jueves, 29 de mayo de 2014

La Berenjena y sus Beneficios

             Los compuestos responsables del ligero sabor amargo de la berenjena son reconocidos por su efecto depurativo, es decir, estimulan el buen funcionamiento del hígado y facilita el trabajo de la vesícula biliar, favoreciendo así la digestión de las grasas.
            Contiene gran cantidad de agua, por lo que tiene muy pocas calorías y  es un excelente diurético. Es antioxidante y previene ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardíacas. Reduce el colesterol y ayuda a prevenir la aterosclerosis y ayuda en problemas circulatorios.

Antioxidante puro

            En estudios recientes se ha encontrado que contiene altos niveles de ácido clorogénico, un potente antioxidante producido en los tejidos de las plantas para protegerse contra infecciones. En la piel de la berebjena se han identificado ciertos flavonoides, que le confieren el color morado, también con propiedades antioxidantes. Estos flavonoides ayudan a disminuir los niveles de colesterol mediante la modulación de su metabolismo y mayor excreción del mismo.

Beneficios de la Berenjena

            He aquí un breve listado de sus beneficios:
·         Favorece la circulación
·         Reduce el colesterol
·         Previene la aterosclerosis
·         Ayuda a eliminar grasa
·         Inhibe el crecimiento de células cancerígenas en el estómago gracias a su contenido de vitamina E

Agua de Berenjena

            El agua de berenjena es muy fácil de preparar. Se necesita cortar una berenjena en trozos pequeños, colocarlos en un recipiente oscuro, cubrirlos con agua y dejar reposar por un día.
            Una vez elaborada el agua de berenjena según la receta, se sugiere beber medio litro de esa agua a lo largo del día, durante 7 días.
            Durante esa semana se puede llegar a perder alrededor de 2 kg. Esto es relativo, pues cada metabolismo es diferente y reacciona de forma distinta.
            Es importante recordar que para perder peso, aun en forma natural, es necesario controlarse con un médico o nutricionista para evaluar el desarrollo de la dieta.
            Debe tenerse siempre presente que mas allá de la dieta que se realice, se debe adoptar cambios de hábitos  alimentarios que servirían para no volver a aumentar de peso.

            Hasta pronto!!
         
            Fuente: Una Vida Lúcida