lunes, 14 de julio de 2014

Hoy tenemos Nostalgia! Terminó Brasil 2014

    Hoy lunes estaba comprando en el supermercado. Escuché involuntariamente a dos señoras, muy cerca de mi, manifestando lo dichosas que estaban porque “se acabó ese fastidioso ruido del Mundial de Futbol”.  En efecto, ayer domingo culminó el torneo de la Copa Mundial de Futbol Brasil 2014. Muchas personas sienten un gran alivio porque ya no seguirán sujetas a la inundación de información monotemática relativa al desarrollo de este evento, que muy poco o nada les interesaba. Para ellos, todo es tranquilidad y paz a partir de hoy lunes.
           Ah!! Pero para la inmensa mayoría de los pobladores del planeta, con el día de ayer se nos fue lo que representó el punto de mayor atención y distracción durante el lapso de un mes. Y a pesar que se sabía que la fecha final era ayer,  hoy lunes a muchísima gente nos ha quedado una inmensa sensación de vacío, una añoranza por seguir disfrutando de una rutina que resultaba tan placentera. En pocas palabras, quedamos melancólicos, es decir,  nostálgicos.
            Y qué es la nostalgia? Es un fenómeno algo difícil de explicar, pero todos lo sentimos a lo largo de nuestras vidas. El diccionario de la Real Academia Española la define como “tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida”.
        Psicológicamente se considera que recordar, es formar un vínculo con quien se era anteriormente, lo cual da muchas ventajas. Permite mantenerse conectado a los eventos pasados (lo que se hacía, lo que se era, los amigos,  el trabajo, la música...) logrando que las transiciones en la vida sean menos bruscas y dolorosas. Esos recuerdos equivalen a llevar siempre con nosotros  una especie de archivo que describe el perfil de la persona que hemos dejado de ser.
 En algunos estudios se ha concluido que la nostalgia es mas fuerte en la vejez.
         Pero, no sentimos nostalgia por todo lo que hemos vivido. Por qué? Por qué “escogemos” algunos momentos y otros no?
            De acuerdo a los datos estadísticos de estudios hechos en relación a los recuerdos, todos tenemos una curva de recuperación de memoria. Esta no es mas que el esquema de la línea de recuerdos autobiográficos, en la que se puede ver  los períodos de la vida en que tenemos mas reminiscencia.
Por lo general, la mayor  cantidad de recuerdos que se codifican está entre los 15 y 30 años de edad. Son éstos los que generan mas nostalgia. En esos  años es cuando nuestro cuerpo y mente están mas frescos, es el momento en que le estamos dando forma a nuestra identidad como personas autónomas y nos ocurren toda clase de acontecimientos.
Otra posible razón para seleccionar recuerdos es cuando éstos están fuertemente influenciados por emociones y deseos. En este caso somos esencialmente narradores de una historia, contándonos sucesos que decidimos no eliminar de la edición psíquica (conscientes o inconscientes), es una manera de idealizar  el pasado.  En estos casos, se disfruta mas del recuerdo, de la añoranza, que de la vivencia misma. Es algo así como dime: por que recuerdos sientes nostalgia y te diré, no quien eres, pero quizás quien quieres ser.

El mito del eterno retorno

                Hay una forma de nostalgia que se observa mucho y  tiene que ver con la idea del regreso a casa.  Es el caso de Ulises en su larga y tortuosa jornada de retorno a Itaca. La vida tiene mucho de semejanza con ese viaje, llena de aventuras, infortunios, alegrías, tristezas, azares y desesperanzas. Sin embargo, detrás de cada vivencia, de cada puerto visitado, de cada amor entretenido, la nostalgia de volver a casa  persiste. Ese regreso a casa es como el símbolo del encuentro con la paz inetrior.
A menudo esa paz se encuentra en el retorno a los contextos que nos  construyeron durante la infancia y las adolescencia. Mucha gente, cuando llega la hora de alejarse del mundanal ruido, prefiere regresar a su lugar de origen para reecontrarse con sus viejas emociones, para ir cerrando así el círculo de la existencia. Volver al terruño!!
Bueno, de la nostalgia por el Mundial de Futbol hemos llegado hasta  la dulce y melancólica añoranza que nos acompaña en la vejez.  El tema es bonito pero, ya es suficiente por hoy!

Hasta pronto!!

Fuentes: El Pais. Archivos
               Pijamasurf.com