lunes, 16 de noviembre de 2015

Como cambiar la clave de tu red WiFi (y razones para hacerlo)

La clave wifi que viene por defecto en el router suele ser bastante larga y enrevesada, con una combinación de números, letras, minúsculas y mayúsculas imposible de memorizar. A priori parece que nadie va a poder adivinarla pero, en contra de lo que podamos pensar, no por ser una contraseña larga es más segura que otra más corta.
Acceder al router para cambiar la clave es muy sencillo y no se tarda mucho tiempo. Para hacerlo es necesario entrar en un navegador que no sea Google e introducir esta dirección: http://192.168.1.1 o http://192.168.0.1. Una vez dentro se debe poner 1234, o root y root o admin en las casillas de nombre de usuario y contraseña.
Los expertos recomiendan cambiar estas claves que vienen de serie. He aquí algunas razones para cambiar la que viene por defecto.
1. La contraseña de tu 'router' no es segura. En internet podemos encontrar varios manuales que nos explican cómo robar la contraseña wifi del vecino e incluso multitud de aplicaciones en Google Play. Las claves son predecibles según el nombre de la red y la operadora. Hoy en día existen programas que prueban una por una cientos de claves. De este modo, alguien con un receptor wifi (y tiempo), puede conseguirla fácilmente.
2. Es un fastidio leérsela a los amigos. A más de uno le habrá pasado que llegan amigos a casa y una de las primeras cosas que piden, además de la cerveza, es la clave del wifi. Entonces es cuando llega el momento tan fastidioso de tener que comenzar a leer multitud de letras y números (incluso varias veces porque alguien se ha quedado rezagado o alguien introdujo mal algún dichoso número).
Si todavía no te ha pasado, ya te llegará el momento y entonces caerás en   cuenta de que no sólo es que sea más segura, sino que una contraseña puesta por ti puede ser más práctica.
3. A veces es difícil encontrar la red wifi por su nombre. Otro de los problemas que nos podemos encontrar es el de no localizar nuestra wifi de entre todas las que aparezcan con nombres similares. Cuando intentamos conectarnos a nuestra red nos encontramos con miles de ellas y muchas empiezan por el mismo nombre o llevan el de la misma compañía.
En lugar del nombre técnico que traen por defecto podemos recurrir a nombres ingeniosos y divertidos, como "Eres un pirata", "Sé donde vives" o "Te cobro el alquiler de la WiFi", entre otros. Lo importante es evitar poner referencias personales.

¡¡Hasta pronto!!