar a leer a los niños que tienen dislexia.
También pueden utilizar fichas o grabar las clases y las tareas que tengan que hacer en casa en vez de tomar apuntes. Es posible que necesiten la ayuda de los padres o los tutores para seguir el ritmo de las clases.
En los exámenes, es importante que a los niños con dislexia se les permita utilizar un poco más de tiempo, de modo que tengan tiempo suficiente para acabar y puedan enseñar a sus profesores todo lo que han aprendido. Los ordenadores pueden ser una gran ayuda también. Puedes conseguir programas que "lean" en voz alta los libros desde el ordenador o incluso bajarte libros grabados a un iPod.

¿Cómo se sienten los niños con dislexia?

Los niños que tienen dislexia pueden sentirse frustrados, enfadados y tristes por las dificultades para leer y escribir. Puede que no les guste estar en un grupo de lectura distinto del de sus amigos o tener que recurrir a la ayuda de un tutor especial para la lectura.
Pero obtener esta ayuda es muy importante y les será muy útil en la vida. Algunas de las personas con más éxito y talento tienen dislexia, ¡y esto no les impidió realizar sus sueños!
Hasta pronto!!



Fuente: Laura L. Bailet.en http://kidshealth.org/

lunes, 13 de abril de 2015

El Conficto de las Tierras Raras

          Las «tierras raras», un grupo de metales singulares, ya forman parte del día a día en los teléfonos inteligentes, en los chips de cualquier equipo de computación, en las bombillas con tecnología LED o en el motor de los futuros automóviles eléctricos o híbridos. Esta relevancia creciente en las aplicaciones industriales se combina con una circunstancia muy llamativa: hoy por hoy, la extracción está confinada en emplazamientos muy concretos, en los que China cobra protagonismo.
El escandio, el itrio y 15 metales más de la familia de los lantánidos forman el grupo de elementos químicos conocidos como «tierras raras». A pesar de su nombre, no son tierra y de raros tienen bien poco, pues se encuentran de manera abundante en la corteza del planeta. Estos se hallan en el interior de otros minerales en una concentración muy baja y con frecuencia mezclados entre sí, lo que dificulta el proceso de extracción y purificación. En particular, estos procesos requieren abundantes cantidades de ácidos tóxicos y generan residuos radioactivos difíciles de controlar. En las últimas décadas, la mayoría de estos elementos raros se han convertido en inputs indispensables (aunque sea en cantidades minúsculas) de numerosos artefactos de alta tecnología. Destacan tres ámbitos: la electrónica de consumo de última generación; la industria armamentística, en especial los sistemas de comunicación adheridos a misiles y drones, y el sector de la energía limpia, al formar parte de los imanes que se utilizan en los motores de los coches híbridos o en las turbinas de viento.
Su extracción está prácticamente limitada a un único país, China, que copa más del 90% de la producción mundial. Precisamente, es la permisividad de China en el ámbito ecológico lo que le ha conferido una sólida ventaja en la explotación del recurso minero de los elementos raros, que como ya se ha mencionado, es altamente contaminante para el entorno. A dicha permisividad cabe añadir unas reservas chinas de tierras raras muy abundantes (alrededor del 40% del total global), una política pública que ha apoyado el desarrollo minero de manera amplia con cuantiosas inversiones, y unos bajos costes laborales. Además de ser el principal productor, China también es el primer consumidor mundial de estos elementos, con el 70% del total.
En este contexto de dominio y ante la fuerte demanda dentro del propio país, China ha sido acusada en numerosas ocasiones de abusar de su posición. Así, en marzo de 2012, Japón, EE. UU. y la UE presentaron una denuncia conjunta ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las restricciones a las exportaciones de tierras raras impuestas por el Gobierno chino desde 2010
Es conveniente reconocer que China justificó en todo momento su proceder por una necesidad de reducir las emisiones contaminantes de la extracción de los elementos raros y de proteger su medioambiente. Ciertamente, la hegemonía en la producción de tierras raras del país se sustentaba en múltiples explotaciones de tamaño mediano o pequeño que no cumplían con las condiciones de seguridad suficientes para garantizar el control de las sustancias tóxicas que generaban. Esto aconsejaba que fueran obligadas a cesar sus actividades.
Las reacciones no se hicieron esperar. USA reabrió una explotación en  Mountain Pass, California, a finales de 2010. Australia empezó a aumentar su producción al oeste del país y Canadá ha desplegado numerosos proyectos de exploración, lo que viene a corroborar que la distribución geográfica de las reservas mundiales de tierras raras se extiende más allá de las fronteras chinas. Por su parte, Japón ha impulsado enormemente el reciclaje de estos metales así como la investigación en la búsqueda de sustitutos. Un impulso que el pasado mes de mayo daba un paso importante con la presentación de unas nuevas baterías que, además de ser económicas, reciclables y de alto rendimiento, no contienen tierras raras.
En definitiva, y aun a sabiendas de que el futuro es incierto, es difícil imaginar nuevos episodios de volatilidad en los precios de las tierras raras como los observados en 2011. El argumento se fundamenta en tres conclusiones. En primer lugar, China no ha mostrado intenciones de insistir en las limitaciones a las exportaciones de elementos raros. Al fin y al cabo, un cierto entente con EE. UU., Europa y Japón es clave para el bienestar actual del país asiático, cuyas exportaciones de alta tecnología son consumidas, precisamente, por los ciudadanos de estos tres mercados.
Asimismo, las nuevas explotaciones a lo largo y ancho del globo contribuirán a la estabilidad de los precios. Por último, parece que los avances tecnológicos disminuirán la dependencia actual de las tierras raras en la producción de la electrónica avanzada y en el desarrollo de las energías renovables.
Ojalá que para beneficio de la ecología en nuestro planeta, la dependencia de la tecnología actual en las tierras raras sea cada vez menor.
Hasta pronto!!



Fuente: Clàudia Canals Departamento de Economía Internacional, Área de Estudios y Análisis Económico, ”la Caixa”