miércoles, 29 de enero de 2014

El Papa Francisco saca a John Locke del olvido

            El Papa Francisco fue declarado como el Hombre del Año 2013 por la prestigiosa Time. También ha sido objeto de admiración como uno de los personajes mas impactantes de la actualidad. Hasta la revista de los Rolling Stones le ha dedicado su portada en su mas reciente publicación. En consideración a sus méritos y para divulgar los conceptos con los que está causando una revolución en la Iglesia Católica, reproducimos un artículo leido en el portal Big Think,


             Luego de una larga y enjundiosa entrevista publicada en la revista América, el Papa Francisco se ha ganado elogios de muchos creyentes y el ceño fruncido de  conservadores religiosos, por sus comentarios sobre homosexualidad, anticoncepción y aborción, que están ya caracterizando su pontificado :
           “No podemos concentrarnos únicamente en cuestiones relacionadas con el aborto, el matrimonio homosexual y el uso de métodos anticonceptivos. Esto no es prudente . No he hablado mucho acerca de estas cosas, y ya se me ha criticado por ello. Pero cuando hablemos de estos temas, debemos hacerlo dentro de un contexto global. En esta materia, las pautas de la Iglesia son claras y yo soy un hijo de la iglesia, pero no veo necesario repetirlas todo el tiempo.”
“Los principios dogmáticos y las enseñanzas morales de la iglesia no siempre son coherentes. Los pastores de la Iglesia no podemos obsesionarnos en  transmitir e insistir en la imposición de doctrinas desfasadas.”
En esas declaraciones se observan afirmaciones finamente entretejidas. Por ejemplo, las enseñanzas de la Iglesia sobre las cuestiones sexuales son " claras", pero los funcionarios de la iglesia no deben ser "obsesivos" con el punto. El otro mensaje es aún más extraño y sorpresivo: el ministerio de la iglesia se desenvuelve dentro de un conjunto de "doctrinas desfasadas." Qué significa eso? Una cosa es restar importancia a un conjunto de desfases para promover un mensaje más amplio de amor y redención para todos. Pero otra es transmitir que esos principios desfasados son"incoherentes." Esto se lee como una crítica a las propias enseñanzas calificándolas de incoherentes o inconsistentes.
Así es el mensaje principal del Papa Francisco. Sus sermones a los laicos  comienzan con la "Prédica" por las "cosas necesarias" ligadas al "amor salvador de Dios." Luego debe seguir la instrucción sobre cuestiones morales, con pinceladas de fuego y azufre, sin hipocresías, y siempre con lo primero por delante:
           “La Prédica como misión de la  iglesia debe centrarse en lo esencial, en las cosas necesarias: porque esto es lo que fascina y atrae a más , lo que hace henchir el corazón en fé ... La propuesta del Evangelio debe ser más simple, profunda y radiante. Es a partir de esta proposición que luego fluyen las consecuencias morales.”
“Digo esto pensando también en la predicación y el contenido de nuestra predicación. Una hermosa homilía , un verdadero sermón debe comenzar con el primer anuncio, con la proclamación de la salvación. No hay nada más sólido, profundo y seguro que esta proclamación . Entonces usted tiene que hacer la catequesis. Entonces usted puede dibujar incluso una consecuencia moral . Pero la proclamación del amor salvador de Dios está antes que los imperativos morales y religiosos. Hoy en día a veces parece que el orden opuesto es el que prevalece ... El mensaje del Evangelio, por lo tanto , no ha de reducirse a algunos aspectos que, aunque relevantes, por si solos no muestran el corazón del mensaje de Jesucristo " .
Así el Papa Francisco sugiere una reorientación de las prioridades de la iglesia. Y todo pensando en la práctica. Considera que sin el mensaje " fresco" de la salvación y del amor de Dios centrado en El, los católicos de todo el mundo continuarán abandonando el rebaño :
         “Tenemos que encontrar un nuevo equilibrio , de lo contrario , incluso el edificio moral de la iglesia es probable que caiga como un castillo de naipes, perdiendo la frescura y la fragancia del Evangelio.”
Su mensaje transmite  una cualidad muy humana con disposición a resolver las incoherencias. Hubo un famoso caso similar de modestia religiosa, que ocurrió en 1689, fue la Carta de John Locke sobre la tolerancia . En su Carta , Locke escribió mas contra la opresión política de las minorías religiosas, y menos contra la exagerada prédica moral sobre temas candentes. Lo irónico es que Locke fue muy tolerado por los católicos a quienes consideraba ciudadanos de poca confianza pues eran súdbitos de “un príncipe extranjero” (el Papa ).
Lo interesante es que varios de los argumentos de Locke en pro de la tolerancia son prácticamente los mismos que dió el Papa en su entrevista.
El primero es la afirmación tanto de Locke como del Papa Francisco que la verdadera iglesia no es un lugar de coerción religiosa, sino de orientación moral y de amor. Leamos a Locke :
          “Si aceptamos al Evangelio y a  los apóstoles, debe entenderse que la fé y la caridad de todo  hombre  cristiano debe nacer del amor y no  por la fuerza.”
Y aquí, el Papa Francisco:
           “La religión tiene el derecho de expresar su disposición de servir a la gente, pero Dios en su creación nos ha hecho libres, por lo que no es posible interferir espiritualmente en la vida de una persona.”
Recordemos, también, lo que el Papa Francisco tuvo que decir acerca de las "cosas necesarias" que una iglesia debe insistir - la que " hace arder el corazón " para estar más cerca de Dios, y comparar ese sentimiento a este pasaje en la carta de Locke:
         “Puesto que los hombres desean acercarse a la verdadera iglesia, planteo  si no sería más agradable para la Iglesia de Cristo que las condiciones de su comunión consistiesen solo en las declaraciones del Espíritu Santo que están en las Sagradas Escrituras. Me pregunto , digo, si eso no es preferible a la Iglesia de Cristo a que los hombres impongan sus propias invenciones e interpretaciones sobre los demás como si se trataran de la autoridad divina?"
Sería ir demasiado lejos decir que las enseñanzas de la Iglesia sobre la homosexualidad , el aborto y la anticoncepción son "innecesarios" ante las perspectivas de salvación de un católico. El Papa Francisco nunca ha repudiado las enseñanzas de la Iglesia. Pero, hace hincapié en lo que es realmente "necesario" en un ministerio católico e insta a las autoridades eclesiásticas a bajar el tono de su actitud moralista acerca de los problemas sociales y sexuales.
Para muchos católicos de hoy dia, el Papa Francisco está estableciendo una agenda para su papado que se aleja felizmente de la de su predecesor.


Hasta pronto!!!