miércoles, 26 de agosto de 2015

Un hombre (solo) recupera en Brasil 20 mil m2 de vegetación

Cuando la acción del hombre ha devastado un ecosistema pareciera que no hay vuelta atrás, pero hay algunos capítulos en los que la voluntad de una sola persona nos deja estupefactos. Uno de los casos más famosos fue del célebre fotógrafo Sebastião Salgado, quien en un valioso documental sobre su trabajo y vida “La Sal de la Tierra”, muestra cómo “revivió” una zona en Brasil que había quedado desolada (lo hizo con la ayuda e iniciativa de su esposa).
Por su parte, otro nuevo capítulo también en Brasil, ha devuelto la esperanza sobre las posibilidades de la recuperación de la vida en zonas prácticamente devastadas. Hace apenas 3 años, en el 2012, el biólogo Luiz Gonzaga comenzó a reforestar una zona en la laguna de Itaipú, cerca de Río de Janeiro, en el borde del canal Camboatá. Desde entonces, prácticamente él solo ha reforestado hasta 3 mil árboles y recuperado unos 20 mil metros cuadrados en la zona de la laguna. El sitio se ha convertido en un atractivo y hermoso ecosistema.
Años de erosión llevaron a que este sitio solo tuviese cangrejos y arena como habitantes. Ahora han regresado las aves, y el espacio, que solo se utilizaba para arrojar escombros, se ha convertido en una reserva natural. Una sola persona, con el poder suficiente de su convicción sobre la inteligencia subyacente en la naturaleza, nos muestra un milagro.

No hay duda que leer esa información deja un grato sabor en la boca, y la convicción de que si es posible salvar nuestro ambiente cuando hay suficiente voluntad y amor por nuestro planeta.

 


¡¡Hasta pronto!!



Fuente: http://www.ecoosfera.com/