viernes, 22 de agosto de 2014

Por qué El Dinero No Alcanza?

Mucha gente llega a acostumbrarse a un mal trabajo, a un trabajo que no le gusta y que hace que el lunes sea el peor día de la semana.
Pero esa misma gente no se acostumbra a un ingreso que nunca es suficiente.
Es que en el trabajo siempre tenemos el incentivo que nos hace pensar que algún día dejaremos de hacer eso que nos disgusta para estar en el lugar de nuestros jefes.
Pero resulta que el día que alcanzamos el ascenso y el aumento de sueldo nos damos cuenta que nada ha cambiado, seguimos empantanados en el mismo lugar.
Cada día nos levantamos para ir al trabajo, volvemos a casa, hacemos las tareas domésticas, estamos con la familia, nos acostamos…. al otro día nos levantamos para ir al trabajo, volvemos a casa, hacemos las tareas domésticas, estamos con la familia, nos acostamos… nos levantamos para ir al trabajo…. y así un día tras otro… como un ciclo infinito.
Con el dinero nos pasa exactamente lo mismo. Nos ingresan la nómina o sueldo, pagamos las obligaciones (impuestos, hipotecas, tarjetas de crédito, colegios…), si nos queda algo lo guardamos en el banco o lo gastamos en un capricho u otras necesidades. Y lo mismo, al mes siguiente, al siguiente y al siguiente…
Resumiendo, dar vueltas para no llegar a ningún lado, generalmente sin ser consciente de ello hasta que es demasiado tarde, es una carrera de ratas. Luchar, luchar, y no avanzar es la característica de quien se encuentra atrapado, como una rata o hámster en una rueda que gira, gira y no avanza.
Pero el problema no es que el dinero no alcance sino que estamos metidos en una vorágine de gastos cada vez mayores.
O acaso necesitamos televisión paga para ser felices? Cuánto más felices somos ahora con la televisión 3D que hace 100 años sin televisión? Cuánto más felices somos con un auto que tiene motor con inyección electrónica y computadora abordo que hace 100 años con un Ford T?
Realmente necesitamos la máquina de hacer ejercicios? Cuántas cosas tenemos en nuestros depósitos, y a veces por toda la casa, que no usamos ni necesitamos?
El problema es que somos víctimas del bombardeo publicitario que nos hace creer que cuando tengamos el próximo objeto luminoso vamos a ser realmente felices.
Lo triste es que eso no funciona.
Evita malgastar tu dinero, no aceptes un trabajo que no te guste y concéntrate en hacer una actividad que te guste y adquirir activos que generen dinero.

            Hasta pronto!!


Fuente: www.gestionempresarialrentable.com