lunes, 10 de noviembre de 2014

Transplantes de Células Nasales para Volver a Caminar

           Algo difícil de creer, las células que emplea Darek Fidyka para oler le ayudan ahora a caminar.
            El hombre, que había quedado paralizado de cintura hacia abajo luego de ser herido a cuchilladas en 2010,  puede caminar ahora luego que en Polonia le transplantaron células nerviosas desde su nariz hasta su médula espinal cortada. Esta exitosa operación es la primera de su tipo en lo que a medicina regenerativa se refiere. Por supuesto, Fidyka es el primer hombre que puede caminar de nuevo luego de tener su médula espinal totalmente seccionada.
De la Nariz?
            Nuestro sentido del olfato se concentra en un par de paquetes de células llamados bulbos olfativos, ubicados en la parte inferior de nuestros hemisferios cerebrales y detrás de los ojos. Estas estructuras nos ayudan a captar los olores, pero son únicas por otra razón: son de las pocas partes, conocidas del sistema nervioso, que puede regenerarse a lo largo de nuestra vida.
            Los médicos planificaron aprovecharse de esa capacidad regenerativa de las células nerviosas olfativas. Para ello, le removieron a Fidyka uno de sus bulbos olfativos quirúrgicamente hace dos años atrás. Las células olfativas encapsuladas en el bulbo fueron “cultivadas” y desarrolladas in vitro. Dos semanas más tarde , los médicos las inyectaron en la médula espinal. También transplantaron  cuatro tiras de fibras nerviosas de uno de sus tobillos para puentear 8 mm de separación entre las dos partes de la médula espinal, y que permitiera el paso a las células transplantadas durante su crecimiento regenerativo.
            A los tres meses de la intervención se comenzó a ver resultados interesantes. Como se mencionó, paralizado de cintura hacia abajo, Fidyka recuperó sensibilidad en sus extremidades inferiores; luego se observó desarrollo muscular en su pierna izquierda; más adelante reaparecieron funciones en la vejiga, en los intestinos y hasta sexuales, según reportó la BBC. Y lo más importante, ha podido caminar de nuevo con la ayuda de un equipo andador. Todo este proceso ha sido publicado hace dos semanas en la revista Cell Tansplantation.

Próximos Pasos

            El profesor Geoffrey Raisman, que con su equipo de University College London ejecutaron esta técnica, espera repetirla en los próximos años con tres personas más allá en Polonia, asumiendo que se pueda obtener los fondos para tales operaciones. Le declaró a The Guardian:
            “Confiamos que este procedimiento, con su subsecuente perfeccionamiento,  sea visto como el avance que resulte en el gran cambio histórico para la gente discapacitada a consecuencia de daños en su médula espinal, y que actualmente carecen de esperanzas”
            Mientras tanto, con la historia de Fidyka se tiene la gran satisfacción de ver que es un procedimiento seguro, al menos así ha sido para una persona. Ya los investigadores trabajan como optimizar la obtención de células olfativas encapsuladas y en el desarrollo de biomateriales para unir los extremos de médulas espinales cortadas.
         Lo bueno, al menos así luce, es que estos investigadores ya perciben el aroma del éxito de un tratamiento que podrá cambiar la vida de millones de personas paralizadas en todo nuestro planeta.
            Hasta pronto!!

Fuente: http://blogs.discovermagazine.com/d-brief/
Photo credit: Dan Kosmayer/Shutterstock