miércoles, 25 de febrero de 2015

Que no debes esperar de los demás si quieres ser feliz

    Ser feliz no es una tarea fácil en este mundo de hoy, lleno de competencias, prisas y esclavitud del tiempo y de las personas.  Llegamos a veces a un punto en que no percibimos en que estamos siendo lo que somos por el deseo de quedar bien ante alguien más.   Pero a pesar de que  el impacto de otras personas en nuestras vidas es inevitable, ser feliz debe ser nuestra prioridad.
     Depende de nosotros el dejar que otras personas determinen todas nuestras acciones, o elegir que no interfieran con nuestra propia conducta y en la manera como manejamos las cosas. Aquí hay 6 consejos para ser feliz sin depender de los demás:
1.- No esperes que la gente te respete si no te respetas a ti mismo lo suficiente
     La clave más importante para lo que realmente eres, está en tu autoestima.  No puedes esperar a que te respeten si no te respetas a ti mismo. No te van admirar si no te admiras a ti mismo. Decide dejar de buscar en los otros una prueba de que eres hermoso/a, fuerte y capaz. Lo creas o no, eres extraordinario/a. Nunca dudes de eso.
2.- Deja de depender de los demás para tu propio bienestar
   Una vez que te acostumbras a depender de otra persona para tu propio bienestar, dejas de poner suficiente esfuerzo en cuidarte a ti mismo. Echa a la basura la creencia de que tu vida será mejor si sólo conocieras a “la persona adecuada”, porque te olvidas de vivir mientras estás esperando que aparezca.  En tu propia vida, tú eres la persona más acertada que siempre está presente.
3.- Deja de esperar que lo demás te harán feliz
     No esperes que cada persona que encuentras en tu vida  está para traerte alegría y felicidad. A veces sentirás como si alguien acaba arruinándote las cosas. Juzgar y enojarse no ayudará. Acepta que lo más natural para cualquier ser humano es su felicidad personal. A veces esta idea podría estar en un conflicto agudo con tu idea de felicidad. Debes entender que eso es perfectamente válido y que eres totalmente capaz de ser feliz sin su contribución.
4.- Deja de esperar que la gente sepa lo que estás pensando
     ¿No te has decepcionado alguna vez por acciones o inacciones de alguien sólo porque realmente no te habías explicado o porque no habías dado alguna señal de cómo prefieres ser abordado?  Entonces es hora de darte cuenta que la gente no lee la mente. Ahórrate la decepción y deja de esperar que ellos sepan lo que estás pensando. La comunicación es la clave para las relaciones saludables y la paz interior.
5.- No esperes que la gente esté bien todo el tiempo
     Se amable y delicado con todos los que conoces, todos luchan sus propias batallas y quizás no sabemos nada al respecto. Nadie está libre de problemas. No esperes que la gente esté bien todo el tiempo. Practica la empatía y la compasión. Prepárate para encontrar un poco de mala educación, indiferencia  o algo de crueldad a tu alrededor. No tengas prisa en juzgar. Cada uno tiene sus motivos y el derecho a no estar bien.
6.- Deja de esperar que la gente actúe según tu idea de cómo deben ser.
     Al dar a la gente la libertad de ser quienes son, mientras todavía siguen juntos, les das alas para volar y volar con alguien. No confundas aceptar con hacer algo que te hará sentir miserable. Si encuentras en alguien cualidades con las que no puedes vivir, significa que esta persona no debe ser parte de tu vida. Y esperar un cambio poquísimas  veces ocurre.
     Nunca es demasiado tarde para cambiar nuestras maneras de enfrentar la vida,  si ello conduce a estar contentos y en paz con nosotros mismos.
      Hasta pronto!!


Fuente: Martín Garello. Del equipo de Vida Lúcida