miércoles, 9 de abril de 2014

El Optimismo Inteligente

      Antes de entrar en el tema de hoy, le sugiero lea la siguiente historia:
     “Se trataba de un hombre que llevaba muchas horas viajando a pie y estaba realmente cansado y sudoroso bajo el implacable sol de la India. Extenuado y sin poder dar un paso mas, se echó a descansar bajo un frondoso árbol.  El suelo estaba duro y el hombre pensó en lo agradable que sería disponer de una cama. Resulta que estaba recostado de un árbol celestial, de los que conceden los deseos de los pensamientos y los hacen realidad. Así es que de inmediato apareció una muy cómoda cama. El hombre se echó sobre ella y estaba disfrutando en el mullido lecho, cuando pensó en lo placentero que resultaría que una joven le masajeara sus  fatigadas piernas. Al momento apareció una bellísima joven que comenzó a darle un refrescante masaje. Bien descansado, sintió hambre y pensó en lo grato que sería degustar una sabrosa y opípara comida. En el acto aparecieron ante él los mas suculentos manjares. Comió hasta saciarse y se sentía muy dichoso. De repente le asaltó un pensamiento: - Se me ha hecho tarde! Dígame si ahora viene un tigre y me ataca – Apareció el tigre y se lo devoró”
      Cual es su posición ante la vida? Es capaz de ver el lado positivo de las cosas o cree que siempre va a suceder lo peor? Cuidado con ese enemigo interno. Si bien existen “ladrones de energía” (pensamientos negativos), en la mayoría de los casos las expectativas negativas no proceden de otros sino de nuestra propia mente! Combata los pensamientos negativos!!
      Pero también cuídese del optimismo inocente, propio de personas que se centran en ser feliz por ser feliz, cerrando los ojos ante la realidad con el propósito de no ser dañado. Los consultorios de psicólogos están llenos de personas, que han vivido desconociendo a su entorno y a si mismas, y en mala época descubren que se han estado engañando durante años y para su sorpresa, ni ellas ni sus seres cercanos o situación social o económica eran lo que creían.
      A partir de las investigaciones de la psicología positiva, encabezadas por Martin Seligman, se ha comenzado a hablar del optimismo inteligente en contraposición a esa especie de negación ilusa de la realidad que mencionamos en el párrafo anterior.
     El optimismo inteligente es el que está acompañado con algo de proactividad. El optimista inteligente es alguien capaz de ver la realidad y reconocer si algo no funciona, a la vez tiene la capacidad para valorar como puede hacer para mejorarla,  y ver lo que habría de cambiarse sin rechazar lo que funciona correctamente.
      Es normal preguntarse como se puede ser optimista a la luz de tantos incidentes preocupantes que hoy presenciamos? Ok, es difícil! La vida puede darnos una zancadilla y hacenos caer. Pero aun en el medio de la crisis personal mas abrumadora y estresante, hay algo que sigue estando bajo control nuestro:
     “Tenemos la capacidad de elegir como interpretar lo que ocurre a nuestro alrededor y a nosotros. Y también tenemos la capacidad para decidir como responder ante esas circunstancias.”
     Hay que admitir que no es raro vivir momentos angustiosos y caer en la trampa de tomar decisiones no-optimistas. Esa sensación viene por lo general acompañada de mucho estrés. Pero en cada uno de esos momentos podemos decidir si dejarnos llevar por el pesimismo, o darle giro positivo a nuestra mente.
     La psicología positiva nos recuerda que esa habilidad de escoger nuestra perspectiva mental, y en consecuencia nuestras acciones, es en verdad el don mas preciado que tenemos los seres humanos.
     Se puede aprender a ser optimista inteligente. Solo se requiere práctica y una buena comprensión de la realidad.
-         El optimista inteligente  no niega los problemas. Se ajusta a ellos mientras encuentra la oportunidad para resolverlos y progresar.
-         El optimista inteligente no se deja arrastrar por las circunstancias que no puede cambiar. Mas bien se enfoca en controlar lo que está a su alcance y en lo que puede disfrutar.
-      Sabe que cada problema que surge trae oculta su futura solución, la que quizás pueda requerir mucho sudor e inspiración  en descubrirla.
-     No se asusta de sus pensamientos negativos. Tiene conciencia que son mensajes internos, y puede escoger entre escucharlos o rechazarlos.
      En resumen, el optimista inteligente encara la situación que tiene ante si, identifica lo que no puede cambiar y se dedica a trabajar en lo que si puede cambiar o mejorar.
      Un descubrimiento reciente de un estudio hecho en Ohio State University comprobó que el aprobar o negar con la cabeza funciona como autovalidación, confirmándonos como nos sentimos con nuestros pensamientos.  Estos resultados sugieren que mover conscientemente  la cabeza aprobando algo, en lugar de responder automáticamente, le puede reforzar una actitud positiva propia de un optimista inteligente. No está demás probar esta recomendación.

      Hasta pronto!!

Fuente:
Diariode3.com
Lamenteesmaravillosa.com
Mertxe Pasamontes
Powerhomebiz.com