lunes, 20 de enero de 2014

Nueva pega quirúrgica que imita la de las babosas

Cuando se habla de como curar un corazón herido, hay ya investigadores que alegan haber encontrado la clave. Se refieren al posible uso de una pega inspirada en las babosas.    
            La mayoría de los problemas del corazón se arreglan por vía quirúrgica, lo que involucra el uso de puntos de sutura o grapas. Pero estas suturas pueden dañar a los frágiles tejidos del corazón, considerando que éste debe estirarse y encogerse para bombear sangre al mismo tiempo que está cicatrizando. Ya hay pegas quirúrgicas en uso actualmente, pero están diseñadas para heridas en la piel. Algunas de ellas son tóxicas y muchas de ellas no pueden sellar perforaciones en un mojado y palpitante corazón.

Inspirados por las babosas

            Pero que es lo que puede adherirse firmemente a superficies resbaladizas que están en mivimiento? Las babosas! Estas criaturas viscosas secretan adhesivos extremadamente pegajosos que (como lo saben muy bien los excursionistas) se fijan sobre las rocas mojadas por la lluvia y en los caminos con barro resbaladizo.
            Un equipo del Hospital Infantil de Boston y el MIT lograron oroducir en laboratorio una pega similar a la de la babosa, altamente adhesiva, muy pegajosa, a prueba de agua y de sangre, que además, se seca en cuestión de segundos cuando se le “baña” con luz UV. Incluso es biodegradable.
De manera que ahora se cuenta con una pega a prueba de agua, foto-sensitiva para colocar parches biodegradables y sellar perforaciones en un corazón en movimiento.

Sellando el Corazón

            Para probar la pega se hizo ensayos con corazones de cerdos, que anatómicamente se parecen mucho al humano. En las pruebas los corazones tenían perforaciones en partes difíciles de curar según métodos tradicionales: en las paredes palpitantes  y en los vasos sanguíneos mas grandes y de alta presión,
            Los investigadores aplicaron la pega, que llaman “adhesivo hidrofóbico fotoactivado” o HLAA por sus siglas en inglés, a pequeños parches biodegradables que se fijan a las perforaciones. A continuación iluminaron los parches con luz UV para activar el adhesivo. En menos de cinco segundos los orificios quedaron sellados y se hizo un seguimiento por 24 horas con resultados satisfactorios.
            Obviamente, esos parches “engomados” deben permanecer en la zona hasta que cicatricen los orificios. Pero aún hay un largo camino de experimentaciones por recorrer, en el que están avanzando las investigaciones.

La Súper Pega al rescate

            Esta pega, inspirada en las babosas, conducirá a cirugías menos invasivas y con tiempos de cicatrización mas cortos, lo que es una buena noticia para los bebés que nacen con defectos congénitos del corazón.  Se estima que también será muy útil en operaciones de otros órganos que se mueven y tienen superficies resbaladizas como los intestinos. Imagine el beneficio que habrá en emergencias cuando sea necesaria una sutura rápida para facilitar luego el atender el trauma mas grave.
            El trabajo, publicado en Science Translational Medicine, señala que este producto podría estar en el mercado en dos o tres años, asumiendo que los siguientes experimentos y las pruebas con los seres humanos sean exitosos.
            Hasta pronto!!


Tomado de Discovery Magazine, enero 2014
Image credit: Karp Laboratory