miércoles, 22 de octubre de 2014

Nuestro Cuerpo Funciona Mejor cuando está Ligeramente Alcalino

          A medida que el cuerpo se hace más ácido se pueden presentar problemas como por ejemplo: acné, problemas de peso corporal, irritabilidad y enfermedades frecuentes.
            Lamentablemente muchos de los alimentos de nuestra dieta contribuyen a la aparición de un ambiente ácido, lo que ocasiona desbalances. Por supuesto nos estamos refiriendo a los cambios de pH del organismo. Al igual que se necesita mantener una temperatura específica, también es necesario que el pH se mantenga ligeramente superior a 7, que es un ambiente ligeramente alcalino.
            El quitarse toxinas ácidas del cuerpo significa una eliminación rápida de grasa corporal, con la consecuente pérdida de peso y aumento de la masa muscular, la piel mejora sustancialmente, y el cuerpo se mantiene con energía todo el tiempo.
            Abundan las recomendaciones para alcalinizar su cuerpo. Acá les mostramos algunas de las más conocidas:
1.- Comience el día con un vaso de agua con el jugo de un limón entero, recién exprimido. Es cierto que el limón es ácido, pero su efecto en el cuerpo es el opuesto una vez que se metaboliza.
2.- Consuma ensaladas verdes, y aderécelas con jugo de limón y aceite de oliva. Los vegetales verdes están entre las mejores fuentes de minerales alcalinos, como el calcio.
3.-  Consuma almendras, crudas, sin sal. Las almendras naturales tienen minerales alcalinos como calcio y magnesio, lo que ayuda a contrarrestar la acidez, mientras mantienen el equilibrio en la sangre.
4.- Agregue más verduras a su dieta. Las papas (o patatas) no cuentan. Espárragos, calabacines, pimientos y otras hortalizas son excelentes opciones.
5.- Añadir brotes a la dieta diaria. Son muy alcalinizantes, sobre todo por sus nutrientes y enzimas, e incrementan la energía.
6.- Saltar el postre azucarado o la gaseosa. El azúcar es uno de los alimentos más ácidos que consumimos. Y la gaseosa,  ni verla! Se requieren más de 30 vasos de agua limpia y neutra para neutralizar la acidez que provoca una lata de refresco.
7.- Reducir el consumo de carnes. Procure no consumirlas al menos un día a la semana, o más si así lo desea.
8.- Ejercitarse. Caminar o practicar algún ajercicio ayuda a mover los desechos ácidos  facilitando así su expulsión del cuerpo.
9.- Respirar profundamente. Lo ideal es escoger un lugar donde sea posible respirar aire fresco y puro, rico en oxígeno.
         Practique estas recomendaciones, y podrá observar que su organismo se va energizando tanto física como anímicamente.

            Hasta pronto!!