miércoles, 1 de octubre de 2014

Nuevo Cristal que Absorbe Grandes Cantidades de Oxígeno

Investigadores de la Universidad del Sur de Dinamarca han sintetizado un nuevo material cristalino con propiedades sorprendentes. El cristal está basado en el cobalto, y es como una súper esponja capaz de absorber y almacenar para posterior uso, enormes cantidades de oxígeno. La sustancia podría dejar obsoletas a las tradicionales bombonas de oxígeno.
       Según lo explica la Profesora Christine McKenzie, el material absorbe el oxígeno del propio aire. Una cucharada de estos cristales es suficiente para extraer y almacenar todo el oxígeno de una habitación. Lo sorprendente es que no lo hace de manera irreversible, sino que lo almacena en altas concentraciones que después pueden ser liberadas aplicando presión o calor. “Es como una hemoglobina artificial”, comenta McKenzie, “puede utilizarse para almacenar y transportar grandes cantidades de oxígeno”.
         En estado normal, el cristal es de un color rosado o rojo, y se va oscureciendo hasta volverse completamente negro al saturarse de oxígeno. Su capacidad es de 160 veces la concentración de oxígeno que hay en el aire.
     Los investigadores aseguran que su capacidad para almacenar  oxígeno es aproximadamente tres veces superior a la de un tanque a presión para el mismo volumen y peso.
       Por si fuera poco, sus propiedades no se pierden con el uso sucesivo. En otras palabras, puede atrapar y soltar oxígeno repetidas veces. La velocidad con que este magnífico material absorbe oxígeno depende de la composición del aire y del propio material.
        El equipo responsable de su descubrimiento ha registrado diferentes tasas de absorción que van desde unos pocos segundos hasta minutos, horas o días. Ahora McKenzie y su equipo trabajan en refinar la sustancia y comprobar si también puede soltar su carga al ser sometida a la luz en lugar de presión o calor.
         El material podría revolucionar la manera en que almacenamos oxígeno para uso médico o industrial, la fabricacián de filtros de aire e incluso la propia carrera espacial.

            Hasta pronto!!


        Fuente: Carlos Zahumenszky.  http://es.gizmodo.com/