jueves, 31 de octubre de 2013

La Conveniencia de un Sistema Educativo mas Balanceado




Aprovecho de nuevo la publicación de “A lo natural y sencillo” para reproducir un artículo del reconocido educador Sir Ken Robinson publicado en la revista TIME en mayo de este año. Allí hace referencia a su libro mas reciente “Finding the Element”  en el que describe las deficiencias de nuestro sistema educativo actual, y los beneficios de convertirla en una educación mas equilibrada.  Aunque aquí  solo se presenta un resumen muy breve, les recomiendo su lectura por los conceptos tan interesantes de este educador.



WHAT GRADUATION SPEECHES SHOULD SAY BUT DON’T
Los Estados Unidos es uno de los paises que mas invierte en educación a nivel mundial, pero aun así el índice per capita de estudiantes que culminan la secundaria es uno de los  mas bajos  en el mundo. Sus problemas de educación son complicados y su arreglo es una tarea que consumirá muchos años. Estas dificultades también se presentan en casi todos los demás paises, y lo común en ellos es preguntarse  como proceder para evitar estas situaciones intolerables. Y una consecuencia de esta situación, que preocupa mucho, es la abundancia de adultos que manifiestan mucho disgusto en su vida, pues no le encuentran sentido ni propósito a lo que hacen! Ante este cuadro, muchos educadores consideran necesario  desarrollar una mejor  interpretación de lo que realmente motiva a la gente  a triunfar en sus vidas y engranar en el mundo que les rodea. Y es posible que estemos cerca de lograrlo.
Por el otro lado, también hay mucha gente que disfruta profundamente su vida  y  sienten que nacieron para hacer lo que están haciendo. Pero es evidente que la legión de personas no identificadas con su trabajo, y que se limitan a cumplir con lo mínimo para subsistir, es superior.. El precio a pagar por este descontento es bastante alto – y ello impacta negativamente en nuestras escuelas, organizaciones y comunidades. Ironicamente, una de las causas básicas de esta situación puede estar la misma educación!
En mi nuevo libro describo a la gente que aman lo que hacen, como personas que están sumergidas en su propio Elemento. Para comenzar, hacen cosas para las que tienen un don natural. Y puede tratarse de negocios, leyes, docencia, trabajos sociales, música, carpintería, deportes, trabajo con animales. Lo que Ud. escoja! Que alguien se sienta en su Elemento significa mucho mas que ser muy bueno  y habilidoso en las cosas que hace.  Para estar en su Elemento,  debe además amar lo que hace!  Y como dicen por ahí, “Encuentra el trabajo que amas y mas nunca te cansarás de trabajar”.
Lo esencial para que alguien se sienta en  su Elemento es conocer y comprender sus talentos y habilidades. Y es aquí donde la educación anda casi siempre mal encaminada. A menudo, las escuelas pasan por alto la diversidad de talentos de los estudiantes y  se concentran en criterios poco amplios en cuanto al desarrollo de habilidades académicas. Mantienen a los alumnos todo el día sentados en sus pupitres escribiendo, calculando  o haciendo trabajos de oficinas muy simples. Los llamados cursos no académicos – artes visuales y escénicas, educación física y muchas otras materias prácticas y “vocacionales” – tienen un estatus inferior. En consecuencia, aquellos estudiantes que desean involucrarse en estas actividades las mas de las veces sienten que su talento es marginado o ignorado. 
Esta vieja división entre materias académicas y no académicas se ha ampliado mas a medida que pasa el tiempo. Ahora se pone mucho énfasis en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM). Por el temor de no mantenerse actualizados, hay distritos escolares que han reducido drásticamente sus programas en humanidades, artes, deportes y otras actividades similares para priorizar la asignación de recursos a las CTIM. Como política educacional y económica es una acción muy perjudicial. Es verdad que esas disciplinas son importantes, pero son solo una porción de lo que debe ser una educación bien balanceada. Se trata además de unas pocas entre las muchísimas funciones y habilidades en las que se apoyan las economías exitosas.
Uno de los mitos en la educación estandardizada es que la vida es lineal. El mensaje que debe darse a los jóvenes es que eso no es cierto. Es frecuente ver el esfuerzo de padres preocupados, amigos o maestros para desanimar a los estudiantes  que desean seguir determinadas carreras, atemorizándoles con aquello de que nunca conseguirán un buen trabajo. La vida real nos muestra una historia diferente: es muy común ver la poca relación que hay entre lo que la gente estudió y lo que luego hacen en sus vidas.
Por ejemplo, Ud. puede suponer que en Silicon Valley las empresas líderes en desarrollos tecnológicos solo emplean ingenieros, matemáticos y científicos. Pues no es así! En una encuesta realizada a mas de 650 CEOs y directores de productos técnicos se encontró que poco mas de 90% tiene grados universitarios. De éstos, solo 40% tiene títulos de ingeniería o matemática. El 60% restantes están graduados en administración, artes y humanidades. Ahí puede Ud. apreciar la no linealidad entre la carrera estudiada y el trabajo de se hace.
Katharine Brooks dirige los servicios en las carreras de artes liberales en la Universidad de Texas en Austin. Ella estima que menos de un tercio de los alumnos con quienes mantiene contacto trabajan en actividades relacionadas directamente con sus estudios universitarios. Después de graduarse, la mayoría se interesa en otras cosas. Están contentos con esas nuevas elecciones? Lo están si satisfacen su pasión. “Lo que mas entristece” dice Brooks, “es ver a alguien tomar un empleo porque pagan bien y luego gastar todo el dinero en regalarse juguetes para amortiguar la miseria y el desaliento que les causa su trabajo. En cambio, la gente que hace lo que les gusta, no se enferman con su trabajo y disfrutan de su vida”.
Que las personas identifiquen y se dediquen a los oficios en que son buenos y que harían con amor, es la manera mas segura de lograr una total identificación con su trabajo y una muy profunda sensación de bienestar y satisfacción en sus vidas. En eso puede ayudar una buena educación. Por supuesto, ello no implica que una educación debidamente balanceada que contribuya con cada quien a encontrar su Elemento, sea suficiente para resolver los problemas económicos y sociales que hoy vive el mundo. Pero, AYUDARIA!! Al menos es mucho mejor que no recibirla!!
Espero que el artículo le haya resultado interesante. Hasta pronto!