miércoles, 17 de julio de 2013

"Engañar" al cerebro puede ser beneficioso

               El Dr. Juan Hitzig es autor del libro "Cincuenta y tantos. Cuerpo y mente en forma aunque el tiempo siga pasando”.
No hay duda de que el ser humano vive cada vez más. ¿Cómo hacer para que esta longevidad no sea una acumulación de dolencias y enfermedades, sino una etapa vital, plena de experiencias y desarrollo personal?
Las ideas centrales de este libro se basan en investigaciones que demuestran que alrededor de los cincuenta años se encuentra el Punto de Inflexión Biológica que define en qué forma envejeceremos.
Transmitiendo experiencias y observaciones que ha hecho a lo largo de su carrera, el autor sugiere ideas y conclusiones que ayudarán a los lectores a acceder a una longevidad saludable. Tomando en cuenta aspectos biológicos, sociológicos, psicológicos e incluso espirituales, presenta una manera de encarar los próximos años que permitirá frenar el envejecimiento y renovar, con inteligencia, la segunda mitad de la vida de muchos.
Reconocido gerontólogo y profesor de la Universidad Maimónides en Buenos Aires, dedicado a estudiar las causas de la longevidad saludable, sostiene con humor que: "El cerebro es un ‘músculo’ fácil de engañar, si sonríes cree que estás contento y te hace sentir mejor".
Explica que el pensamiento es un evento energético que transcurre en una realidad intangible pero que rápidamente se transforma en emoción (del griego emotion, movimiento), un movimiento de neuroquímica y hormonas que cuando es negativo hace colapsar a nuestro organismo físico en forma de malestar, enfermedades e incluso de muerte. Con los años, el Dr. Hitzig ha desarrollado un alfabeto emocional que conviene memorizar.
Las conductas con R: Resentimiento, Rabia, Reproche, Rencor, Rechazo, Resistencia, Represión, son generadoras de coRtisol, una potente hormona del estrés, cuya presencia prolongada en la sangre es letal para las células arteriales, ya que aumenta el riesgo de adquirir enfermedades cardio-cerebro-vasculares. Las conductas R generan actitudes D: Depresión, Desánimo, Desesperación, Desolación.
En cambio, las conductas con S: Serenidad, Silencio, Sabiduría, Sabor, Sexo, Sueño, Sonrisa, Sociabilidad, Sedación, son motorizadoras de Serotonina, una hormona generadora de tranquilidad que mejora la calidad de vida, aleja la enfermedad y retarda la velocidad del envejecimiento celular. Las conductas S generan actitudes A: Ánimo, Aprecio, Amor, Amistad, Acercamiento.
Así nos enteramos de que lo que siempre se llamó "hacerse mala sangre" no es más que un exceso de cortisol y una falta de serotonina en la sangre.
Algunas reflexiones más del Dr. Hitzig:
  • Presta atención a tus pensamientos pues se harán palabras.
  • Presta atención a tus palabras pues se harán actitudes.
  • Presta atención a tus actitudes porque se harán conductas.
  • Presta atención a tus conductas porque se harán carácter.
  • Presta atención a tu carácter porque se hará biología.

Practiquemos!!